La extracción de materias primas podría aumentar un 60% para 2060, y hacer que la minería sea “más ecológica” no evitará el daño

Reducir los sectores de lujo y despilfarradores, como los SUV, la aviación y la moda rápida, liberaría materiales críticos para la transición verde.

Gareth Dale

El emblemático informe de las Naciones Unidas sobre Perspectivas de los Recursos Mundiales es el retrato de un gigante. El Panel Internacional de Recursos de la ONU, que será publicado a finales de este mes, destaca cómo el consumo global de materias primas, que se ha cuadriplicado desde 1970, aumentará otro 60% para 2060.

La tecnosfera (la totalidad de los productos fabricados por el hombre, desde los aeropuertos hasta las estructuras Zimmer) ya es más pesada que la biosfera. Desde la década de 2020 en adelante, el peso del cuerpo extendido de la humanidad (los caparazones de hormigón que nos mantienen protegidos, las alas de metal que nos hacen volar) ha superado el de toda la vida en la Tierra. Producir este volumen de cosas contribuye en gran medida al calentamiento global y la acidificación de los océanos, y a la rápida extinción de plantas y animales.

Como lo explica el informe de la ONU, las actividades extractivas que se esconden detrás del hormigón, el metal y otros materiales que utilizamos están alterando el equilibrio de los ecosistemas del planeta. La industria minera requiere la anexión de grandes extensiones de tierra para su extracción y transporte; su consumo de energía se ha más que triplicado desde la década de 1970.

Esa curva ascendente continuará. La demanda de materiales está aumentando, la calidad de minerales como el cobre está disminuyendo y las minas más profundas y remotas requieren energía adicional para su extracción. Se cavarán más filones y se moverán más montañas para crear fortunas para algunos, mientras muchas regiones, sobre todo en los países en desarrollo, se convierten en zonas de sacrificio.

Materias primas críticas

La atención se centra cada vez más en una clase particular de material. Las materias primas “críticas” y “estratégicas” son aquellas que enfrentan riesgos de suministro, ya sea por su escasez o su concentración geográfica, y que las principales potencias necesitan para sus sectores militares y para obtener ventajas competitivas en las industrias tecnológicas. En este momento, la carrera por materiales críticos es geopolítica: cada gran potencia quiere asegurarse el suministro en los países aliados.

Las materias primas críticas también son indispensables para la transición verde. La UE, por ejemplo, considera que el níquel es un material estratégico debido a su papel en las baterías.

Una turbina eólica puede requerir nueve veces más aportes minerales que una típica central eléctrica alimentada por gas, mientras que un vehículo eléctrico medio contiene entre seis y diez veces más que su homólogo convencional, según el informe de la ONU que se publicará el 26 de febrero.

Nada de esto significa que una economía verde utilizaría mayores cantidades de materiales que la actual basada en combustibles fósiles. El consumo de energía debido a la demanda de minerales para las tecnologías de transición energética es eclipsado por el que surge de la demanda de minerales para el resto de la economía.

No obstante, la demanda de minerales de la transición energética aviva el auge minero en sectores como el cobre y el litio.

Minería urbana

La minería debe cambiar para reducir su impacto ambiental. Por el lado de la oferta, se puede acelerar la recuperación de minerales de los desechos, por ejemplo, obligando a los minoristas a ofrecer recogidas de residuos electrónicos domésticos que puedan enviarse para un mejor reciclaje.

Hay margen para la minería urbana: por ejemplo, localizar cobre de cables eléctricos subterráneos inactivos o recuperar elementos de residuos de construcción, aguas residuales, cenizas de incineradores y otras zonas de basura.

Sin embargo, en la práctica, el uso de materiales secundarios en comparación con los recién extraídos está disminuyendo. Las tasas de recuperación de minerales procedentes del reciclaje siguen siendo bajas. Otro estudio de la ONU sobre 60 metales encontró que la tasa de reciclaje para la mayoría de ellos estaba por debajo del uno por ciento.

El sistema económico actual hace que la minería extractiva sea más barata y más fácil que la minería urbana. La minería extractiva implica la compra de tierras baratas, a menudo en países en desarrollo.

Esa tierra es excavada, pulverizada y procesada en un flujo simple que es susceptible de operaciones intensivas en capital. Por el contrario, la minería urbana suele requerir mucha mano de obra y requiere una regulación compleja y aplicada por el Estado de los flujos de residuos.

La minería urbana sufre la negativa de los gobiernos a trasladar los impuestos del trabajo al “uso de recursos no renovables”, como recomendó en 2006 Walter Stahel, uno de los creadores del concepto de economía circular. Hasta que se introduzcan regulaciones e impuestos sólidos, todas las formas de la economía circular corren el riesgo de desencadenar efectos de rebote.

Por lo tanto, lanzar más materiales al mercado reduce los precios, lo que tiende a acelerar el crecimiento económico, aumentar el consumo de energía y proliferar los daños ambientales. En resumen, no hay nada intrínsecamente “verde” en la minería urbana o la economía circular. El potencial progresivo de todos estos programas de ingeniería se rige por el marco político-económico.

¿Está la respuesta en el decrecimiento?

La insuficiencia de los programas de ingeniería y de crecimiento verde ha contribuido al creciente interés en las estrategias de “decrecimiento”. Este término no pretende sugerir que todos los sectores económicos deban contraerse, sino que para que las relaciones sociedad-naturaleza recuperen cierto equilibrio, el uso global insostenible de materiales y energía debe reducirse radicalmente y de manera igualitaria.

A medida que la escala de la crisis ambiental se vuelve más desalentadora, incluso las voces moderadas (no las que apoyan el decrecimiento) han reconocido que ciertos sectores, como el transporte marítimo y la aviación, tendrán que reducirse prácticamente a cero en los próximos 20 o 30 años.

¿Qué significa esto para los minerales críticos? Según Jason Hickel, defensor del decrecimiento, se deben forjar medios políticos para planificar los sectores prioritarios.

Reducir los sectores de lujo y despilfarradores, como los SUV, la aviación y la moda rápida, liberaría materiales críticos para la transición verde. “Las fábricas que producen SUV podrían producir paneles solares”, sugiere Hickel. “Los ingenieros que actualmente están desarrollando aviones privados podrían trabajar en la innovación de trenes y turbinas eólicas más eficientes”.

Estos ejemplos prácticos resaltan la posibilidad de que las predicciones actuales de un rendimiento de materiales totalmente insostenible para 2060 puedan al menos revisarse a la baja.

https://theconversation.com/extraction-of-raw-materials-could-rise-60-by-2060-and-making-mining-greener-wont-stop-the-damage-222818?

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *