Construyendo una nueva economía: New Economics Fundation

Construyendo una nueva economía donde la gente tome el control. Una agenda real para el cambio. Tomar el control de la energía

 

El objetivo de la fundación del Reino Unido “New Economics Foundation” es impulsar el cambio social y ofrecer a los ciudadanos las herramientas necesarias para tomar un control real sus vidas ante el sentimiento generalizado de haber perdido el control sobre ellas y de haber quedado rezagados por los cambios en la economía, la tecnología y el clima.

Resumen y traducción del capítulo sobre energia  del documento de nef 

BUILDING A NEW ECONOMY WHERE PEOPLE REALLY TAKE CONTROL AN AGENDA FOR CHANGE

EL PROBLEMA: ¿QUIEN ESTA REALMENTE CONTROLANDO? TOMEMOS EL CONTROL DE NUESTRA ENERGÍA: DESAFIANDO A LAS SEIS GRANDES

La energía es una necesidad humana básica. Es un escándalo nacional que uno de cada diez
hogares del Reino Unido vivan una vida restringida debido a la pobreza de combustible y que decenas de miles de personas mueren cada invierno debido al frío.

Para la mayoría de nosotros, nuestro experiencia con el sistema energético está limitado a conectar dispositivos a un pared y confiar que funcionarán, o pasivamente pagando cuentas a los Seis Grandes. No es de extrañar que el apoyo político a las renovables siga siendo débil cuando
han dado el control sobre el proceso a una élite invisible en la que pocas personas confían.
En energía como en otros lugares, nuestro sistema quebrado nos ha fallado como clientes cediendo el control de los servicios esenciales aun pequeño número de actores poderosos – y los reguladores de la competencia ahora parecen paralizados para tratar con ellos. La Autoridad de la competencia y los mercados ha realizado recientemente un informe que encontró que los seis grandes nos sobrecargaban con unos 1.700 millones de libras esterlinas al año e impotente para desafiarlos, nos recomienda compartir los datos de los clientes por si otras empresas rivales pudiesen contactar con nosotros. La idea de velar por nuestros intereses termina en darles más control sobre nuestra energía para que nos bombardeen con ofertas basura.

Pero nuestro sistema de energía está en un punto de inflexión. Nuestra infraestructura anticuada fue Construida a base de grandes inversiones en plantas centralizadas, porque es lo que los combustibles fósiles exigían. Pero la nueva tecnología, ya sea solar, de baterías automóvil o de redes inteligentes, es inherentemente más descentralizada y democrática.

Aún más fundamental, las energías renovables están moviendo la energía hacia la generación libre en el punto de uso reventando de manera efectiva los peajes controlados por las seis grandes. Nuestros oligopolios energéticos centralizados han visto como esta revolución energética rompía el poder de sus homólogas alemanas y se resisten.

La pregunta que nos debemos hacer es qué construimos para reemplazarlas: grandes centrales nucleares y gas fracking , o energías locales, limpias y democráticas . Eso ya está funcionando en otros países europeos.

LA SOLUCIÓN: TOMANDO CONTROL A TRAVÉS DE LA DEMOCRACIA ENERGÉTICA

Podemos comenzar a ejercer un control real sobre nuestra propia energía – al convertirnos los ciudadanos, no sólo consumidores de energía; exigiendo a nuestros pueblos y ciudades que nos proporcionen un servicio de energía limpio y asequible y hogares bien aislados, sino construyendo alternativas que puedan desafiar directamente a los Seis Grandes. Ya hay un término para esto: energía democracia. Ese término se originó en el de Justicia climática .

Democracia energética significa tomar de nuevo la propiedad y control de la generación y el suministro de la energía para el bien común. Significa hacerlo de una nueva forma más
empoderadora y descentralizada con quienes producen y usan energía involucrándolos y representándolos.

La democracia energética también significa combinar la inversión en energética limpia con la lucha contra la pobreza y a favor de la accesibilidad. Hacer los sistemas energéticos más resilientes, ya que son menos dependientes de un pequeño número de grandes proveedores de energía.

La democracia aproxima el poder creando “ciudadanos energéticos” con una apuesta real en la transición hacia una economía baja en carbono.

En Alemania la Energiewende o ‘transición energética’ ha tenido un gran éxito al mover la economía alemana hacia las energías renovables a través de propiedad cooperativa (las 4 grandes empresas energéticas sólo controlan el 5% de las energías renovables alemanas). Los ciudadanos son más propensos a actuar para conservar la energía y es más probable que apoyen la energía limpia: el problema NIMBY es mucho menor cuando la gente puede ver cómo un nuevo parque eólico les beneficia a ellos y a sus comunidades y tienen voz en su funcionamiento.

ESTÁ SUCEDIENDO EN DINAMARCA

Durante las últimas décadas, Dinamarca ha llegado a ser autosuficiente en energía a través de un cambio radical del petróleo a las renovables, y a la vez a la descentralización y democratización
de su sistema energético. El 80% de los generadores eólicos daneses son propiedad de
cooperativas o familias. Y lo que es crucial, la propia red eléctrica está descentralizada y de propiedad democrática , el 55% pertenece a cooperativas de usuarios, el12% a municipios y el 26% a la petrolera estatal. Esto se ha logrado mediante un estrategia gubernamental , incluyendo Subvenciones para la energía eólica, una cuota de renovables para las empresas distribuidoras de electricidad y ‘criterios de residencia’ limitando la propiedad de los aerogeneradores al área local.
Tomando el control a través de la energía la democracia exige un nuevo ecosistema energético a todos los niveles, desde las cooperativas locales de energía hasta los proyectos nacionales de energía eólica offshore.

Energía comunitaria:

Desde Brixton Energía hasta la comunidad energética de Cornwall, comunidades cooperativas de energía de pequeña escala están invirtiendo en la generación de energía renovable de forma que la propiedad, la responsable y el beneficio son de sus comunidades. Algunos de estos proyectos también ayudan a combatir la pobreza ya que reinvierten parte de sus beneficios en sistemas locales de eficiencia energética. Pueden ser transformadores para la gente implicada: retomar el control de un recurso común clave y trabajar juntos por el bien común son experiencias reales de empoderamiento.

Energía municipal:

Por toda Europa, gobiernos locales y regionales han liderado el camino a nuevos tipos de empresa de suministro de energía , y también está sucediendo en Reino Unido: Bristol Energy, Robin Hood Energy en Nottingham, Our Power en Escocia. También se proporciona energía limpia y asequible a los ciudadanos locales. Estas empresas puede apoyar directamente a las comunidades renovables comprometiéndose a comprar su energía en contratos a largo plazo y un precio decente.

Apoyo nacional:

Un estado activo y facilitador es clave para construir una democracia energética vibrante y diversa, por ejemplo, vía subsidios para comunidades renovables o mayores costos para los contaminadores. Nosotros también necesitamos que el Estado tenga la habilidad de dirigir nuestros recursos para invertir a gran escala en grandes proyectos como los parques de aerogeneradores offshore y para redistribuir los recursos donde sean más necesarios.

Habrá todavía quienes traten de proteger las viejas fuentes de poder, las viejas formas de pensamiento para detener el progreso de esta nueva realidad. Para que la democracia energética
tenga éxito, tenemos que desafiar este poder y este pensamiento, para que los marcos nacionales y mundiales apoyen a la población local para que tomen el control de su energía.

EL PRÓXIMO PASO: EMPRESAS DE SUMINISTRO DE ENERGÍA DE LOS PUEBLOS
PARA TODAS LAS CIUDADES

La creación de empresas del suministro energético de las gente es posible ahora. Nosotros no necesitan el apoyo del Gobierno para que esto suceda. De hecho, está sucediendo ya en todo el país. Estas empresas pueden impulsar la energía renovable, ofrecer facturas más bajas y proporcionar a la gente local un control real sobre la energía que utilizan. Hasta podrían convertirse en agentes acreditados para el aislamiento y la eficiencia energética: reparar y evitar las pérdidas energéticas de nuestros hogares es una de las mejores maneras para combatir la pobreza energética.

NEF está trabajando con nuestros socios en La campaña de “Switched On London” para conseguir una empresa de energía que sea propiedad y esté controlada por los londinenses. El nuevo alcalde de Londres ya se ha comprometido a llevar esta idea adelante a través de una iniciativa llamada “Energía Para los Londinenses “. La tarea ahora es hacer que esto suceda, y asegurar que realmente los londinenses toman el control. Esto significa que debe ser:

  1. Totalmente público:  Como Bristol Energy y Robin Hood Energy. La Empresa debe tener su propia licencia, no depender de una asociación con una empresa energética establecida. Esto significa que puede mantener los ingresos, establecer sus propias tarifas justas y sus objetivos ambientales, además de ayudar a cambiar el equilibrio de poder de las élites energéticas a las comunidades locales.
  2. Suministro a las viviendas: la iniciativa existente “License Lite” sólo abastecerá a los grandes clientes institucionales como TfL, el NHS y la Policía Metropolitana. “Energía Para los Londinenses” debe ser capaz de abastecer directamente a los hogares ofreciendo acuerdos más justos para ayudar a reducir la pobreza energética y dar a los londinenses un verdadera alternativa a los Seis Grandes.
  3. Realmente democrático: las empresas públicas de energía existentes tienden a ser controladas por los consejos locales. “Energía Para los Londinenses” debería ser pionera en ofrecer nuevas formas reales de control sobre las decisiones relativas a la energía a los ciudadanos, por ejemplo, mediante la representación en los consejos, de los usuarios, los trabajadores y los ciudadanos, o a través de asambleas consultivas de ciudadanos.
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *