Llega el REC, la moneda electrónica de Barcelona

Actualmente existen 85 comercios municipales que se han unido al proyecto y también hay 315 usuarios del programa B-MINCOME, creado para luchar contra la pobreza, que recibirán un 25% de la renta municipal de inclusión en recs

 

Gisela Macedo

Un comerciante cobra a un cliente a través de la aplicación REC Barcelona. / Maite Cruz

Barcelona ha estrenado este miércoles el REC (Recurso Económico Ciudadano), una moneda electrónica ciudadana que desde el ayuntamiento presentan como “una alternativa al sistema económico y monetario globalizado” con el objetivo de favorecer el comercio de proximidad. De esta manera, se pone en marcha una de las propuestas del programa electoral de Ada Colau, con la que Barcelona se une a una iniciativa ya existente en otras ciudades como Santa Coloma de Gramenet, Lisboa y Bristol.

Un comerciante cobra a un cliente a través de la aplicación REC Barcelona.

El proyecto se ha puesto en marcha en tres barrios barceloneses del “Eje Besós”: Sant Andreu, Sant Martí y Nou Barris, donde se han convertido un total de 40.000 euros a recs.

El rec, que equivaldrá siempre al euro, ha empezado a emplearse este miércoles en los comercios a medio gas, ya que actualmente su uso solo se puede dar a través de una aplicación gratuita, disponible únicamente para dispositivos Android. “En las próximas semanas estará disponible para IPhone”, ha afirmado Martí Olivella, uno de los impulsores del proyecto, en una atención a la prensa en el mercado del Besòs, donde se ha presentado la iniciativa.

Pagar con el móvil

En esta aplicación, llamada ‘Rec Barcelona’, los usuarios pueden elegir la cantidad que desean cambiar de euros a recs, vincular su tarjeta bancaria al programa informático y a continuación ya podrán pagar a través de su dispositivo en cualquiera de los comercios que se hayan adherido a la propuesta, los cuales se pueden encontrar en la misma aplicación. De la misma manera, existe la garantía de que los usuarios podrán convertir los recs a euros en cualquier momento, según ha explicado Olivella.

Gerardo Pisarello, primer teniente de alcaldía, ha expuesto durante la presentación de esta moneda electrónica que su objetivo es “conseguir fidelizar a los clientes con el comercio de proximidad, evitar la desertificación de los barrios y conseguir que los gastos de los ciudadanos no vayan solo a las grandes superficies y al comercio electrónico”.

Actualmente existen 85 comercios municipales que se han unido al proyecto y también hay 315 usuarios del programa B-MINCOME, creado para luchar contra la pobreza, que recibirán un 25% de la renta municipal de inclusión en recs. “Comenzamos con esta prueba piloto con la esperanza de que se vaya incorporando más gente”, ha dicho Pisarello, quien ha destacado también el respaldo que ha recibido esta iniciativa por parte de la Unión Europea.

Diversidad de opiniones entre los comerciantes

Entre los comerciantes adheridos al proyecto se encuentra Javier, carnicero en el mercado del Besòs: “Esto ayudará a los comercios de barrio”, ha subrayado ilusionado con la iniciativa, al igual que Jack, pescadero del mismo mercado, quien ha explicado que no tiene intención de convertir los recs que pueda ganar a euros, sino que su objetivo es que esta moneda circule. No lo ve con los mismos ojos Loli, otra comerciante a la que no le convence la propuesta, especialmente por el uso que requiere de la tecnología. Sin embargo, no descarta su adhesión al proyecto en un futuro: “Si veo que va bien, me lo podría plantear”, ha comentado. Ante las distintas opiniones, Pisarello ha declarado: “Estamos convencidos de que, a medida que se vaya desarrollando esta prueba piloto, las reticencias que pueda haber inicialmente, como pasa en cualquier proyecto innovador, irán desapareciendo. La idea es que esto pueda abrirse a ciudadanos de toda la ciudad y que incluso haya gente que venga a comprar aquí al Besòs”.

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20181003/barcelona-nueva-moneda-rec-7068574

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *