Doblas-Reyes: “En dos años podremos realizar hojas de ruta por el clima de forma automática”

“Hay que realizar auditorías de descarbonización a todos los niveles de las administraciones, como se hace con la contabilidad económica”, dice uno de los autores destacados del IPCC, el grupo de especialistas climáticos de la ONU

JORDI VILARDELL GÓMEZ*

Francisco Doblas-Reyes trabaja desde hace 20 años en predicciones climáticas a medio plazo .

Contribuyó a desarrollar los modelos de predicción pioneros que sentaron las bases de los modelos complejos actuales, cuando trabajó, durante 10 años, en el Centro Europeo de Predicciones Meteorológicas en Medio Plazo , en Reino Unido.

Francisco Doblas-Reyes esta semana, en la sede del BSC-CNS, Barcelona

Desde 2014 dirige el Departamento de Ciencias de la Tierra del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS).

Jordi Vilardell: El BSC es uno de los cuatro centros avalados por la Organización Meteorológica Mundial para realizar predicciones a veinte años, junto con los centros meteorológicos alemán, canadiense y británico. Y en enero el BSC ha pronosticado que en 2024 existe una probabilidad del 74 % de que la temperatura media mundial supere por primera vez el umbral de 1,5 ºC.

Francisco Doblas-Reyes: Por primera vez tenemos una probabilidad de más del 50% de sobrepasar el 1,5 ºC de calentamiento, respecto al período preindustrial. En 2023 nos quedamos en unos 1,48 ºC. Pero superar los 1,5 ºC en 2024 no significa superar los 1,5 ºC de forma permanente, para eso habría que superarlos como media de veinte años.

La previsión también es que en 2029-2033 podríamos llegar a los 1,56-1,81 ºC, y el IPCC dice que a partir de 1,7 ºC será muy difícil volver por debajo de los 1,5 ºC.

FDR : A partir de 1,7 ºC volver a estabilizar la temperatura por debajo de 1,5 ºC requeriría esfuerzos enormes…

En el ámbito político se acepta que sobrepasaremos los 1,5 ºC, que habrá overshoot , pero queremos volver a estar por debajo de 1,5 y eso sólo se puede conseguir capturando CO2 de una u otra forma.

Algo que no sabemos hacer de forma masiva.

FDR : No lo sabemos hacer de forma masiva y además para poder hacerlo primero hay que dejar de emitir y después empezar a capturar. Se pueden hacer ambas cosas en paralelo, pero mejor empezar por dejar de emitir que parece mucho más fácil.

¡Pero hay tantos factores y contribuyentes a las emisiones de CO2 y de metano y que es muy difícil una solución sencilla, porque no existe todavía una solución implementable a escala global!

El Acuerdo de París establece llegar a cero emisiones “a lo largo de la segunda mitad del siglo”. Esto puede hacer pensar que el objetivo es el año 2100, cuando el objetivo es estabilizar el calentamiento muy por debajo de los 2 °C, y hacer todo lo posible para limitarlo a 1,5 °C, como dice el ‘Acuerdo de París.

FDR : Sí, es así. Y para no superar los 1,7 ºC , ya desde los años 30, lo primero que debemos hacer es dejar de emitir todos, no sólo Europa y Estados Unidos, todo el planeta. Y no es viable a corto plazo, como estamos viendo en los últimos años…

Y a consecuencia del continuo incremento de la temperatura, a escala regional pueden haber sorpresas, porque la información disponible sobre algunos aspectos del sistema climático es muy limitada.

Sorpresas buenas y malas.

FDR : ¡Buenas y malas! Hay que adaptarse teniendo en cuenta lo que dicen los modelos, pero cuando piensas en los riesgos debes pensar que además de la información que tenemos existen otros riesgos posibles, algunos particularmente malos.

MareNostrum 5, el supercomputador del BSC-CNS inaugurado el diciembre del 2023 (BSC-CNS)

La supercomputación ha sido fundamental para comprender el calentamiento global, y ahora tenemos dos familias de modelos: unos complejos, como los que hizo en el BSC y utiliza el IPCC, que investigan lo más probable; y otros simplificados, que nos permiten investigar los límites planetarios.

FDR: Sí, son dos familias de modelos complementarias. Los simplificados tienen poca resolución y no permiten saber qué pasará en Cataluña o en la Península Ibérica, porque en estos modelos sólo son un punto, pero requieren menos computación y permiten introducir muchos componentes que ahora no entendemos muy bien, permiten explorar futuros posibles a medio y largo plazo.

Con los modelos complejos esto no puedes hacerlo, porque tienen tanta resolución, tantos puntos, requieren tanta computación para resolver las ecuaciones, que debes reducir el período de tiempo que quieres estudiar o el número de componentes.

Las sorpresas climáticas quedan en medio de ambos tipos de modelos. Los simplificados nos ayudan, por ejemplo, a explorar el hielo antártico, que es fundamental para la circulación oceánica, pero que no entendemos muy bien porque tenemos pocos datos, sólo lo observamos desde los años 80, que hay satélites dedicados y sólo en superficie.

Sabemos que grandes masas de hielo de los glaciares antárticos están deslizándose hacia el mar.

FDR : Sí, pero tenemos una gran incertidumbre sobre cómo se comportarán las grandes masas de hielo cercanas al océano antártico.

No sabemos qué ocurre con las masas de hielo que hay en el océano enganchadas al continente, no flotante. Kilómetros cuadrados de hielo pegados al continente, con una altura de 500 m sobre el océano. El ritmo al que se despeguen del continente depende de la temperatura del agua que hay debajo, pero no sabemos cómo se comporta esta temperatura, ni qué hace que suba o baje, porque tenemos pocas observaciones de la corriente circumpolar antártica. Y no tenemos observaciones de lo que es lo más importante: el agua oceánica que hay bajo el hielo antártico. Y tampoco sabemos qué es lo que necesitamos para poder reproducir todos los procesos de esa zona.

Podemos esperar sorpresas enormes de lo que ocurra aquí, por cambio repentino en la circulación oceánica, por aporte de agua dulce que cambie la estratificación del océano, por colapso inesperado de los acantilados de hielo en las zonas cercanas al mar … Y esto son sólo algunos ejemplos.

Algunas de las soluciones que quisiéramos tener no las esperamos para las próximas décadas, como la captura de CO2 en la escala necesaria o la fusión nuclear, que sigue estando a 3-5 décadas.

FDR : Como hace cinco décadas… Y como no tenemos las herramientas para mitigar al ritmo necesario, debemos adaptarnos, y para adaptarnos necesitamos información.

En 2003 una ola de calor en Europa mató prematuramente a decenas de miles de personas. Desde entonces ha habido olas de calor similares y la mortalidad nada tiene que ver. La gente se ha puesto aire acondicionado, hay mucha más información sobre las personas más vulnerables, los servicios sociales son más conscientes… Seguramente han sido medidas puntuales que han sido suficientes para bajar la mortalidad, ocurre en muchos lugares del planeta.

Concienciar, comunicar los riesgos del calentamiento global, hace que la gente se vaya adaptando a una realidad cambiante. Es ahí donde podemos hacer más. Nos preguntan: “¿Qué podemos hacer?” Pues, emitir menos, tomar el tren todo lo que puedas, caminar… pero también adaptarse, hay que pedir a los ayuntamientos: “ponme vegetación en este parque, que un parque de cemento no me va bien”.

Aún se siguen decidiendo muchas infraestructuras con mentalidad de los 80.

FDR : Sí. Badalona es un ejemplo paradigmático: 250.000 habitantes y el ayuntamiento rechaza la zona de bajas emisiones, que es algo que afecta directamente a la población: ¡los niños en el patio de la escuela respiran el dióxido de nitrógeno que emiten los vehículos!

O la construcción en el litoral. En Badalona se sigue construyendo en todo el frente marítimo, y dices: “Es que tendrán que construirte un dique para poder vivir”. La infraestructura que deberá construirse en 30-50 años para salvar estos edificios hay que pensarla ahora. Los pisos que hacen junto al Pont del Petroli estarán dentro de 100 años. Imagina que empiezan a inundarse los garajes. La gente se venderá estos pisos y vendrá gente que pagará menos, pero los pisos se seguirán ocupando, no desaparecerán, ¡eh!

¿Qué decisiones concretas piensas que deberían tomarse ahora para prevenir los peores escenarios en los próximos años y décadas?

FDR : Mitigar seguro, pero es muy complejo…

Pero partiendo de que las circunstancias son las que son, ¿cuál sería tu Carta a los Reyes Magos?

FDR : Mi carta a los Reyes sería tener un plan estratégico a medio plazo, a nivel Generalitat y a nivel de Estado, y que se integre toda la información en el currículum escolar, en formación para adultos y en todos los niveles del administración.

¿Que cada administración incorpore la perspectiva climática en sus planes?

FDR : Sí, ahora todo pasa por delante y al final nunca es una prioridad para la administración. El mundo de la empresa no me preocupa en absoluto, es mucho más flexible, se está adaptando a las evidencias que afectan a su negocio y muchos ven oportunidades de reducción de gastos o de nuevos mercados.

Y puedes regularlo con leyes.

FDR : Sí, el regulador puede dirigirlo. Pero las administraciones necesitan una campaña de información y educación para ser conscientes de lo que nos estamos jugando en su ámbito.

La gente necesita saber en qué sentido debe adaptarse. Es necesaria una campaña con gente especializada que vaya a cada departamento y trabaje con ellos, ¡pero no una charla! “Me siento contigo y analizaremos cómo se podría hacer las cosas y te contaré cada cosa que haces qué repercusiones podría tener, o qué vulnerabilidad tiene, en relación al calentamiento global”

¿Planes anuales en cada nivel de la administración?

FDR : ¡Sí, una auditoría! En el fondo es una auditoría y a nadie se le ocurriría no realizar cada año una auditoría contable. Si el regulador dice: “Hay que realizar una auditoría anual de los planes de mitigación y adaptación de cada administración” nadie puede escapar. Sólo es una cuestión de recursos: formar una base de gente joven que se dedique primero a informar y ayudar con la regulación, ya continuación se formarán como auditores.

¿Auditores externos?

FDR : A la administración no puedes decirle: “Hazte una autoevaluación” porque no funcionará. Hay que hacerlo como se hace en temas contables, alguien externo audita y después el interventor de la Generalitat dice: “Voy a ver qué ha hecho el auditor y haré un muestreo para ver si la auditoría está bien hecha”.

¿A qué distancia estaríamos de esto?

FDR : Diez años como mucho. Menos si se hace bien.

Necesitamos hojas de ruta…

FDR : Sí… Guías, muchas guías… Debemos ser conscientes de que puede ser peor de lo que pensamos.

Estamos frente a una campana de Gauss de probabilidades estadísticas.

FDR : Pero los márgenes no los vemos. Tienes la campana de Gauss, pero te han tapado los bordes y no ves lo que hay más allá. Y lo que hay más allá sólo tiene que ocurrir una vez para que cambie todo. Como cuando vas en coche…

También puede ocurrir que haya una tecnología disruptiva que tenga un desarrollo inesperado y escalable que te lo cambie todo, como la fusión nuclear, porque de repente tienes energía ilimitada y casi gratis. Pienso que realmente es la única forma de que podemos cambiar todo esto.

Con la inteligencia artificial ha pasado, hace 5-10 años era inesperada, y de repente ha explotado y estamos en una revolución.

También ocurrió con internet y con la telefonía móvil.

FDR : Descubrimientos que parece que no van a pasar nunca. En inteligencia artificial había gente trabajando desde los años 50, se pasaron allí toda la vida y nunca acabó de explotar y, de repente, en un período de 2-3 años, unos descubrimientos clave y una revolución. Y fue la supercomputación la que hizo esto posible.

En el BSC trabaja en proyectos de inteligencia artificial aplicada al calentamiento global. ¿Cuándo tendrán algún resultado?

FDR : En 2 años tendremos bastantes ejemplos para utilizarla. Por ejemplo: cómo realizar informes automáticos, respondiendo a preguntas concretas de usuarios que necesitan evaluar riesgos y mecanismos de adaptación.

¿Planificar la adaptación?

FDR : Podría ser. Estamos haciendo un modelo de lenguaje similar a ChatGPT para que responda preguntas de forma más informada. Ahora si haces en ChatGPT una pregunta sobre cómo hacer un plan de adaptación a los riesgos climáticos, por ejemplo en Manresa, te da una respuesta muy genérica. Esto no significa que los modelos de lenguaje no sean útiles, sino que no se han entrenado en este tipo de problemas.

¿En 2026 una administración podrá tener un apoyo solvente con inteligencia artificial para hacer planes de adaptación?

FDR : Sí, de forma automática.

¿Qué rutas, qué planificación debería realizarse?

FDR : Por dónde empezar. Por ejemplo, dónde conseguir los datos, ejemplos con gráficas de qué información hay disponible.

¿Qué tipo de planificación urbana?

FDR : También. Los sistemas basados ​​en inteligencia artificial pueden hacer cosas increíbles orientadas a servicios, pero cuando quieres un servicio muy específico debes entrenarlo.

El sistema político funciona en ciclos de 4 años, pero los grandes temas que tenemos están a décadas vista. ¿Deberíamos integrar la evidencia científica a cien años en el sistema político?

FDR : Por ejemplo, la sequía. Estamos pasando por una situación demencial, ¡la gente se está comprando desaladoras! Este problema no va a desaparecer en los próximos dos años… Y la siguiente gran sequía será más fuerte y durará más.

Quizás habrá unos años de pausa y la gente dirá: “¡No hay por tanto!”

FDR : Es un problema estructural e irá a más. El Parlamento debería decir: “Por este problema dejamos de lado las diferencias. Esto es la supervivencia de Catalunya y depende de cómo abordemos este problema de forma integrada”.

¿Planificación a décadas vista?

FDR : ¡Claro, para los próximos cincuenta años! Y empezar explicando a la población que nos estamos jugando el futuro. Todos estamos jugando el futuro.

  • Jordi Vilardell, Periodista de TV3 especialitzat en crisi climàtica i de biodiversitat

https://www.ccma.cat/324/doblas-reyes-en-dos-anys-podrem-fer-fulls-de-ruta-pel-clima-de-forma-automatica/noticia/3287423/?ext=SM_WP_F4_CE24_

Traducción: Teresa Abril

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *