COOPERATIVISMO DE VIVIENDA EN SUIZA, CRECIENTE MURO DE RESISTENCIA CONTRA LA ESPECULACIÓN

El 8% del parque inmobiliario de la Confederación Helvética está en manos de cooperativas.

Marc Font (con la colaboración de Sostre Cívic), 04/02/2020

Es un modelo de acceso a la vivienda con un siglo de historia que ha evolucionado con el tiempo y donde elementos como la participación y la sostenibilidad ambiental cada vez tienen más peso.

“Decidimos que no habría coches individuales en ninguno de nuestros proyectos, donde sólo se permite compartir vehículos. Y cada comunidad puede decidir si prefiere tener un coche para dos familias, que es adecuado si viven en el campo, o un coche para diez familias, que es posible en el centro de la ciudad “. Con esta frase Benoît Molineaux define algunas de las características de l’Équilibre, una cooperativa de viviendas de Ginebra (Suiza) fundada en 2006 y que actualmente cuenta con tres proyectos finalizados, que suman cinco edificios y 125 pisos habitados y tiene en marcha proyectos para hacer 10 inmuebles más, que sumarán 400 apartamentos más.

La primera promoción de la cooperativa l’Équilbre, con 11 apartamentos en Cressy (2011) / L’ÉQUILIBRE

L’Equilibre fue impulsada por ocho miembros fundadores, uno de los cuales Molineaux, y hoy ya engloba más de 500 personas. La sostenibilidad ambiental, la participación en la comunidad y la aceptación de una filosofía compartida y, al mismo tiempo, la autonomía de cada uno de los proyectos definen l’Equilibre, uno de los muchos ejemplos de la buena salud que tiene actualmente el cooperativismo de vivienda en Suiza. La situación, sin embargo, cambia mucho en función del cantón [la unidad administrativa regional de la Confederación Helvética] y los “más dinámicos son los de Zurich y Ginebra, con políticas cantonales favorables y municipios abiertos a la promoción de este modelo”, explica Léa Oswald, miembro de UrbaMonde, una asociación dedicada a la difusión de la vivienda cooperativa.

Actualmente, en Suiza hay más de 1.500 cooperativas de viviendas, que suman más de 160.000 casas, lo que supone alrededor del 8% del patrimonio inmobiliario nacional. La propiedad colectiva y la participación de sus miembros en la gestión y la toma de decisiones son los rasgos compartidos de un modelo que arranca durante el siglo XIX, aunque lógicamente ha evolucionado desde entonces. El modelo, sin embargo, se empezó a extender a partir del 1910 y en 1919 ya se fundó la Federación Suiza de Cooperativas de Vivienda.

En la década de los 60 del siglo pasado el movimiento se ralentiza, pero se recupera en los años ochenta, como consecuencia de la falta de vivienda asequible, sobre todo en las ciudades, debido a décadas de políticas urbanas conservadoras. Hoy, la vivienda cooperativa tiene un precio de media un 20% más asequible que el de mercado. Las personas que residen deben ser socias de la cooperativa, que en todos los casos funciona a partir del principio una persona = un voto. Cada proyecto cuenta con varios espacios comunes, como la lavandería o una sala conjunta, que sirve para celebrar reuniones o fiestas comunitarias.

El movimiento se engloba en un paraguas más amplio, que son los promotores de viviendas de utilidad pública (MOUP, por sus siglas en francés), que considera que el acceso a una vivienda adecuada y asequible es un “derecho fundamental” . Los MOUP calculan las rentas a pagar para acceder al piso en función de los costes reales de la promoción, es decir, no tienen ánimo de lucro y, obviamente, dejan fuera la especulación. El movimiento se agrupa en federaciones cantonales y nacionales y se encarga de presionar a las administraciones para extender el modelo y que obtenga un mayor apoyo público en un contexto de encarecimiento acelerado de la vivienda. En este sentido, los MOUP han impulsado la iniciativa nacional ‘Viviendas más asequible ‘, que se votará el próximo día 9 de febrero en toda Suiza y que pretende garantizar que el 10% de las nuevas viviendas sean construidas por cooperativas de viviendas.

Un modelo en crecimiento

El cooperativismo de vivienda está en un momento de crecimiento, entre otras cuestiones porque “los actores que participan en la construcción de los MOUP son cada vez más numerosos y están mejor organizados”, comenta Oswald. La experta añade que el movimiento se ha hecho más visible en los últimos años, también porque “algunos proyectos han demostrado una gran creatividad e innovación, tanto en términos energéticos y ecológicos como sociales, y han obtenido un reconocimiento internacional. Además, los medios suizos están informando cada vez más sobre el modelo de vivienda cooperativo, particularmente como una solución de vivienda asequible para nuestra población de edad avanzada “.

Centrándose en el caso particular de Ginebra, Benoît Molineaux apunta que “la vivienda es extremadamente cara y nuestros pisos ofrecen una buena calidad por un precio bajo. Además, la gente que participa en la cooperativa está muy satisfecha y habla con sus amigos y, finalmente, a la gente le gusta sentir que está haciendo algo por el medio ambiente “. En concreto, se apuesta por la eficiencia energética con el uso de energía renovable, por edificios de madera y también para hacer pedagogía a través de talleres de cuestiones como la jardinería ecológica o la preparación de pancartas para las huelgas climáticas .

Construcción de madera y los tejados con placas solares, algunos de los puntos clave de las promociones de ABZ/ ABZ

De proyectos de vivienda cooperativos hay de muchos tipos. Uno de los más antiguos es el de ABZ, , que agrupa 58 promociones en la ciudad de Zúrich y su área metropolitana sumando más de 12.000 residentes. Fundada en 1916, cada nuevo miembro debe hacer una aportación estipulada en el capital social de la cooperativa, que según detallan sus integrantes pone énfasis en la vida comunitaria, en la relación de los habitantes en los espacios comunes de cada proyecto y en la implicación en la vida del barrio y de la zona en que se ubican.

La sostenibilidad ambiental es otra de las características definitorias de ABZ, que cuenta con 84 trabajadores a jornada completa y 92 a tiempo parcial, que se encargan del grueso de tareas vinculadas al proyecto, como el mantenimiento o el diseño de nuevos edificios. Además, cuenta con un “asesor especializado en conflictos”, que se encarga de mediar entra los vecinos para resolver las diferencias que puedan generarse durante la convivencia. También dispone de un fondo de solidaridad que sirve para apoyar a “proyectos sociales, culturales y ecológicos en materia de vivienda”, que en cierto modo también contribuyen a replicar el modelo.

La necesidad de apoyo público para acceder al suelo

Una de las mayores dificultades para las cooperativas suizas es el acceso al suelo, especialmente en centros urbanos y sus aglomeraciones. “En estos casos es esencial contar con el apoyo de los cantones y municipios para poner a disposición terrenos en derecho de superficie o facilitar su compra”, comenta Léa Oswald, de UrbaMonde. La cesión de suelo en derecho de superficie es una práctica cada vez más extendida y normalmente se hace por un periodo de entre 30 y 100 años. Por ejemplo, en el caso de l’Equilibre los terrenos donde se levantan las promociones pertenecen a los ayuntamientos o al cantón de Ginebra, que los ceden por 100 años. Además, explica Benoît Molineaux, “el cantón nos da una garantía sobre el 95% del coste del préstamo [que se pide para construir el inmueble], si bien no nos da directamente dinero”.

Precisamente el acceso a la financiación es otro de los retos habituales del cooperativismo de vivienda suizo, un hecho también habitual para los proyectos de cesión de uso de Cataluña. Conseguir el derecho de superficie de un suelo público les permite, por ejemplo, reducir la financiación necesaria inicial para poner en marcha el proyecto, aunque hay algunos instrumentos -cooperativos o públicos- que facilitan el acceso a créditos. La principal vía de financiación son los bancos, que en cualquier caso nunca prestan el 100% de la inversión del proyecto, de manera que el resto se financia con el capital social de los cooperativistas.

Entre las herramientas de apoyo económico se encuentra el Centro de emisión MOUP (CCL), que es una cooperativa creada por las federaciones suizas de MOUP y la Oficina Federal de la Vivienda que ofrece créditos a un interés bajo; la Cooperativa de garantía hipotecaria (CCH), que propone a las cooperativas una garantía conjunta que les permite obtener mayores créditos bancarios; y varios instrumentos gestionados directamente por las federaciones MOUP, como el capital circulante, que proporciona créditos con intereses a 20 años para la construcción, renovación y compra de inmuebles; la Fundación Fondo de Solidaridad, que otorga créditos a 25 años con un interés favorable para apoyar proyectos innovadores; o la Fundación Solinvest que ofrece financiación inicial para ayudar a los nuevos cooperativistas a acumular capital social.

La participación, cada vez más importante

Espacio para la relación dentro de cada apartamento…..

Promover la participación interna es otro de los grandes retos del movimiento, según comenta Léa Oswald. La experta detalla que las cooperativas surgidas “a partir de la década de 1980 y de los movimientos okupas en las principales ciudades son ahora las más participativas y también se enfrentan a la cuestión de garantizar la participación de los residentes en todos los niveles de la gestión y la vida de las cooperativas, especialmente a medida que muchas de estas cooperativas siguen creciendo”. Para ella, los proyectos deben hacer un “trabajo de sensibilización y formación sobre el modelo entre los habitantes, especialmente entre los nuevos, para que entiendan que no se trata sólo de vivienda asequible, sino también de un modelo que tiene una visión crítica de la financiación de la vivienda y defensa estilos de vida inclusivos, solidarios, ecológicos y democráticos “.

En el caso de la cooperativa de l’Equilibre, Benoît Molineaux relata que “la participación forma parte nuestra identidad. Nuestro objetivo es que cada miembro se convierta en un ciudadano activo en su edificio, barrio, ciudad, país y planeta “. Todos los proyectos de la cooperativa comparten una carta de valores o ética, pero a partir de ahí cada caso “puede definir su propio conjunto de reglas dentro de los valores de la cooperativa”. La participación implica, entre otras cuestiones, también el diseño de la promoción y, por ejemplo, que la comunidad decida “si quiere madera o ladrillos, si quiere una sala común para música o para yoga o el número de vehículos que habrá “, todos de uso compartido.

…. y también espacio para la colectividad/ ABZ

Cuando la comunidad ya está instalada, sus habitantes se reúnen una vez al mes para definir qué supone “vivir juntos” y cuidar de varios aspectos del edificio, como el jardín, las salas comunes, la conserjería … A Además, se hacen dos asambleas generales al año y cada comunidad “define su propio ritmo“, por lo que además los habitantes se suelen reunir entre una y dos veces al mes al inicio y un ritmo inferior cuando ya acumulan varios años de funcionamiento. En paralelo, sin embargo, hay comisiones diversas que se reúnen con una mayor periodicidad y, por ejemplo, Molineaux explica que en su edificio, donde hace nueve años que vive, “el grupo de jardinería es el más activo, con encuentros mensuales y seis días de jardinería al año, en los que participa toda la comunidad “.

El precio de la vivienda en Suiza es muy elevado y el cooperativismo es una de las vías para acceder a un precio más asequible. Benoît Molineaux detalla que “las rentas de l’Equilibre se calculan para reembolsar exactamente los préstamos” y añade que lo importante “disminuye con el tiempo”. En su caso concreto, el importe para una vivienda de unos 100 m2 se sitúa en 1.450 francos suizos mensuales, unos 1.350 euros al cambio, lo que corresponde “quizás a la mitad de un precio del mercado”. Además, el edificio cuenta con una sala común para reuniones y fiestas, un taller común equipado, un lavadero comunitario, un cobertizo para bicicletas y un huerto “.

L’Equilibre tiene una filosofía claramente crítica con el modelo económico dominante y plantea “reducir el consumo” como “la única manera de reducir las desigualdades sociales” y defiende que su proyecto integra “familias de diferentes orígenes”, lo que permite “desarrollar un espíritu de solidaridad cultural contra la subida del individualismo que genera desigualdad”. Una filosofía claramente transformadora que progresivamente gana seguidores, también en Suiza.


ttps://www.elcritic.cat/mes/sostre-critic/cooperativisme-dhabitatge-a-suissa-creixent-mur-de-resistencia-contra-especulacio-48737

Traducción: Teresa Abril

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *