¿Qué poder combate el cambio climático?

Las élites y sus representantes políticos no están interesados en tomar medidas si eso puede privarles del dominio económico-financiero.

 

Josep Cabayol y Siscu Baiges, 08.09.2018

Este verano, dos dimisiones de diferente alcance nos han llamado la atención: Assumpta Farran, directora general de Energia del Govern de la Generalitat, y Nicolas Hulot, ministro francés de la Transición Energética.

El 2 de julio se publicó en Facebook un vídeo de Hulot con el primer Ministro francés, en el que Edouard Philippe habla de ‘colapso’, citando el libro homónimo de Jared Diamond. Parecía un éxito, pero un mes y medio después, Hulot dimitía. Paradójico. O no. Porque las políticas se pueden orientar de diferentes maneras. Y no es lo mismo hacer frente a la crisis medioambiental-energética y, por extensión, económica y social, reconociendo que para evitar el colapso hay que dejar de crecer -un anatema para el capitalismo-, que decidir poner en funcionamiento seis nuevas centrales nucleares para sustituir energías fósiles, en lugar de aumentar las renovables.

Los lobis frente a los ciudadanos

Hulot, pues, ha dimitido por el poder de los lobis-propietarios del dinero, que no solo han impuesto las seis nucleares, sino que han torpedeado las políticas de fondo que promovía -contra pesticidas, transgénicos, energías fósiles- y han doblegado a Emmanuel Macron y Philippe.

Assumpta Farran, en su artículo-testamento ‘Lo peor que puede pasar es que aquí no pase nada’, publicado a finales de julio en la revista ‘La Conca 5.1’, ​​también hablaba de las nucleares en Catalunya y se preguntaba si no sería mejor emplear el dinero que se tendrá que pagar a propietarios privados para alargar su vida útil, en financiar la energía solar. Farran dice en Twitter que ahora mismo no cree en el camino de la política y que hay que canalizar los esfuerzos en el ámbito de las asociaciones, cooperativas, agrupaciones que puedan incidir sobre el ciudadano.

¿La directora general ha dimitdo por que, y al margen de sus opciones profesionales, no veía ninguna voluntad de actuar, de hacer nada? Y, cuando dice que los lobis energéticos y del automóvil «no lo pondrán fácil”, está hablando también de Catalunya?

El consumo de combustibles fósiles ha aumentado, hasta julio, el 3,4% en lo que se refiere a las gasolinas y el 2,2% a los gasóleos. Son datos de Cores, la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos. Con estos datos, ¿alguien puede creer que de verdad se quiere evitar un aumento de 2ºC de la temperatura media del planeta?

Las élites y sus representantes políticos no están interesadas en combatir el cambio climático si esto puede privarles del dominio económico-financiero y político. Necesitan del crecimiento permanente y de la sangre fósil para que salgan los números, y no les importan las personas. Es fácil de comprobar, haciendo un esfuerzo para empatizar con las víctimas del calentamiento global, contaminación, falta de trabajo, pensiones, precariedad, enfermedades, pobreza, migraciones, gobernanza, alienación, personas muertas por omisión o acción.

No sabemos a qué estamos esperando para hacerles frente y tratar de vivir de otra manera. Está en nuestras manos, todas, juntas. Si no, entonces el colapso sí que será definitivo.

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20180908/quien-combate-el-cambio-climatico-articulo-josep-cabayol-siscu-baiges-7024910#

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *