Ficha/ Resumen nº 2 / Marzo 2018

Energía nuclear (EN)

Francesc Sardà

La EN de fisión fue instaurada hace unos 50 años, desde entonces muchos países como EEUU, Francia o Japón, han hecho un uso intensivo, sin embargo, a lo largo de la historia, una serie de accidentes han hecho que esta energía, pueda producir daños irreparables a corto y muy largo plazo y con graves consecuencias para la salud humana en el presente y en el futuro.

La defensa actual más generalizada sobre la EN dice que es imprescindible para hacer frente al modelo de transición energética ante la caída de las energías fósiles y su contaminación.

revo  contraponemos argumentos que valoran la EN todavía como una energía válida de futuro.

1) “La EN es barata”. El peso de la materia prima del uranio es pequeño en relación al coste total de la producción de electricidad, haciendo su precio más estable.

No se contemplan en esta afirmación ni la cara gestión de los residuos, su almacenamiento, sus efectos y su persistencia en el tiempo, ni la reparación de daños por la emisión de radiactividad, ni ambientales ni sociales provocados por los accidentes nucleares cuando se producen. Si éstos se contaran la EN seria carísima.

La vida limitada de las centrales hace que la elevada inversión de construcción deba recuperarse en poco tiempo (menos de 40 años). La energía generada es barata comparada con los costos del combustible, pero no cuando se ha de amortizar los costes de construcción de las plantas y gestión de los residuos.

2) “La EN tiene un suministro eléctrico continuo”. Esta continuidad favorece la planificación eléctrica y estabilidad de precios. Otras fuentes como la eólica o la solar, son dependientes de las condiciones ambientales.

El consumo tampoco es fijo en las diferentes estaciones del año y tampoco el caudal de ríos y agua para refrigeración de los condensadores, por tanto las centrales deben ir también regulando su potencia y producción eléctrica. Más aún si se tiene es cuanta la inestabilidad hídrica, la cual aumentará con el cambio climático.

Incluso dado el alto nivel de control y seguridad, el componente humano tiene una intervención decisiva en momentos de peligro. El accidente de Chernobyl es un ejemplo de cómo decisiones erróneas del personal que gestionaba la central terminaron provocando una fuerte explosión y, por tanto, la suspensión inmediata e indefinida del suministro.

En Fukushima, fue un tsunami la causa de las averías en cadena. Debido al accidente, las más de 70 centrales de Japón tuvieron que interrumpir su actividad durante meses, lo que demostró que la EN ni es segura, ni continua, ni necesaria.

3) “La EN es limpia”. No emite gases ni partículas de efecto invernadero ni contaminantes. Hay que tener en cuenta que gran parte del consumo de combustibles fósiles proviene del transporte por carretera y provoca además emisiones de CO2 y NO2.

Esto sólo es media verdad, ya que el uranio también provoca contaminación en su extracción, transporte, preservación y seguridad. No es nada limpia. La EN tiene una muy difícil gestión de sus residuos, los cuales tardan años y años en perder su radiactividad y peligrosidad. La radiactividad queda en la atmósfera, el suelo, las aguas y los organismos como mínimo por decenios. Este aspecto no se tiene en cuenta a la hora de valorar los riesgos contaminantes de las nucleares. Además Cataluña tiene un depósito ilegal de residuos nucleares en Vandellós.

4) “La EN es la energía del futuro”. Actualmente se consumen más combustibles fósiles de los que se producen, por lo que, en un futuro no lejano, estos recursos irán aún más a la baja y su precio subirá de manera inaccesible. Incluso las energías renovables no serán suficientes en el futuro y la EN, será indispensable.

El mismo argumento se puede utilizar para el uranio, ya que este elemento es también escaso en la naturaleza y tendrá su máximo de producción en un futuro próximo. Por la misma razón su precio puede aumentar ostensiblemente al igual que los combustibles fósiles. Actualmente ya se está recuperando el uranio del desmantelamiento de misiles de EEUU y Rusia. Por otra parte, la extracción de uranio en los países donde se extrae no se hace de manera ética, tiene deficiencias laborales y se realiza en zonas desestabilizadas social y políticamente, situación que no se prevé que mejore sensiblemente en el futuro.

Teniendo en cuenta el envejecimiento actual de muchas centrales nucleares, debe considerarse el aumento de riesgo de averías y problemas y la construcción de ochenta nuevas centrales para mantener la producción actual y tener en cuenta el largo tiempo de construcción y entrada en funcionamiento. La EN no es sostenible ni responsable, en el sentido que deja los problemas de los residuos contaminantes a las generaciones futuras.

Fuentes: Twenergy / Foro Nuclear / Yo soy Nuclear / FAES / Flickr/ Foronuclear – ¿Qué ventajas singulares aporta la energía nuclear en un mercado competitivo?/Greenpeace – Fin de la era nuclear

Adelantado, M. 2007. Energia nuclear o energies alternatives. Ediciones atac Catalunya,5:73 pp.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *