¿“Tarifas y Dividendo” o “Cuotas Negociables de Energía”?

¿“Tarifas y Dividendo (Fee and Dividend (F&D))” o “Cuotas Negociables de Energía (Tradable Energy Quotes (TEQs))”? Después de la COP21 de París, ¿cómo debería ser una política climática efectiva?

 

Este post forma parte de la recopilación no cronológica de diferentes documentos y artículos, todos ellos relativos a diversas modalidades de impuestos sobre el carbono, que han sido publicados por distintos autores y asociaciones, aportando diferentes perspectivas y alternativas para conseguir el control de los gases de efecto invernadero.

Traducción del artículo de  Shaun Chamberlin  21/12/2015

Acabamos de enviar nuestro   boletín informativo Fleming Policy Centre  , con reflexiones sobre la cumbre climática de París. Conclusión:   no es bueno . En palabras de la autora Naomi Klein, “Nuestros líderes se han mostrado dispuestos a incendiar nuestro mundo” .

Mientras tanto, los principales medios de comunicación parecen estar haciendo todo lo posible para que el mundo vuelva a dormir. Un exaltado titular de primera plana que encontré en   The Observer  proclamaba:

Los líderes mundiales califican el acuerdo climático de París como “un gran salto para la humanidad”: casi 200 países firman un compromiso histórico de mantener las temperaturas mundiales en un máximo de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales “.

El mismo artículo concluye en la pg. 9, con una mención escondida que:”no habrá ninguna obligación legal para los países de reducir las emisiones”.

En realidad, la buena noticia se encuentra en otra parte, con un número cada vez mayor de gente común y corriente dándose cuenta de que nuestro futuro está siendo destruido en nuestro nombre . En la edición impresa del periódico, sin embargo, una pequeña voz de la cordura se coló en un recuadro lateral, en el que el climatólogo James Hansen hacía un comentario sobre el acuerdo:”Es realmente un fraude, una falsificación”.

Pero si somos tan desdeñosos con lo que la política global está produciendo, entonces quizás es justo preguntarnos qué es lo que querríamos ver en su lugar. Hansen, mi héroe desde hace mucho tiempo, aboga por las “Tarifas y Dividendo (Fee & Dividend)” – un impuesto sobre el carbono cuyos ingresos se pagan a la población de la nación que lo implementa. Y el reciente  artículo revisado por pares que dirigí sobre este tema ( ahora el más leído en la historia de la Gestión del Carbono) aboga por los  TEQs – un sistema de racionamiento de carbono con raciones gratuitas para la población de la nación que lo implementa.

Jim y yo, de hecho, hemos estado discutiendo estas alternativas a través de correos electrónicos muy ocasionales desde que le escribí por primera vez en 2008 (y Citizen’s Climate Lobby UK abrió la misma discusión en Facebook a principios de este año), pero parece el momento adecuado para ampliar la conversación.

Mi esperanza es que podamos o bien estar de acuerdo en cual de los dos enfoques es preferible o -quizás de manera más realista- al menos identificar las circunstancias/objetivos para los que es preferible uno u otro, de modo que sepamos cuándo buscar una herramienta y cuándo utilizar la otra.

Así que, a continuación están las similitudes y diferencias entre los dos enfoques, para su deleite y reflexión. Volveré a enviar el enlace a Hansen y al Citizen’s Climate Lobby para que hagan comentarios, y lo editaré en base a los comentarios recibidos, especialmente si cualquier inexactitud sale a la luz.

¿En qué se parecen?

Empecemos con el por qué ambas TEQs  y I&D son ideas excelentes que representarían una ruptura radical con el status quo.

Ambas son formas de asegurar que la sociedad se toma por fin en serio nuestro reto climático, y que tampoco están de acuerdo con las grandes ganancias inesperadas de las corporaciones que caracterizan a los sistemas existentes de “comercio de derechos de emisión (Cape and Trade) ” ( que no tienen un límite máximo efectivo, y por lo tanto son en realidad simples sistemas de “comercio”). Ambas protegerían a los más pobres de la sociedad a medida que los precios de la energía fuesen subiendo, teniendo así en cuenta el impacto del carbono sobre ellos.

Ambas son también alternativas de movimientos de base al proceso de las Naciones Unidas, cuya última expresión es la cumbre COP21 de París. En lugar de buscar un acuerdo global sobre un tratado global, tanto los EQT como el I&D permiten su adopción por países individuales o por grupos de países. Cualquier país que lo haga introducirá necesariamente aranceles de importación para garantizar que sus fabricantes no se encuentren en desventaja con respecto a sus competidores internacionales (se discute aquí). Y puesto que estos aranceles generarán ingresos para los “países adoptantes” cuando importen mercancías, esto a su vez proporcionará un fuerte incentivo para que los países exportadores apliquen políticas similares, de modo que puedan recaudar esos ingresos, en lugar de dejar que fluyan al extranjero. De esta manera, una política climática efectiva podría extenderse por todo el mundo, sin la necesidad de la aparente imposibilidad de un acuerdo global.

Sin embargo, es importante destacar que ambas también son vulnerables a la falta de ambición política. Ambas requieren la adopción a nivel gubernamental y, por lo tanto, requieren una defensa contra la corrupción y los compromisos con los intereses de los grupos de presión a medida que avanzan hacia la implementación. Y si se adoptara el F&D con un precio de carbono demasiado bajo, o se adoptaran los EQT con un límite de emisiones demasiado alto, ambos llegarían a ser un medio útil para fines inadecuados.

¿Y cuáles son las diferencias esenciales?

Tarifas y Dividendos & Cuotas Negociables de Energía

Ahora veamos dónde difieren. Existen dos decisiones de diseño fundamentales: la elección entre un marco basado en el precio y uno basado en la cantidad, y la elección entre un marco “aguas arriba (upstream)” y uno “aguas abajo (downstream)”.

Por lo tanto, la diferencia esencial entre los marcos basados en el precio y los marcos basados en la cantidad es cuál de las dos variables se ajusta.

Los marcos de políticas basados en los precios (por ejemplo, F&D) actúan para elevar el precio de las compras ricas en carbono en la creencia/esperanza que las reducciones de emisiones resultantes serán suficientes para evitar la catástrofe climática, mientras que los marcos basados en la cantidad (por ejemplo, TEQs) actúan para poner un tope a las emisiones en la creencia/esperanza que los aumentos de precios que esta medida probablemente cause, no causarán una catástrofe económica.

La segunda diferencia radica en los enfoques “aguas arriba” y “aguas abajo”. Estos términos ampliamente usados representan una analogía entre el flujo de agua en un arroyo y el flujo de energía/carbono a través de una economía.

Los defensores de la iniciativa “aguas arriba” (por ejemplo, F&D) quieren regular las pocas docenas de compañías energéticas y de combustibles que introducen carbono en la economía, argumentando que esto es más barato y sencillo que abordar el comportamiento de decenas de millones de consumidores “aguas abajo”. Los defensores de la iniciativa “aguas abajo” argumentan que este compromiso con la población en general es esencial para hacer frente al desafío climático, ya que los EQT proporcionan una forma de conseguirlo  sin necesidad de un seguimiento aguas abajo .

Conclusiones provisionales

Es indudablemente cierto que la política actual favorece los enfoques basados en los precios y los enfoques “aguas arriba”, que representan un desafío mucho menor para el pensamiento dominante actual. Ciertamente, en el contexto político de Estados Unidos, Jim Hansen ha argumentado que los EQT son una opción demasiado radical para que el público estadounidense se la trague. No soy un experto en la escena política estadounidense, así que puede que tenga razón.

Sin embargo, me temo que aquí “se necesita” un cambio más radical en la sociedad. Hay una brecha entre la realidad política y la realidad científica, y deben reconciliarse. En mi opinión, las señales de precios “aguas arriba” no van a ser suficientes, aunque un esquema como el de F&D ciertamente sería un paso más cercano a la cordura que la política actual. Para lograr realmente el cambio requerido, necesitaremos EQTs.

Y puesto que creo que la economía depende totalmente de una ecología que funcione, para mí un límite estricto de emisiones debe ser lo primordial, y el precio de los bienes y servicios debe ser secundario, razón por la cual estoy a favor de un enfoque basado en la cantidad. Tampoco creo que una trayectoria de emisiones a largo plazo pueda establecerse efectivamente a través de un impuesto o tasa solamente.

Creo que Fee & Dividend sería mucho más barato y efectivo que la actual política de carbono, pero el hecho de que los marcos “aguas arriba” son claramente más baratos (y políticamente más fáciles de implementar), creo que esto se debe en parte a que no provocan los cambios fundamentales que se necesitan en la sociedad. Por supuesto, es más sencillo aprobar leyes que sólo afectan a los proveedores de energía, pero las grandes empresas energéticas por sí solas no van a ser capaces de resolver el cambio climático, aunque lo deseen de todo corazón. Ellas abastecen en función de la demanda, y este desafío exige que todos nos comprometamos con la necesidad de cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y nos divertimos.

TEQs, por lo tanto, se basa en el trabajo más reciente en psicología social  , y proporciona  visibilidad a los incentivos intrínsecos   que existen para las empresas, el gobierno, las comunidades y los individuos para colaborar en el desempeño hacia los deseos compartidos a largo plazo de mantener tanto un clima benigno como un acceso seguro a los servicios energéticos esenciales. Los sistemas “aguas arriba” sólo pueden proporcionar una señal extrínseca (precio) para fomentar un comportamiento con bajas emisiones de carbono. En palabras del Comité de Auditoría Medioambiental del Reino Unido (el órgano de supervisión del gobierno británico sobre el medio ambiente):

“ Seguimos convencidos de que las señales de precios por sí solas, especialmente cuando se ven compensadas por los ingresos adicionales procedentes del dividendo, fomentarían un cambio de comportamiento importante comparable al resultante de una asignación de carbono… Sólo se logrará y mantendrá una reducción significativa de las emisiones, con un cambio de comportamiento significativo y urgente “.

En resumen, así, además de sus beneficios compartidos, considero que las ventajas relativas de los dos regímenes son las siguientes:

Tarifa y dividendo: Más barato y rápido de implementar; menos desafiante para la política/mercados;  precio del carbono establecido por el Departamento de Energía .

EQTs: Compromiso más profundo con toda la población basado en principios extraídos de la psicología social; integración coherente y consistente de una perspectiva a largo plazo;  estimulación de la colaboración intersectorial para reducir las emisiones ; un tope de carbono establecido de acuerdo con la ciencia climática.

Como siempre, se trata de esa  brecha entre la realidad científica y la realidad política . A mis ojos, Fee & Dividend representa el camino político menos desafiante hacia el cambio político, y eso es ciertamente atractivo. Sin embargo, mientras que es tentador pensar en la adopción de una cuota o un tope de carbono como una solución en sí misma, el verdadero desafío político es conseguir y mantener la cuota lo suficientemente alta (o lo suficientemente baja) rápidamente para evitar desestabilizar nuestro clima. Lo que a su vez significa la transformación de nuestra sociedad para que pueda prosperar dentro de ese límite. Sin esta transición fundamental hacia una vida con bajas emisiones de carbono, la sociedad comenzará a sufrir graves daños, ya que cualquier política eficaz hará que la energía rica en carbono sea menos accesible, y entonces la presión política para relajar o abandonar cualquier política de este tipo será irresistible.

¿Por qué eso me lleva a los EQT? Bueno, los argumentos y las pruebas completas se exponen en el  documento revisado por pares que recientemente dirigí. Creo que vale la pena echar un vistazo – ha demostrado ser popular, tal vez debido a los extensos esfuerzos que he hecho para mantenerlo más legible de lo que la academia normalmente acostumbra! Pero, en resumen, creo que las EQT están mucho mejor situadas para apoyar y facilitar la profunda descarbonización necesaria -y, por tanto, para defender su viabilidad política a largo plazo- que un aumento del precio del carbono.

Esto se debe a que se ha demostrado que  es más popular entre el público  (debido a su imparcialidad y eficacia); porque destruye de golpe la imposible tensión política entre la necesidad de mantener los precios de la energía bajos y el precio del carbono alto  ; y porque no trata todas las emisiones por igual (en reconocimiento de que mientras unas se encuentran dentro de la discrecionalidad de la gente, otras no lo están, y que estas decisiones deben dejarse a merced de la gente en cuestión), ni requieren una estimación intrínsecamente incierta y ligeramente absurda del precio del carbono.

Por supuesto, con la dirección actual de la política, la desestabilización catastrófica de nuestro clima parece mucho más probable que cualquiera de las dos alternativas, pero si queremos luchar, es importante que identifiquemos claramente la vía o las vias alternativas por las que vale la pena luchar.

Por último, para aquellos que prefieren un diseño más visual, mostramos una tabla de comparación rápida (que también incluye el actual régimen de comercio de derechos de emisión de la UE), con el agradecimiento a Nicola Terry por la idea y el trabajo inicial:

Los lectores que me siguen desde hace mucho tiempo pueden notar algunas similitudes con este artículo del 2008 sobre TEQs y Cap and Dividend   (una variante más antigua – un sistema basado en la cantidad, aguas arriba), o mi artículo de verano sobre los peligros de los precios del carbono .

Creo que la fijación de precios del carbono es un enfoque inherentemente defectuoso, y que las razones del  Banco Mundial, el FMI y Big Oil para promocionarlo no son las que pretenden – vea esta directa y brillantemente explicación sobre este tema   . De todos modos, Fee & Dividend es ciertamente digno de respeto y de debate como el patrón oro, representativo de esta senda.

Traducción de Neus Casajuana

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *