Un viaje sin retorno, no una economía circular


El proceso económico es un proceso irreversible e irrevocable que se mueve en la dirección de la flecha del tiempo para aumentar la entropía


Herman Daly*, 23 de abril de 2019

El proceso económico no es un análogo a un proceso mecánico que pueda ejecutarse hacia adelante y hacia atrás, ni un proceso circular que pueda volver a cualquier estado anterior. Más bien es un proceso irreversible e irrevocable que se mueve en la dirección de la flecha del tiempo para aumentar la entropía. [1] Finitud y entropía aseguran que la vida económica de nuestra especie será un viaje sin retorno.

Por lo tanto, incluso una economía estacionaria, en el sentido clásico de población constante y stock de capital constante, es, en última instancia, un viaje sin retorno, porque el flujo metabólico de la materia y la energía, necesaria para mantener los valores constantes de personas y capital físico frente a la depreciación y la muerte ,es un flujo entrópico que proviene de fuentes cada vez menos concentradas para llenar los sumideros, y ambas fuentes y sumideros son finitos.

En consecuencia, la tecnología debe cambiar cualitativamente para adaptarse al aumento de entropía, al agotamiento y la contaminación del medio ambiente, incluso en la economía estacionaria, o “estado estacionario”, como se le ha llamado más recientemente. En relación con la economía de crecimiento, la economía de estado estacionario es un viaje sin retorno más lento, uno que valora la longevidad con suficiencia y busca una mejora cualitativa en lugar de un aumento cuantitativo. John Stuart Mill [2], el campeón del estado estacionario clásico, enfatizó las muchas ventajas de un viaje más lento:

“No sé por qué debería ser un tema para felicitarnos que las personas que ya son más ricas de lo que nadie necesita ser, hayan duplicado sus medios de consumir cosas que dan poco o ningún placer excepto el de ser una representación de la riqueza …”

“La densidad de población necesaria para que la humanidad pueda obtener en mayor grado todas las ventajas tanto de cooperación como de relaciones sociales, se ha logrado en todos los países más poblados …”

“Es apenas necesario remarcar que una condición estacionaria del capital y la población no implica un estado estacionario de la mejora humana. Habría tantas oportunidades como siempre para todo tipo de cultura mental y progreso moral y social; “tanto espacio para mejorar el Arte de la Vida y muchas más posibilidades de mejorar, cuando las mentes dejan de estar absorbidas por el arte de tener éxito”.


Cráter de gas Darvaza en Turkmenistán
El cráter de gas de Darvaza en Turkmenistán se creó cuando los ingenieros soviéticos estaban perforando en busca de petróleo y golpearon una bolsa de gas natural que se tragó su equipo y ha estado ardiendo desde entonces. (Imagen CC BY-SA 2.0, Crédito: Tormod Sandtorv)

El cráter de gas de Darvaza en Turkmenistán se creó cuando los ingenieros soviéticos estaban perforando en busca de petróleo y golpearon una bolsa de gas natural que se tragó su equipo y ha estado ardiendo desde entonces. (Imagen CC BY-SA 2.0, Crédito: Tormod Sandtorv)

En contraste con la visión de Mill sobre el estado estacionario, la realidad de la economía del crecimiento de hoy en día es la de la impulsividad agobiada, de la adaptación frenética a las consecuencias imprevistas, no deseadas y fuera de control del crecimiento subsidiado y maximizado, impulsado por una escala cada vez mayor y tecnologías más peligrosas. Dicho crecimiento ahora está amenazando la capacidad de la tierra para sustentar la vida, y ciertamente las vidas saludables.

Muchos no están satisfechos con un viaje sin retorno más lento y más cuidadoso. Quieren la llamada “economía circular” que, presumiblemente, puede vivir y seguir creciendo, ingiriendo solo sus propios productos de desecho. Ellos asumen que lo que consideran deseable, debe, por lo tanto, ser posible.

Para cualquiera que haya tomado el primer curso de economía, el término recientemente revivido “economía circular” recuerda el famoso diagrama del flujo circular de valor de intercambio entre empresas y hogares que se encuentra en las primeras páginas de los libros de texto estándar. Ese diagrama muestra bienes y factores de producción que fluyen en un círculo cerrado entre empresas y hogares, con dinero que fluye en la dirección opuesta.

The circular flow is embedded on planet earth and must be situated within a larger system.

El flujo circular está incrustado en el planeta tierra. Si el flujo circular de la economía crezca, ocupa cada vez más del capital natural de la tierra y produce cada vez más calor residual y contaminantes.

En el diagrama, la economía se representa como un sistema aislado: nada ingresa desde afuera, nada sale hacia afuera. No hay recursos naturales que ingresen desde la ecosfera. No hay desechos que regresen a la ecosfera. De hecho, no hay ecosfera, ningún entorno de contención y restricción de ningún tipo. Esta visión abstracta es útil para estudiar el intercambio (oferta, demanda, precios e ingreso nacional), pero no sirve para estudiar los costos ambientales del crecimiento económico porque no existe un entorno finito para limitar el crecimiento.

Sin embargo, esta imagen no es la que la mayoría de los defensores quiere decir hoy con “economía circular”, pero tiene un nombre similar de larga existencia y es una fuente de confusión. Por “economía circular” se entiende una economía que recicla los recursos naturales materiales en un alto grado, aumenta la vida útil de los productos y utiliza principalmente recursos renovables, todas buenas políticas, pero destinadas a no alcanzar su objetivo de “crecimiento sostenible”. Se podría haber llamado mejor una “economía del reciclaje” o una economía que maximiza la productividad de los recursos naturales en lugar de la productividad del trabajo o del capital.

El aumento de la eficiencia de los recursos también se conoce como “desacoplamiento”, ya que desconecta la producción de bienes y servicios del flujo de los recursos. Una “economía desacoplada” nos llevaría de nuevo a la representación neoclásica de flujo circular como un sistema aislado. Por esta razón yo prefiero evitar esta noción renacida de “economía circular” y del tema relacionado del “desacoplamiento” porqué exagera en gran medida el grado de separación de la producción del flujo de los recursos, además de alentar la búsqueda irreal del “crecimiento sostenible” en la escala física del subsistema económico relativo a la biosfera.

El fuerte énfasis en la circularidad proyecta una profunda sombra sobre el hecho más básico de que el rendimiento metabólico es fundamentalmente un flujo entrópico lineal y unidireccional. Sí, el flujo lineal total puede contener contracorrientes importantes y remolinos inversos de reciclaje, y es importante aprovechar eso. Pero el río mismo fluye de las montañas al mar, y nunca retrocede. Es cierto que el ciclo hidrológico impulsado por el sol puede evaporar el agua para llover nuevamente en las montañas, pero eso ocurre en la ecosfera, fuera de la economía.

Si la “economía circular” se basa en ciclos biofísicos naturales impulsados por el sol y no crece en escala más allá de las capacidades de absorción y regeneración de la biosfera que contiene, así se aproxima a una economía de estado estacionario, no a una economía de crecimiento sostenible. Además de un subsistema circulatorio (reconocido desde la analogía de los fisiócratas con la circulación sanguínea), la economía también tiene un tracto digestivo que lo une a su entorno en ambos extremos. Esa segunda analogía metabólica más básica ha sido descuidada en la teoría económica.

También olvidado es el concepto que Brian Czech llamó la “estructura trófica” de la economía en su libro Supply Shock [3]. En el estudio de la ecología, “trófico” se refiere a los flujos de energía asociados con la ingestión, la digestión y el crecimiento de organismos. Los productores primarios (plantas) se distinguen de los consumidores primarios (herbívoros) y de los consumidores secundarios (omnívoros y depredadores). Estos son los tres niveles tróficos básicos que comprenden un ecosistema. Sin los productores primarios, no hay economía de la naturaleza, y el mismo principio se aplica a la economía humana. Sin el excedente agrícola, no surgen los sectores de manufactura o servicios, y una economía en crecimiento requiere más excedentes agrícolas y extractivos en la base. Esta realidad trófica complementa los fundamentos del flujo y ayuda a demostrar la locura de “desacoplamiento”.

Mientras tanto, el reciclaje es limitado, primero porque cuesta energía llevar a cabo el reciclaje de materiales; y segundo, porque la energía en sí no está sujeta a reciclaje (la entropía significa que siempre se necesita más energía para efectuar el reciclaje que la cantidad de energía reciclada, independientemente del precio de la energía). La energía adicional para el reciclaje también requiere instrumentos materiales, camiones, etc. Por lo tanto, los materiales pueden reducirse, pero a costa de un aumento en el flujo de energía (y de material), que después de cierto número de ciclos (¿cuántos?) Se vuelve prohibitivo, a medida que los materiales restantes están cada vez más dispersos. Incluso los metales caros como el oro, la plata y el cobre actualmente solo son reciclados aproximadamente en una tercera parte y los otros dos tercios consumidos de novo. Los autores que explican la economía circular parecen ser conscientes de este hecho, pero no le dan suficiente importancia.

También es importante distinguir el reciclado rápido de materiales que es interno al subsistema económico del reciclado externo a largo plazo a través de la ecosfera que lo contiene. Si bien la mayor dependencia de los recursos renovables es una buena característica de la “economía circular”, uno debe recordar que, cuando se explota más allá del rendimiento sostenible, los recursos renovables se vuelven efectivamente no renovables. Siempre hay un límite de escala para un subsistema económico sostenible, más allá del cual el crecimiento, incluso en una economía “circular”, se agota, y la sostenibilidad requiere una economía de estado estacioario.

El tema básico de los límites al crecimiento que el Club de Roma hizo tanto hincapié a principios de la década de 1970 debe mantenerse en el frente y en el centro, considerando el reciclaje un ajuste útil hasta ese límite, pero no un camino por el cual la economía en crecimiento puede continuar. Mucho antes de volverse físicamente imposible, el crecimiento del subsistema económico se vuelve antieconómico en el sentido de que cuesta más en términos de servicios ecosistémicos sacrificados de lo que vale en términos de producción adicional.

Que se más rico es mejor que ser más pobre es un tópico. En eso no hay disputa. Pero, ¿el crecimiento del PIB en los países ricos nos hace realmente más ricos para cualquier medida inclusiva de riqueza? Esa es la cuestión. Yo creo que lo más probable es que nos empobrezca al aumentar más rápidamente lo”malo” no medido que la riqueza medida. Incluso una economía de estado estacionario puede ser demasiado grande en relación con la ecosfera. La imagen de flujo circular neoclásico nunca puede ser demasiado grande en virtud de ser un sistema aislado.

Inevitablemente, las economías de crecimiento nacional alcanzan un punto en el que muchos ciudadanos comienzan a sospechar que el crecimiento ya no vale el coste de una adaptación excesivamente rápida a una economía acelerada sin retorno, así que el llamado crecimiento económico se ha convertido en realidad en un crecimiento no económico. John Stuart Mill lo reconoció hace mucho tiempo. ¿Por qué no se ha reconocido más? ¿Por qué el crecimiento sigue siendo el summum bonum de los economistas y políticos? Probablemente porque el crecimiento es nuestro sustituto del compartir como una solución para la pobreza. Y debido a que nuestras cuentas nacionales (PIB) son incapaces de registrar un crecimiento no económico porque solo cuentan el valor agregado del trabajo y el capital, y omiten por completo el costo de utilizar ese valor agregado, es decir, el flujo entrópico de recursos naturales, la savia misma de la vida y la riqueza.

[1] Nicholas Georgescu-Roegen (1972). La ley de la entropía y el proceso económico, Harvard University Press.

[2] John Stuart Mill (1857). Principios de la economía política, vol. 2 (Londres: John W. Parker), pp. 320-326, con omisiones.

[3] Brian Czech (2013). Choque de oferta: crecimiento económico en la encrucijada y la solución del estado estacionario. Nuevos editores de la sociedad.

*Herman Daly es profesor emérito de la Escuela de Asuntos Públicos de la Universidad de Maryland y miembro de la junta ejecutiva de CASSE. Es cofundador y editor asociado de la revista Ecological Economics, y fue economista senior del Banco Mundial desde 1988 hasta 1994. Sus intereses en el desarrollo económico, la población, los recursos y el medio ambiente han dado como resultado más de 100 artículos en revistas profesionales. Y antologías, así como numerosos libros.

https://steadystate.org/a-journey-of-no-return-not-a-circular-economy/ Traducción: Neus Casajuana

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *