El decrecimiento nos habla de justicia global

La crisis ecológica está siendo impulsada abrumadoramente por los países ricos que utilizan demasiados recursos y demasiada energía. 

Jason Hickel, 05/01/2022

El decrecimiento tiene que ver con la justicia global. Los activistas por el decrecimiento han cuestionado el dogma que sostiene que una economía en crecimiento es siempre una señal de progreso. En Less is More (Más es Menos), el antropólogo Jason Hickel argumenta que solo el decrecimiento puede alejar al mundo de su creciente crisis ecológica. Nos sentamos con él para discutir su nuevo libro y preguntarle qué significaría el decrecimiento para las relaciones entre el Norte y el Sur Global.

Una de las críticas más convincentes al decrecimiento es que es una idea para occidentales cómodos con poca relevancia para el Sur Global. Less is More presenta una visión diferente, argumenta que el decrecimiento tiene que ver con la justicia global y la descolonización.

¿Podrías explicar eso?

J.H.: Son abrumadoramente los países ricos del Norte Global: Estados Unidos, Canadá, Europa, Israel, Australia, Nueva Zelanda y Japón, quienes están impulsando la crisis ecológica. Estos países son colectivamente responsables del 92 por ciento del exceso de emisiones. Han colonizado los bienes comunes atmosféricos para su propio enriquecimiento. Mientras tanto, la totalidad del Sur Global, toda Asia, África, América Latina, es responsable de solo el 8 por ciento, y eso es solo de una pequeña cantidad de países. La mayoría de los países del Sur Global todavía están dentro de su parte justa del presupuesto de carbono seguro y, por lo tanto, no han contribuido en nada a la crisis climática.

Lo mismo puede decirse del consumo de recursos. Los países ricos consumen en promedio 28 toneladas de materiales por persona por año, lo que es aproximadamente cuatro veces más que el límite per cápita seguro para el planeta. La mayoría de los países del Sur Global están muy por debajo de ese límite. De hecho, muchos países de bajos ingresos necesitan aumentar el uso de recursos para satisfacer las necesidades humanas. La crisis ecológica está siendo impulsada abrumadoramente por los países ricos que utilizan demasiados recursos y demasiada energía. 

También debemos tener en cuenta que el uso de los recursos en el Norte Global es en gran parte una apropiación neta del Sur Global, a través de lo que efectivamente son patrones de poder imperial. Casi la mitad de todos los recursos consumidos en el Norte Global cada año se apropian netamente del Sur. Los recursos que podrían usarse para satisfacer las necesidades humanas, para construir hospitales y producir alimentos, se usan en cambio para servir al crecimiento en el Norte Global.

Por lo tanto, el decrecimiento es una demanda dirigida al Norte Global. 

J.H. Es una demanda de justicia global, y se ha articulado desde el Sur desde hace varias décadas. Los movimientos sociales del Sur reconocen que el crecimiento del Norte está colonizando sus ecosistemas y apropiándose de sus recursos, impulsando una catástrofe a escala global. El decrecimiento es un llamado a liberar al Sur de la apropiación imperial y descolonizar la atmósfera. Este lenguaje es claro en el Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba de 2010, un texto que debería ser de lectura obligatoria para los activistas climáticos del Norte [En 2010, los movimientos del Sur Global se reunieron en Bolivia después de las conversaciones climáticas COP15 fallidas en Copenhague]. Los principios del decrecimiento se representan en este texto como parte de un conjunto más amplio de demandas anticoloniales.

El decrecimiento tiene sus raíces en los movimientos anticoloniales y se remonta a líderes y pensadores clave como Gandhi, Franz Fanon y Thomas Sankara. Reconocieron que el crecimiento del Norte dependía del saqueo de los recursos y la mano de obra del Sur, como todavía sucede hoy. Desde la década de 1930, su posición siempre ha sido la de negarse a ser explotados por el Norte. El decrecimiento se trata de demoler el acuerdo imperial. 

Mencionas a Gandhi, Fanon y Sankara

J.H. Todas estas figuras muy diferentes de la lucha anticolonial vieron la descolonización como una oportunidad para vivir y desarrollarse de manera diferente. Pero realmente no funcionó. Hoy en día, el camino hacia el desarrollo en todo el mundo suele ser tan intensivo en recursos como en el Norte Global. El movimiento anticolonial se organizó explícitamente en torno al logro de la soberanía económica, la idea de que los recursos y la mano de obra nacionales deben movilizarse para satisfacer las necesidades internas. Lo ves en el trabajo de Sankara, Fanon y Gandhi. Y las naciones recién independizadas lograron eso en diversos grados. 

Pero, al hacerlo, provocaron una crisis de acumulación de capital en el Norte Global.

J.H. El crecimiento capitalista en el Norte Global depende de la supresión de ingresos en el Sur Global. Esto mantiene bajo el precio de oferta y permite la acumulación de capital. A medida que los países del Sur Global aumentaron los salarios, tomaron el control de los recursos y aumentaron sus precios, privaron al Norte Global del acceso a recursos y mano de obra baratos que habían disfrutado bajo el colonialismo. Este cambio condujo a la crisis de estanflación (bajo crecimiento y alta inflación) de la década de 1970 en el Norte Global. 

Frente a esta situación, el Norte Global tenía dos opciones: abandonar la acumulación de capital o tratar por todos los medios de mantenerla. Escogió la segunda vía. Atacaron a los sindicatos y redujeron los salarios de la clase trabajadora en casa, al tiempo que impusieron programas de ajuste estructural en todo el Sur Global. En las repúblicas recién formadas en el Sur Global, esta reacción revirtió las reformas progresistas, desmanteló la soberanía económica y restauró el acceso del Norte a recursos y mano de obra baratos del Sur.

También hay que tener en cuenta que la reimposición del arreglo imperial también se organizó a menudo violentamente a través de golpes contra líderes progresistas clave como Kwame Nkrumah en Ghana, Salvador Allende en Chile, Sukarno en Indonesia y Mohammed Mosaddeq en Irán. Estas figuras y muchas otras fueron depuestas y reemplazadas por regímenes neoliberales más dóciles a los intereses económicos occidentales. El movimiento anticolonial fue más o menos destruido, excepto en algunos lugares de América Latina. Esa es la realidad del mundo en el que vivimos hoy.

La crisis ecológica está siendo impulsada abrumadoramente por los países ricos que utilizan demasiados recursos y demasiada energía.

El embargo petrolero de 1973 fue un acto anticolonial. Los países del Sur Global se unieron para asegurarse de que sus recursos ya no pudieran apropiarse tan barato. No fue solo el petróleo: lo hicieron con otras materias primas y productos básicos clave. En Occidente, esto hizo imposible la acumulación de capital y significó el colapso de las corporaciones y las ganancias. La respuesta del capital a esto fue imponer el neoliberalismo en casa y el ajuste estructural en el extranjero.

Los economistas progresistas de la corriente principal como Paul Krugman tienen dificultades para explicar el neoliberalismo. Lo ven como una especie de “error”, y fantasean con volver a la versión menos violenta del capitalismo que prevaleció en la era de la posguerra. Pero el neoliberalismo no fue una especie de error. Era necesario, frente al movimiento anticolonial, hacer retroceder los precios y mantener las condiciones para la acumulación de capital. El problema no es el neoliberalismo como tal; es solo un síntoma. El problema es el capitalismo. 

Una conclusión de su argumento es que los movimientos progresistas en el Norte Global deberían priorizar la alineación con los movimientos en el Sur Global. 

J.H. Lo triste es que los gobiernos progresistas de las décadas de 1960 y 1970 han sido desmantelados en su mayoría, por lo que ya no podemos mirar atrás, aunque nuevamente hay algunas excepciones. En su lugar, tenemos que mirar a los movimientos sociales. Y hay miles de ellos. Necesitamos construir alianzas con los movimientos y organizaciones que respaldaron el acuerdo de Cochabamba y que hoy impulsan su espíritu, como el movimiento de soberanía alimentaria de la Vía Campesina y movimientos indígenas como los que están detrás del Red Deal

Un análisis similar se puede encontrar en otros documentos del Sur Global como la Declaración de Managua y la Declaración de Anchorage. Prácticamente todas las declaraciones importantes que han venido de los movimientos del Sur Global tienen el mismo mensaje: la economía mundial es de naturaleza imperialista y la crisis ecológica es su consecuencia. La política verde en el Norte Global necesita lidiar con este análisis y alinearse con las demandas de los movimientos del Sur.

Hablas de un Global Green New Deal. ¿En qué se diferencia del marco habitual del Green New Deal?

J.H. Hay varias diferencias clave. La primera es que la justicia climática global requiere que las naciones más ricas se descarbonicen mucho más rápido que las más pobres. Sabemos que debemos reducir las emisiones a cero para 2050 para mantenernos por debajo de 1,5 grados. Pero este es un objetivo promedio global. Los países ricos necesitan descarbonizarse mucho más rápido que esto, dada su contribución desproporcionada al problema. Entonces, un Global Green New Deal centraría este principio básico de justicia climática. 

La segunda diferencia es que un Global Green New Deal reconoce que la crisis ecológica es algo más que el clima. El uso de recursos, tanto de dónde se obtienen como de cuánto se consume, también es un problema. Un Global Green New Deal debe abordar el exceso de consumo de recursos en el Norte. Podemos reducir el uso de recursos en las naciones ricas de manera bastante drástica y al mismo tiempo satisfacer las necesidades humanas a un alto nivel mediante la reducción de formas de actividad económica que son socialmente menos cruciales. Coches de gama alta, moda rápida, jets privados, publicidad, obsolescencia planificada, el complejo industrial militar… hay grandes porciones de producción que se organizan principalmente en torno al poder corporativo y el consumo de élite y que, en realidad, son irrelevantes para las necesidades humanas. 

Lo tercero que hay que entender es que la energía renovable no surge de la nada. Los paneles solares, las turbinas eólicas y las baterías de litio tienen una base material, la mayoría de las cuales se extraen del Sur Global de formas que son ecológica y socialmente dañinas. Entonces, necesitamos continuar con la transición energética, sí. Pero si seguimos buscando el crecimiento al mismo tiempo, tenemos un problema, porque más crecimiento significa más demanda de energía, y eso significa más presión sobre los recursos del Sur Global, lo que dañará cada vez más a las comunidades que ya están siendo afectadas por el extractivismo. Por el contrario, si las naciones ricas abandonan el crecimiento como objetivo y reducen la demanda de energía, la transición será menos destructiva. Si queremos que la transición energética sea ecológicamente coherente y socialmente justa, necesitamos el decrecimiento.

Prácticamente todas las declaraciones importantes que han venido de los movimientos del Sur Global tienen el mismo mensaje: la economía mundial es de naturaleza imperialista y la crisis ecológica es su consecuencia.

En Europa, las instituciones de la UE se están tomando mucho más en serio las cuestiones climáticas y ecológicas y están poniendo en marcha algunas políticas prometedoras. Al mismo tiempo, no estamos hablando de avanzar hacia una economía decreciente ni nada por el estilo. 

¿Cómo ves la incorporación de temas verdes?

J.H. Cada vez es más claro que probablemente no podremos mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados sin un decrecimiento en el Norte Global. Y, sin embargo, en este momento esto no es parte de la discusión de políticas, y parece poco probable que las instituciones existentes tomen voluntariamente los pasos que se requieren. Para eso, vamos a necesitar una gran movilización política.

Dicho esto, claramente hay algunos círculos dentro de estas instituciones que están interesados en ideas radicales y hacen todo lo posible para convertirlas en políticas. El Parlamento Europeo aprobó una moción este año pidiendo que el uso de recursos críticos se reduzca a niveles sostenibles. Es una demanda muy radical. Queda por ver si la Comisión Europea lo pone en la práctica política o no. Pero esto indica que hay posibilidades dentro de estas instituciones. Necesitamos un enfoque de doble frente: trabajar con esas fuerzas dentro de las instituciones tanto como sea posible, pero, al mismo tiempo, organizar fuertes movilizaciones para impulsar la agenda desde el exterior y tomar el poder donde sea necesario y donde sea posible.

¿Cómo debería ser la solidaridad transnacional en la práctica para los partidos y movimientos?

J.H. Un paso clave es reconocer que para mantener las condiciones para la acumulación de capital y el crecimiento en el Norte Global, cualquier concesión hecha a las demandas de la clase trabajadora en el Norte Global se compensa con la compresión del ingreso y el consumo en el Sur Global. Solidaridad con el Sur Global significa reconocer este hecho y presionar por una economía poscapitalista y de poscrecimiento en el Norte Global, para eliminar esta presión brutal. No hay forma de evitarlo y, sin embargo, desafortunadamente no es parte de nuestro discurso en este momento.

Nuestro discurso actual ve la crisis ecológica como un problema de tecnología. Este es un análisis muy superficial del problema. Por el contrario, los movimientos sociales del Sur Global tienen claro que la crisis está siendo impulsada por el capitalismo y el imperialismo. El primer paso es leer sus documentos, escuchar sus demandas y luego respaldarlas en nuestro discurso público. El segundo paso es llamar la atención sobre sus movimientos y alinearse con sus demandas en las negociaciones internacionales, como la COP. La solidaridad trata de poner sobre la mesa sus ideas y alinearse con sus demandas.

Muchos partidos verdes y de izquierda pueden compartir su análisis, pero evitan la retórica anticapitalista o antiimperialista explícita. Por un lado, les preocupa ser demasiado radicales, pero tampoco están convencidos de que estas palabras le lleguen a la gente. 

¿Cómo abordaría estas consideraciones?

J. H. Entiendo de dónde vienen y comparto sus preocupaciones. Pero no tenemos tiempo para chapucear. Necesitamos un análisis preciso. Sabemos cuál es ese análisis, y deberíamos comenzar una conversación al respecto. ¿Para qué sirve un partido político si no es para introducir nuevas ideas y orientarnos en una nueva dirección?

Necesitamos más coraje de los partidos en este frente. Pero también necesitamos que los movimientos sociales estén a su lado, abriendo la ventana de Overton y haciendo posible que estas conversaciones se lleven a cabo. Ha habido políticos que me han dicho: “Creo en estas demandas, pero no puedo decirlas porque no hay un electorado popular para ello. Construye un distrito electoral popular y estaré allí”. Nuestros movimientos sociales aún no están allí, por lo que debemos expandirlos. Esta es la construcción de un movimiento clásico; políticos empujando las cosas desde un lado y movimientos sociales haciendo las cosas pensables en las calles. Se alimentan mutuamente. Ese es el doble acto que necesitamos.

Cuando se trata de lo que los políticos pueden y no pueden decir, no creo que deban usar la palabra “decrecimiento”. Creo que decrecimiento es una palabra útil porque es honesto. Pero para aquellos que eligen no usarlo por cualquier motivo, está bien. Lo que importa es que los principios se reflejen en las políticas. Entonces puedes llamarlo como quieras.

El decrecimiento es un término académico pero las políticas son muy concretas: viviendas públicas de calidad y bien aisladas, por ejemplo. ¿Quizás el programa hablaría más con la gente que la idea?

J.H. Si, absolutamente. La mayoría de las personas en el Norte Global se beneficiarían de una transición a una economía eco-social. Hacemos un llamamiento a reducir la producción innecesaria y acortar la semana laboral. Pedimos una distribución de la renta radicalmente más justa. Pedimos una garantía de empleo climático y una renta básica. Hacemos un llamamiento a los servicios públicos universales y la desmercantilización de la vivienda. Esta es la historia que debemos contar para que la gente común se una. Recuerde, hay pobreza real en los países ricos. Muchas personas viven en viviendas precarias y apenas pueden pagar el alquiler. En los EE. UU., la gente no puede pagar la atención médica y la educación. El programa que pide el movimiento decrecentista responde a estas preocupaciones sobre la inseguridad bajo el capitalismo. Necesitamos ayudar a las personas a imaginar cómo sería la alternativa.

Los partidos verdes a veces piensan que la batalla es conseguir que la clase trabajadora se sume. Esto ilustra un problema real: ¡la clase trabajadora no está a bordo porque las políticas verdes no les hablan! Así que cambia tus políticas, cambia tu narrativa. Se habla acerca de cómo vamos a desmercantilizar la economía social central, hacer de la vivienda un bien público, garantizar el acceso universal a los medios de subsistencia y los recursos necesarios, sacar de la mesa la cuestión del empleo. Entonces podemos hablar de reducir la producción innecesaria. Las únicas personas que están en contra de estas ideas son la clase capitalista. El obstáculo no es la gente común. El obstáculo es el capital. Ese es el terreno en el que debemos luchar.

Traducción: Francesc Sardà

https://www.greeneuropeanjournal.eu/degrowth-is-about-global-justice/

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *