La agricultura en una economía de estado estacionario

Una economía de estado estacionario respalda los sistemas agrícolas diversos, eficientes y resilientes que brindan seguridad en el suministro de alimentos, comunidades saludables y ecosistemas intactos

CASSE: Agriculture in a Steady State Economy

Sistemas Agrícolas desmesurados

Desde los albores de la revolución industrial, la escala de las granjas ha aumentado enormemente. Fertilizantes artificiales, tractores y otros inventos, junto con el petroleo barato, han aumentado simultáneamente la producción de alimentos y la disminución de costes. La producción de alimentos a gran escala ha bajado los precios más bajos hasta el punto que los ciudadanos estadounidenses gastan sólo 11% de sus ingresos en comestibles (en comparación con aproximadamente un tercera hace cincuenta años). Medido en dólares o en calorías, la gran agroindustria parece ser eficiente. El problema, sin embargo, es que los bajos precios de los alimentos externalizan muchos costes. Los costes de los ecosistemas degradados, la escasez de recursos y las comunidades agrícolas fracturadas no se reflejan en estos bajos precios de los alimentos.

Por ejemplo:

  • Las operaciones de alimentación de animales confinados, surten a los mercados con carne barata, pero el precio de la carne no incluye costes como los daños ambientales por lagunas tóxicas o la aparición de microbios farmacorresistentes por el uso excesivo de antibióticos.
  • El precio de los cereales provenientes de las tierras de cultivo con regadío intensivo no tiene en cuenta el daño ecológico causado porlos trasvases o desviaciones de agua o por la pérdida de futuros suministros de agua por agotamiento de los acuíferos.
  • Los costes de envío de alimentos, aplicación de fertilizantes químicos, y las operaciones de maquinaria agrícola no incluyen los costos directos de contaminación o los costos del cambio climático asociados a la producción de gases de efecto invernadero.
  • Los bajos precios de los alimentos de las granjas excesivamente grandes tampoco reflejan la transferencia de riqueza de las comunidades agrícolas con buenas prácticas en la gestión de la tierra a las corporaciones que gestionan terrenos en función de la rentabilidad a corto plazo.

La eficiencia real en un sistema (incluido el agrícola) se mide por el retorno de la energía sobre la energía invertida. Las fincas más pequeñas y menos mecanizadas producen más calorías de alimentos por caloría de energía gastada para cultivar los cultivos.

Gurus de la sostenibilidad conectan con la economía del estado estacionario

Portavoces elocuentes a favor de la agricultura sostenible, como Wendell Berry, Vandana Shiva, Wes Jackson y Bill McKibben ha firmado la posición CASSE Posición sobre el crecimiento económico. Reconocen que una economía en continua búsqueda del crecimiento no mantendrá un paisaje agrícola saludable.

Bill McKibben ha escrito “Granjas más pequeñas producen más alimentos por Ha, tanto si se mide en toneladas, calorías o dólares. Utilizan la tierra, el agua y el petróleo mucho más eficientemente; si tienen animales, el estiércol es un regalo, no una amenaza para la salud pública.”

Vandana Shiva describe a la agricultura industrializada, por otra parte, como “la receta para comer petroleo… [se usa] para los fertilizantes químicos que van a contaminar el suelo y agua … para desplazar a los pequeños agricultores con tractores gigantes y cosechadoras… para procesar industrialmente alimentos … para el embalaje de plástico … [y] transportar la comida más y más lejos de donde se produce “.

Agricultores como Wes Jackson y Wendell Berry se ha estado oponiendo a las fuerzas centralizadoras y destructivas en nuestra industria agrícola desde hace varias décadas.

Características de los sistemas agrícolas en una economía de estado estacionario

La agricultura y la economía están muy entrelazadas. Economistas como Francois Quesnay y Adam Smith reconocieron que el excedente agrícola “libera las manos” para la división del trabajo y proporciona el origen del dinero. Así como una economía en crecimiento tiende a conferir características industriales a sus sistemas agrícolas, una economía de estado estacionario tiende a impartir características sostenibles a sus sistemas agrícolas.

Una economía de estado estacionario se caracteriza por una población y un consumo per cápita estables o levemente fluctuantes. Tal economía requiere una cantidad fija de alimentos. No hay necesidad de estar constantemente

aumentando la cantidad de alimentos producidos. hay un efecto calmante en el paisaje, no se necesita que tanta tierra esté en modo de producción de cultivos. Además de la población y el consumo estables, una economía del estado estacionario presenta un flujo estable y relativamente bajo de energía y materiales, una característica que incluye al sector agrario.

La mejor manera de lograr un rendimiento sostenible en los sistemas agrícolas es descentralizar las entradas (imputs), especialmente los insumos de combustibles fósiles, pueden reducirse cambiando los sistemas locales de producción, distribución y consumo. La agroindustria a gran escala contribuye en un porcentaje significativo de todas las emisiones de combustibles fósiles en Estados Unidos, que proviene de métodos intensivos en energía para plantar, fertilizar, cosechar, empaquetar y

distribuir los suministros alimenticios. Con prácticas a menor escala y más sostenibles, existe una menor dependencia de los combustibles para

manejar maquinaria agrícola pesada para la producción y el riego; menos aplicación de pesticidas, herbicidas y fertilizantes; menor dependencia del transporte de larga distancia para enviar los cultivos a las plantas de procesamiento y supermercados y menor uso y eliminación de plástico para embalaje.

Beneficios de la agricultura en una economía de estado estacionario

Mayor seguridad y calidad alimentaria

En un estudio de 200 granjas de pequeña escala en todo el mundo, el agrónomo Jules Pretty descubrió que los agricultores que utilizaban prácticas sostenibles tenian un incremento promedio en la producción del 93% por hectárea. Además, las sólidas relaciones entre los consumidores y los productores proporcionan mayores incentivos para la calidad y la seguridad.

Salud ecológica mejorada

Los agricultores y las familias que actuan también como administradores de tierras entienden mejor su entorno inmediato que los propietarios corporativos ausentes. Las fincas de pequeña escala tienden a tener una mayor diversificación de cultivos, menos problemas con especies de plantas invasoras e insectos dañinos, mayor fertilidad del suelo y más hábitat para especies silvestres.

Oportunidades para un empleo significativo

Un sistema agrícola nacional consistente en una agricultura local y ecológicamente racional proporciona numerosas oportunidades de trabajos. Tales trabajos agrícolas requieren la aplicación hábil de técnicas usando la mente y las manos.

Vibrantes economías locales de alimentos y comunidades agrícolas más sanas

La agricultura apoyada por la comunidad, los mercados de agricultores y otras interacciones directas entre agricultores y consumidores están

demostrando la vitalidad de los sistemas alimentarios locales. La riqueza se reinvierte en la economía local, promoviendo comunidades más sanas. Se fomentan las relaciones entre productores y consumidores, creando una mayor sentido de comunidad y la mejora de la calidad de vida.

Referencias

Jackson, Wes. 2009. he Land Institute, www.landinstitute.org.

McKibben, Bill. 2008. Economía profunda: la riqueza de las comunidades y el futuro duradero. Paperbacks, NY.

Pretty, Jules.2002.Agro-cultura: reconectando a la gente, la tierra y la naturaleza.Publicaciones de Earthscan, Londres.

Shiva, Vandana. 2008. Suelo no petróleo: Justicia ambiental en una era de crisis climática.South End Press, Cambridge, MA.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *