“Un incendio como el de Australia puede consumir Collserola en seis o siete horas”

Entrevista a Marc Castellnou, jefe del Grupo de Refuerzo de Actuaciones Forestales (GRAF)

Antoni Bassas, 08/02/2020

Cambio “Hasta ahora los bomberos hablábamos de apagar un incendio; ahora ya tenemos que hablar de cómo planificamos el país” Cortafuegos “Los campesinos fabrican la certeza de que el país será viable en el futuro” Rendición “Hace cinco años pensábamos que con tecnología nos podríamos enfrentar a grandes incendios. Y no. Hemos levantado la bandera blanca “

Lo hemos invitado en febrero porque ustedes dicen que los incendios del verano se apagan en invierno.

Pues empieza a no ser verdad porque ya no tenemos los inviernos que teníamos y tenemos incendios todo el año. El problema ya no es el calor, el problema es el cambio climático. Nuestros bosques viven en un clima que no es el suyo.

¿Y cuál es el suyo?

El clima de los días en que nacieron, no el clima actual. Los bosques están estresados ​​y los incendios son cada vez más grandes porque se aprovechan de esta debilidad de los bosques causada por el cambio climático. Los bosques van aguantando hasta que llega un punto que no pueden más.

O sea que ya no vivimos en el país en que vivíamos.

Esto es muy cierto. Ya no vivimos en el país en que vivíamos y, por tanto, no tiene ningún sentido hacer esfuerzos para volver a tener aquel país que teníamos. Lo que necesitamos es ser capaces de crear el país en el que viviremos mañana.

¿Y esto vale tanto para los bosques como para las playas?

Con las playas es el mismo. El modelo de costa y turismo de Cataluña debe tener presente que la meteorología no le permitirá mantener los costes de la actual estructura. Hay que tener claro qué es sostenible. Cataluña es asimétrica: no tiene ningún sentido acumular población en la costa y tener que llevar los alimentos, el agua y la energía, y tener el interior despoblado, con incendios que correrán hasta la costa y harán caer aquella economía . Australia no ha tenido turismo en todo el verano. Imagínese que desde los Bomberos, de repente, dijeran que desde San Juan hasta la Virgen de Agosto no podemos tener a nadie en la costa. Debemos asumir que el paisaje sobre el que se planificaba Cataluña ya no es estático. Y atención, porque la incertidumbre cotiza a la baja en los mercados y los países que no tienen planificada la resiliencia ante los cambios que vienen, son menos agradables para invertir a largo plazo. Hasta ahora los bomberos hablábamos de apagar un incendio, ahora ya tenemos que hablar de cómo planificamos el país.

Pues entonces ¿por donde empezamos a planificar?

Para entender que ahora la clave ya no es preservar lo que tenemos sino ayudar a hacer evolucionar lo que tenemos para que pueda ser resistente sin depender de los humanos. Hay que fabricar un paisaje que aguante el clima de mañana. No pensar que preservamos lo que ha llegado hasta hoy sino como lo transformamos para que pueda seguir viviendo mañana.

Y eso, en el caso de Cataluña, ¿qué significa?

Crear un país que no sea sólo para ir a pasar las vacaciones. Esto significa bosques gestionados, con extracción de madera, agricultura extensiva, más rebaños y diversidad de todos los ecosistemas, porque como no sabemos qué bosques se adaptarán al nuevo clima, cuanto más componentes tengamos, más posibilidades tendremos de encontrar la combinación que funcionará mañana. El problema clave es que el bosque no entiende el concepto de propiedad privada, y si gestionamos el territorio con una visión de aprovechamiento, no lo resolveremos. Mire, mi padre tiene dos hectáreas de olivos y yo siempre le digo que no salen a cuenta, pero tienen un valor sentimental y hacemos el aceite para casa. Pero, en el fondo, este buen hombre lo que está haciendo es fabricar seguridad. La gente de los polígonos industriales de más abajo se benefician del mosaico que han creado agricultores como mi padre. El campesinado del Anoia, del Bages, del Berguedà beneficia a la ciudad de Barcelona, ​​los Valleses y todo el litoral turístico. Si el vino, el aceite y la almendra desaparecen porque no pueden sobrevivir en el mercado, tendremos problemas de protección civil muy graves que pedirán muchos más recursos que los que ahora serían necesarios para mantener esa economía. Es necesario un cambio radical.

O sea que los agricultores son gente que apaga incendios todo el año.

Sí. Los agricultores son gente que apaga incendios y que fabrica certeza de que el país será viable en el futuro.

Dice que los incendios de ahora son los de sexta generación. ¿Qué quiere decir?

Son incendios de cambio climático. Tormentas de fuego. No hay capacidad de extinción y hay que hacer como los australianos: un paso atrás, defender casas y personas, pero en ningún caso enfrentarte al incendio directamente, porque perderías recursos.

¿Esto puede suceder en Cataluña?

Esto sabemos que pasará en Cataluña. Y ya ha pasado en Portugal y en Grecia. En Portugal se quemó el equivalente forestal de toda la provincia de Tarragona en siete horas.

¿Toda la provincia de Tarragona quemada en siete horas?

O toda la fachada litoral desde el Besòs hasta el Cap de Creus. El incendio aprovecha el calentamiento global y el bosque debilitado para fabricar sus tormentas, que se mueven muy deprisa. Cuando hubo el incendio de la Torre del Español del verano pasado, los cultivos de Maials, Bovera y la Granadella pararon el fuego. Lo que nos preocupa es todo lo Prepirineo, de la Noguera hasta la Garrotxa hacia el norte, porque es la zona en la que el cambio climático está impactando más. En Europa la alarma está sonando en el Prepirineo, en la Selva Negra alemana y les Ardenes, porque los incendios que hemos visto en Portugal o Australia nos pueden pasar. En los próximos diez años de cambio climático, la cosa irá a más.

¿Y cómo responderán desde los Bomberos?

Básicamente, decidiremos a partir del coste de oportunidad, como hicimos este verano en la Torre del Español. Tendremos que aceptar que para salvar un flanco quizás deberá quemar el otro. Los sistemas de extinción tienen un límite de capacidad. Los bomberos no podemos ir a más de dos o tres kilómetros por hora, y estos incendios pueden avanzar a siete u ocho kilómetros por hora.

Estoy intentando digerir todo el panorama que me dibuja.

Pues un ejemplo: Collserola, una isla forestal cargadísima de vegetación y de población. Imaginemos un incendio como el de Australia, que comienza en el Papiol, con viento de poniente: en cuatro horas puede estar en Barcelona y haber consumido todo Collserola en seis o siete horas. Si los bomberos sólo intentan evitar la progresión del incendio, no podrán evitar el impacto sobre Sant Cugat y la Floresta. Si los bomberos defienden aquella población, no podrán evitar el viaje del incendio hacia Barcelona. En Australia hemos aprendido las decisiones que se deberán tomar.

¿Si Collserola crema, Barcelona se deberá evacuar?

No puedes evacuar, Barcelona. Es un poco apocalíptico, pero no la puedes evacuar. Tanto si sacas a la gente hacia Girona como hacia Tarragona o hacia Manresa, todo el entorno es forestal. ¿Usted sacará toda la gente de dentro de Barcelona para ponerlos en una carretera que es mucho más insegura que Barcelona mismo?

Por lo tanto, ¿lo más seguro es quedarse en la ciudad?

Y comerse el humo. Habría problemas de respiración, sí, pero es lo que se ha hecho en Canberra, Sydney, Los Ángeles o San Francisco. Mire, hace cinco años pensábamos que con recursos y tecnología nos podríamos enfrentar a grandes incendios. Y no. Hemos levantado la bandera blanca. Ya no es un tema de recursos. Ahora ya se puede formular como una tesis: estamos viviendo una ola de cambio. Y como sociedad podemos elegir que se queme el bosque a la brava o gestionarlo nosotros para que lo haga de manera sostenible.

¿Pero esto pasará seguro?

Esto pasará seguro. Las condiciones han cambiado, y todo el ecosistema se adapta a estas nuevas condiciones.

Esto no lo había visto nunca ninguna generación, ¿verdad?

A este ritmo no lo había visto a nadie. Ha habido muchos cambios climáticos, pero a este ritmo no. De hecho, los árboles más adaptados a más calor ya van cogiendo más territorio.

¿La Fageda d’en Jordà, en la Garrotxa, será sustituida?

Seguramente sí. Los hayedos llegaron hasta “els Ports”, pero ahora están en retroceso globalmente. Y los árboles de la Fageda d’en Jordà, como el haya y el pino silvestre, evidentemente se van y en su lugar aparecerán árboles que ahora están más al sur.

¿Será Robledal de Jordà?

O el Encinar d’en Jordà, o la Pineda d’ en Jordà. Tardaremos unas décadas en verlo esto, eh?

¿El Gloria y los incendios están unidos por el cambio climático?

Son parte del mismo. Una atmósfera más caliente puede crear tormentas con inundaciones mucho más potentes o incendios mucho más virulentos. Al igual que las tormentas de arena en el norte de África, que cada vez son más potentes.

¿ Si tengo un camping o un hotel en la costa, qué hago?

Lo mismo que si tiene una casa de colonias en un bosque. Hágase a la idea de que son momentos de cambio. Haga como la persona que se pensaba jubilarse y tener una vida tranquila y le acaban de diagnosticar una enfermedad o su pareja se acaba de morir. La vida son perturbaciones y nos tenemos que adaptar. La suerte que tiene nuestra generación es que es la que tiene más capacidad de planificar el futuro. No existe el derecho a que las cosas no cambien y nos tocará ser humildes. ¿Cambiar todo esto es muy difícil? Sí, pero ponemos en una balanza lo que implicará no cambiarlo.

¿Hasta qué punto trabajar en todo esto le amarga la vida?

La pregunta me toca profundamente, pero le diré que pronto llegará mi tercer hijo.

Enhorabuena!

No es fácil. No paro, termino cansado entre viajes e incendios, y en ocasiones entro en la oficina y me oigo decir: “Mira, ya entra Nostradamus con las malas noticias”. La parte positiva es que me permite trabajar con científicos jóvenes, es como una adicción poder estar siempre en la cresta de la ola del conocimiento, y los Bomberos de la Generalitat son una referencia a nivel internacional en la manera de responder a los incendios del cambio climático. Esto me hace continuar, porque el costo familiar es muy alto.

O sea que cuando pide para ir a Australia a seguir un incendio, no hay problemas de presupuesto.

No. La UE pone recursos, y los Bomberos aprovechamos este cambio de la cultura de las emergencias. Hasta ahora el mundo de Protección Civil estaba encerrado en una sala. Ahora, ante diferentes escenarios que afectan al bien común, debe interactuar con la sociedad para que pueda influir en la toma de decisiones, porque lo que decidimos nosotros marcará el paisaje de mañana, y eso lo tenemos que hacer con la sociedad. Quizás en el futuro los Bomberos tendremos que firmar un contrato con la sociedad a la hora de fijar qué decisiones tomaremos ante una emergencia, para evitar la presión de los lobis, los intereses económicos o de políticos potentes.

Vienen tiempos de decisiones graves.

Vienen tiempos de decisiones muy, muy graves.

Perfil No se trata de alarmar a nadie sino más bien todo lo contrario: lo que propone Marc Castellnou Ribau (Tivissa, Ribera de Ebro, 1972) es que, ahora que todavía estamos a tiempo, empezemos a planificar el territorio de Cataluña a partir de una evidencia: desde el punto de vista del clima, ya no vivimos en el país donde vivíamos. Aquella Cataluña de certezas climáticas ya no existe. O empezamos a pensar el territorio, y por tanto la economía, a partir del cambio climático, o un verano de los próximos diez años los que podemos acabar saliendo por la tele mientras se nos asan los bosques seremos nosotros, igual como han salido los australianos. Castellnou explica que en la atmósfera se dan las condiciones para que tengamos unos incendios con la capacidad de quemar los Pirineos enteros, y esto querría decir la desaparición de todo el ecosistema. Porque el cambio climático no es calor, sólo: paisajes enteros pueden desaparecer. Marc Castellnou es ingeniero forestal y máster en incendios forestales, una maestría que comenzó de pequeño porque, dice, “apago incendios desde que llevaba bocadillos al bosque a mi abuelo”.

https://www.ara.cat/societat/antoni-bassas-entrevista-MARC-CASTELLNOU-graf-incendis-forestals_0_2396160395.html

Traducción: Teresa Abril

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *