El clima lanza un ultimátum

Bonn acoge la nueva cumbre sobre cambio climático con la evidencia de que el tiempo de actuar se acaba

Los compromisos anunciados en París 2015 solo garantizan un tercio de la necesaria reducción de emisiones

Antonio Madridejos

Un aerogenerador eólico delante de las torres de ventilación de la central térmica de Gelsenkirchen, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia. / MARTIN MEISSNER (AP)

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases responsables del actual cambio climático parecen haber tocado techo y desde hace tres años se mantienen relativamente estables, en buena parte por la contención del crecimiento en China y otros países emergentes, por el abandono gradual del carbón y también por los progresos en energías renovables y eficiencia. Sin embargo, como advierte la última evaluación del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), eso significa que la atmósfera aún recibe anualmente un aporte suplementario de 50 gigatoneladas, 50.000 millones de toneladas. Demasiadas para ser absorbidas sin que ello afecte al clima.

Texto Alternativo

Punto de partida

Si se quiere que las temperaturas terrestres no aumenten más de dos grados con respecto a los valores preindustriales, el umbral que separa una situación asumible de una crisis de consecuencias imprevisibles, es necesario que las emisiones en el 2050 se hayan reducido al menos un 80% y que en las décadas inmediatamente posteriores se alcance un balance negativo. Es decir, falta mucha voluntad y mucho esfuerzo. El acuerdo suscrito en París en el 2015 fue un punto de partida, pero es a todas luces insuficiente.

En Bonn se tratará fundamentalmente de decidir cómo se llevan a la práctica los compromisos anunciados en París, explica Tatiana Nuño, especialista en cambio climático y representante de Greenpeace en Bonn: “Deben acordarse las reglas de aplicación de los acuerdos”, resume. De hecho, pone como ejemplo Nuño, aún hay discrepancias en aspectos como el inventario de emisiones (cómo medirlas y verificarlas) y en los calendarios que deben servir como referencia.

Sin Trump, esfuerzo suplementario

Otro aspecto capital es mantener el consenso de París tras la desbandada de la Administración de Donald Trump. “Una cosa es lo que se dice y otra lo que luego se hace -dice sin perder la esperanza Salvador Samitier, director de la Oficina Catalana de Cambio Climático-. Y no es lo mismo no interferir que obstaculizar”. El peso específico de EEUU se ha reducido en el contexto internacional y ahora sus emisiones suponen solo el 15% del total mundial. Sin embargo, está claro que, en ausencia del socio americano, los otros signatarios deberán multiplicar sus esfuerzos. Desde España aún no se ha confirmado quién encabezará la delegación, aunque se espera la presencia de la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

Samitier considera que la clave será el año que viene, en una cumbre que se celebrará en Katowice (Polonia). “Allí se presentará una nueva evaluación de los estocs globales de CO2 y se verá cómo van las cosas. Puede ser un punto de inflexión”. En cualquier caso, el especialista explica que en Bonn se abordarán asuntos muy importantes como la financiación y la participación del sector privado en las herramientas de desarrollo limpio.

Un tercio del esfuerzo necesario

Si se cumplieran los compromisos voluntarios para reducir emisiones que más de 180 países anunciaron en la capital francesa, solo se lograría un tercio de los recortes necesarios para estabilizar el clima, subraya el PNUMA. “La comunidad científica nos reitera que eso significaría que las temperaturas aumentarían entre 3 y 4 grados”, advierte Nuño. “Todo el mundo sabe que es necesario avanzar más -prosigue Samitier-, pero nadie dará el paso formal hasta que haya un documento que lo pida de forma explícita”. Y eso no llegará hasta el 2020. Será entonces cuando los países ofrezcan una revisión al alza de los compromisos voluntarios presentados en París.

Para el año 2030, el informe del PNUMA recuerda que las emisiones anuales deberían situarse como máximo en 42 gigatoneladas para seguir en la senda de los dos grados, frente a las 50 gigatoneladas de la actualidad. Si no se logra el objetivo, añade, cada vez será más difícil lograr el objetivo porque los esfuerzos posteriores serán mucho más duros. “El acuerdo de París impulsó la acción climática, pero esa dinámica se está debilitando”, afirma en un comunicado el ministro costarricense Edgar Gutiérrez Espeleta, presidente para 2017 de la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “Nos enfrentamos a una dura elección: nuestra ambición o sufrir las consecuencias”, añade.

El calor no cesa

El año 2016 fue el más cálido en el conjunto de la Tierra desde que se iniciaron los registros instrumentales modernos -a mediados del siglo XIX-, con un aumento aproximado de 1,1 grados con respecto a los valores industriales y 0,06 grados más que el récord precedente del 2015, según datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Los holgados récords se alcanzaron en ambos casos gracias a la influencia del fenómeno de El Niño en el Pacífico, pero sin su presencia también se habrían logrado registros extraordinarios. De hecho, 15 de los 16 años más cálidos desde 1850 se han alcanzado en el presente siglo.


Y el 2017 tampoco será una sorpresa. De acuerdo con un balance provisional de la Administración Oceánica y de la Atmósfera de EEUU (NOAA), el último periodo enero-septiembre ha sido el segundo más cálido de la historia moderna, solo por detrás de su equivalente en el 2016. Todo ello es el lógico resultado de un cambio climático que avanza de forma irregular pero inexorable.


El pasado lunes, la OMM informó de que de que la concentración en la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), el principal gas responsable del efecto invernadero, volvió a batir un nuevo récord el año pasado con 403,3 partes por millón (ppm), frente a las 400 ppm del 2015. Las variaciones en la atmósfera apreciadas en las últimas siete décadas no tienen precedente en 800.000 años, con niveles siempre por debajo de las 280 ppm, recordó la OMM.

http://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20171105/cumbre-de-clima-bonn-objetivos-6399559

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *