Efecto rebote, como evitarlo

Cumbre climática: los precios limitarían el efecto rebote del carbono

Opinión  de  Jeroen C. J. M. Van Den Bergh publicada  en la revista Nature

Las políticas climáticas nacionales unilaterales no son lo suficientemente estrictas como para controlar el efecto rebote de carbono, un efecto secundario de algunas estrategias de conservación de la energía que socava el ahorro neto de carbono. Sugiero que un acuerdo global sobre fijación de precios variable del carbono en la próxima cumbre sobre el clima en París obtendrá considerables beneficios relacionados con el rebote.

Los estudios de toda la economía indican que el rebote general del carbono es al menos del 50%, dependiendo del país  (J. Dimitropoulos Energy Policy 35, 6354-6363, 2007)  . A pesar de esto, los efectos del rebote han sido ampliamente ignorados por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y en las reuniones climáticas de las Naciones Unidas.

Los estándares técnicos no controlan el efecto rebote de manera efectiva: cubren solo un pequeño subconjunto de productos. Por ejemplo, cuando la Unión Europea comenzó a eliminar gradualmente las bombillas incandescentes en 2009, los diodos emisores de luz se volvieron tan extensos que se redujeron los ahorros de energía.

La forma más efectiva para desalentar el rebote es a través de la fijación de precios del carbono, una política que sustente todas las posibles decisiones de ahorro de energía. Cualquier tendencia de rebote provocaría un precio de carbono más alto bajo un esquema de permisos de comercio del carbono con un tope (cape and trade permit scheme) . Un impuesto sobre el carbono requeriría un ajuste frecuente para lograr el mismo resultado. Esto sería políticamente difícil , especialmente debido a la forma de los distintos  impuestos nacionales.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *