Reducción de la jornada laboral

Reducir la jornada laboral, una propuesta radical y pragmática

Resumen ejecutivo del documento The Shorter Working Week redactado por el Think Tank autonomy work de GB enfocado en el mundo del trabajo

  1. Damos una visión general de la naturaleza del trabajo en el Reino Unido, observando las tendencias preocupantes de la polarización del trabajo, la explosión de las formas de trabajo precarias, las desigualdades de género, el estancamiento del crecimiento de la productividad, la amenaza (y promesa) de la automatización y la desigualdad sustancial que existe en nuestra sociedad.
  2. A lo largo del informe, argumentamos que la semana laboral más corta es una respuesta poderosa y práctica a algunas de estas tendencias. Es importante destacar que la transición hacia una jornada laboral más corta ahora es posible y no es una utopía abstracta. La reducción de la cantidad de horas que constituye una jornada de trabajo a tiempo completo se muestra como beneficiosa para las empresas, los trabajadores y la sociedad en general. El informe se ha dividido en varias secciones a fin de que se comprenda mejor esta reivindicación. Reconocemos que si bien una jornada laboral más corta es una propuesta para mejorar la cultura de trabajo en el Reino Unido, no es de ninguna manera la única política posible en esta dirección. También se debe tener en cuenta que el proyecto de una reducción de la jornada laboral se mejoraría si se combinara con un conjunto de otras políticas económicas más amplias.
  3. Demostramos que no existe una correlación positiva entre la productividad y la cantidad de horas trabajadas por día: trabajar hasta la saciedad no tiene “sentido comercial”. Por lo tanto, reducir las horas de trabajo no es necesariamente perjudicial para el éxito de una empresa. Una consecuencia adicional de ello es que, en muchos casos, no habría ninguna justificación para reducir los salarios conjuntamente con la reducción de las horas de trabajo (ya que la productividad a menudo se puede mantener o incluso aumentar) .
  4. Hay fuertes indicios de que reducir la semana laboral puede ayudar a reducir la contaminación del aire y nuestra huella de carbono a través de un cambio en el comportamiento del consumidor hacia actividades “blandas” con bajas emisiones de carbono, así como un cambio social general hacia el uso de alternativas de bajas emisiones de carbono en las ctividades diarias como comer y desplazarse. Una reducción del número de viajes al trabajo también puede reducir los niveles mortales de polución local en las ciudades del Reino Unido.
  5. Consideramos la investigación sobre la importancia del tiempo no laboral para nuestra salud mental y física y para nuestra sensación de bienestar en general. Concluimos que, si bien las vacaciones son una forma en que los trabajadores descansan y se recuperan, es necesario más de tiempo libre regularmente – más allá de las noches y el fin de semana actual- para aliviar la carga del trabajo y aumentar la sensación de autonomía. Acortar la jornada laboral podría ser una posible solución.
  6. El trabajo asalariado y el trabajo no remunerado, como el que se lleva a cabo en el hogar, deben considerarse como las dos caras de un conjunto. Las mujeres están agobiadas por la gran cantidad de cuidados familiares y tareas domésticas, aun el día de hoy. En una época en la que los hogares con ingresos dobles son comunes, esto constituye efectivamente un “segundo cambio”. Las obligaciones familiares sedimentadas a menudo significan que las mujeres tienen más empleos a tiempo parcial que los hombres, que generalmente se pagan menos en términos relativos y que ofrecen menos oportunidades de progreso profesional que el trabajo a tiempo completo. Una jornada de trabajo más corta es una condición necesaria (si no suficiente) para la igualdad de tiempo entre los géneros, que a su vez sienta las bases para la posible transformación de algunas de estas tendencias.
  7. Consideramos que la productividad no debe ser solo la carga de los trabajadores. La economía del Reino Unido necesita urgentemente una actualización tecnológica y sugerimos que la integración de los dispositivos de automatización puede, si se administra correctamente, facilitar una jornada laboral más corta para los trabajadores. Por lo tanto, debemos considerar que la automatización puede ser una promesa y no una amenaza.
  8. La cobertura sindical de todo los sectores es un elemento apropiado para la toma de decisiones relativas a la automatización. Si los trabajadores de todo el Reino Unido son los que tienen que sufrir y y vivir los beneficios de una economía más automatizada, sus voces deben ser escuchadas como parte de la discusión, y esto, en parte, significa una máxima cobertura sindical.
  9. Consideramos varios casos – estudio en los que se implementó una semana laboral más corta con diversos grados de éxito. Señalamos los problemas que tuvieren que abordar estos esquemas y algunos de los beneficios a que dieron lugar.
  10. Argumentamos que, en última instancia, un enfoque más universal para reducir el tiempo de trabajo es la mejor manera de evitar un “nuevo dualismo” entre quienes pueden pagar el tiempo libre y quienes no pueden

Traducción: Neus Casajuana

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *