Ecologización del sistema de activos de garantía del Eurosistema

El Banco Central Europeo anunció que revisaría su marco de garantías para integrar las consideraciones climáticas. Sin embargo, este anuncio exige medidas concretas para hacer frente a la persistente sesgo del carbono

Reclaim Finance

En julio de 2022, el BCE anunció que actualizaría su sistema de activos de garantía para integrar consideraciones climáticas. Este anuncio se hizo eco de los numerosos llamamientos para dejar de conceder ventajas indebidas a los activos vinculados a empresas intensivas en carbono, incluidas las que desarrollan nuevos proyectos de combustibles fósiles. Sin embargo, esta revisión corre el riesgo de fracasar si no se adopta un enfoque preventivo, por el que se tengan en cuenta las actividades de las empresas y no simplemente los riesgos. En última instancia, la ecologización del marco de activos de garantía del Eurosistema requiere restringir la admisibilidad (especialmente con exclusiones) y asociar el valor de los activos admisibles a la intensidad de carbono de la empresa (utilizando niveles de recorte).

Los activos de garantía son un elemento esencial de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Son garantías que los bancos comerciales deben pignorar cuando obtienen préstamos del banco central en caso de que no puedan devolverlos (1). El marco de activos de garantía del Eurosistema (ESCF) define las normas relativas a la admisibilidad de los activos (qué activos pueden pignorarse como garantía) y la valoración de los activos admisibles (qué tipo de descuento, o haircut, se aplica al activo cuando se pignora como garantía, aplicándose a los activos de mayor riesgo un tipo de descuento más elevado y viceversa).

En julio de 2022, el Banco Central Europeo anunció que revisaría su marco de garantías para integrar las consideraciones climáticas (2). Sin embargo, este anuncio exige medidas concretas para hacer frente a la persistente sesgo del carbono.

Abandonar el sesgo del carbono por un enfoque preventivo

En la actualidad, el Marco de activos de garantía del Eurosistema (ESCF) favorece los activos emitidos por empresas con altas emisiones de carbono. Este “sesgo del carbono” afecta a dos mecanismos interrelacionados: la elegibilidad y los recortes. En primer lugar, los activos de emisores intensivos en carbono (incluidas las empresas de combustibles fósiles) representan una parte desproporcionadamente alta de los activos admisibles en comparación con la contribución de estas empresas a la economía de la UE (3). Esto se debe a que los riesgos climáticos no se reflejan adecuadamente en los criterios de riesgo en los que se basa la admisibilidad. En segundo lugar, los activos de empresas con elevadas emisiones de carbono también tienden a beneficiarse de recortes más bajos (4). Los recortes bajos indican a los mercados financieros que estos activos son de bajo riesgo y, por tanto, resultan más atractivos para los bancos que los activos de otras empresas potencialmente menos contaminantes.

A pesar de la revisión en curso del marco de garantías, es poco probable que se apliquen criterios estrictos contra las empresas intensivas en carbono, en parte debido al enfoque centrado en el riesgo adoptado, que no tiene en cuenta los riesgos complejos y a más largo plazo. El enfoque basado en el riesgo es intrínsecamente defectuoso, ya que la cuantificación de tales riesgos es inexacta y suele favorecer la evitación de perturbaciones del mercado a corto plazo a expensas de los riesgos climáticos a más largo plazo, potencialmente catastróficos e irreversibles (6). Por lo tanto, se justifica un enfoque preventivo que se centre en el rendimiento climático y las actividades de los emisores de garantías.

Restringir la elegibilidad y aumentar los recortes

En la práctica, abordar el sesgo del carbono implica cambiar las normas que definen qué activos de garantía son admisibles y cómo se valoran los activos de garantía (es decir, su recorte). Históricamente, la lista de activos admisibles cuenta con varios activos de empresas intensivas en carbono, incluidas empresas que siguen desarrollando proyectos de combustibles fósiles en contra de las recomendaciones de los expertos (7). El BCE anunció su intención de limitar la proporción de activos emitidos por entidades con “una elevada huella de carbono” que pueden pignorarse como garantía para finales de 2024. Sin embargo, existe mucha incertidumbre sobre qué definirá “huella de carbono elevada” y si el límite dará lugar a exclusiones de facto de activos vinculados a empresas cuyas actividades son siempre perjudiciales (8).

Además, a pesar del anuncio de julio de 2022 de que tendría en cuenta el clima a la hora de valorar las garantías admisibles, el BCE devolvió la valoración de las garantías al nivel anterior a la pandemia sin ningún ajuste en diciembre de 2022 (9). Para ofrecer una descripción exacta del impacto climático del emisor, el BCE debería tener en cuenta (a) las métricas climáticas de la empresa (es decir, las emisiones de gases de efecto invernadero) y (b) si la empresa realiza actividades intensivas en carbono.

Tanto la restricción de la admisibilidad como el ajuste de los recortes en función de consideraciones relacionadas con el clima podrían llevarse a cabo sin menoscabar la capacidad del BCE para conceder créditos a los bancos. Además, se enviaría una señal clara a los mercados de que los activos de las empresas que utilizan combustibles fósiles y otras actividades intensivas en carbono no son tan valiosos como los de las empresas que utilizan combustibles fósiles y otras actividades intensivas en carbono.

Tanto la restricción de la admisibilidad como el ajuste de los recortes en función de consideraciones relacionadas con el clima podrían llevarse a cabo sin menoscabar la capacidad del BCE para conceder créditos a los bancos. Además, se enviaría una señal clara a los mercados de que los activos de las empresas que utilizan combustibles fósiles y otras actividades intensivas en carbono no son tan valiosos como los de las empresas que utilizan combustibles fósiles y otras actividades intensivas en carbono.

Ver informe completo

TRaducción del artículo https://reclaimfinance.org/site/en/2024/01/12/greening-the-eurosystem-collateral-framework/

Referencias:

  1. European Union, Protocol (No 4) on the statute of the European System of Central Banks and of the European Central Bank
  2. European Central Bank press release, ECB takes further steps to incorporate climate change into its monetary policy operations, 4 July 2022. 
  3. Dafermos, Y., Gabor, D., Nikolaidi, M., van Lerven, F., Greening collateral frameworks, August 2022. 
  4. Dafermos, Y., Gabor, D., Nikolaidi, M., Pawloff, A., van Lerven, F., Greening the Eurosystem collateral framework: How to decarbonise the ECB’s monetary policy, March 2021. 
  5. European Central Bank press release, ECB takes further steps to incorporate climate change into its monetary policy operations, 4 July 2022. 
  6. Reclaim Finance, Positive Money, ReCommon, New Economics Foundation, Public Citizen, Banktrack, Climate Safe Lending Network, Greenpeace, The Green Swan Toolkit: Four Priorities to ensure financial stability in the age of climate change, May 2021. 
  7. The list of eligible assets is available on the ECB website
  8. See for example how WWF categorizes harmful activities in its Central Banking and Financial Supervision Roadmap, November 2022. 
  9. European Central Bank press release, ECB reviews its risk control framework for credit operations, 20 December 2022. 
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *