Naciones Unidas: Informe sobre la extrema pobreza y los derechos humanos

El informe del relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos contempla la Renta Básica Universal como solución a la inseguridad económica

Consejo de Derechos Humanos
35º período de sesiones
6 a 23 de junio de 2017
Tema 3 de la agenda
Promoción y protección de todos los derechos
humanos,civiles, políticos, económicos, sociales
y culturales, incluido el derecho al desarrollo

El Relator Especial es un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar la situación de un país o un asunto concreto de derechos humanos. Ver más

Nota de la Secretaría

Informe completo

 

La Secretaría tiene el honor de transmitir al Consejo de Derechos Humanos el informe del Relator Especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston, elaborado en cumplimiento de la resolución 26/3 del Consejo. El Relator Especial observa que en 2017 los valores fundamentales del sistema internacional de derechos humanos son objeto de ataques que adoptan formas nuevas y diversas. Una explicación ampliamente compartida es la creciente sensación de inseguridad económica que afecta a importantes sectores de muchas sociedades.

El Relator Especial señala que la comunidad de derechos humanos ha tenido poco que ofrecer en respuesta a ello. De hecho, existe el riesgo de que, en lugar de buscar formas creativas de hacer frente al problema de la inseguridad económica, el sistema de derechos humanos siga funcionando como un autómata. Seguirá hacia delante, manteniendo el camino trazado tiempo atrás, aunque la iniciativa esté perdiendo su fuerza vital.

El informe se basa en la premisa de que el movimiento de derechos humanos debe hacer frente y dar respuesta a los cambios fundamentales que se están produciendo en las estructuras económicas y sociales en los planos nacional y mundial. En este contexto, una de las propuestas más dinámicas consiste en sustituir o complementar los sistemas de protección social existentes con una renta básica universal (“renta básica”). Esta propuesta ha recibido recientemente la atención de gobiernos, expertos y profesionales en distintos ámbitos. En su modalidad más amplia e ideal, una renta básica está concebida explícitamente para impugnar la mayoría de los principales supuestos que sustentan los sistemas de seguridad social existentes. Los pagos, en lugar de ser parciales, garantizan un nivel mínimo; en lugar de ser puntuales, son periódicos; en lugar de basarse en las necesidades, se abonan a todos como una cantidad fija; se abonan en efectivo, y no en forma de complicado apoyo en especie; se conceden a todas las personas, y no solo a los hogares necesitados; en lugar de exigir que se cumplan diversas condiciones, son incondicionales; en lugar de excluir a los ricos, son universales; y en lugar de basarse en contribuciones realizadas a lo largo de toda la vida, se financian principalmente mediante la recaudación de impuestos. Además, la facilidad de su diseño promete una burocracia mínima y unos costos administrativos reducidos.

El propósito principal del informe es reflexionar sobre la conveniencia de promover un enfoque de la protección social centrado en la renta básica, cuando se examina desde la perspectiva del derecho internacional de los derechos humanos. La renta básica ofrece una solución audaz e imaginativa a problemas acuciantes que están volviéndose irresolubles como consecuencia de la dirección en que, al parecer, está moviéndose la economía mundial de forma inexorable. Si bien existen muchas objeciones, en particular con respecto a la asequibilidad, el concepto no debería rechazarse de entrada por utópico. En el mundo actual, dominado por una grave inseguridad económica, se necesita creatividad en la política social.

En el informe se aboga por el reconocimiento de que la inseguridad económica representa una amenaza fundamental para todos los derechos humanos. Se pide que en el programa de derechos humanos se dé prominencia a los derechos al trabajo, a la seguridad social y a un nivel de vida adecuado. Guarda relación con ello la necesidad de reconocer el papel central del Estado, de políticas fiscales justas y progresistas, y de una justicia redistributiva. Aún más importante es que se combinen los debates sobre los niveles mínimos de protección social y sobre la renta básica. Hasta el momento se han mantenido separados en gran medida, lo que es contraproducente y en última instancia perjudicial.

Temas tratados en el informe

Introducción
Introducción de la renta básica
Características de una renta básica completa
Breve historia del concepto
Resurgimiento en el siglo XXI
Modalidades de renta básica

III. Similitudes y diferencias con otros regímenes

Impuesto negativo sobre la renta
Renta básica mundial
El estado de bienestar
Transferencia de efectivo
Niveles mínimos de protección social
Renta básica y pobreza
Asequibilidad
Conclusión

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *