Olvidémonos del PIB: es la hora de una economía del bien vivir

La recuperación del PIB está tan alejada de lo que realmente importa a las personas que los votantes lo que buscan es un cambio significativo.

Kate Pickett

Sería divertido si no fuera tan desolador. Después de cada una de las elecciones recientes en los países occidentales, la reacción de tantos expertos ha sido preguntarse: ¿Por qué los partidos antiestablishment vuelven a ser tan fuertes nuevamente cuando recientemente el PIB se ha recuperado? Quizás la recuperación del PIB está tan alejada de lo que realmente importa a las personas que los votantes lo que buscan es un cambio significativo.

Las intuiciones de los votantes, que nuestras economías no están alineadas con lo que realmente les importa, se reflejan en la evidencia. La investigación es clara: el crecimiento en el PIB no ha tenido un reparto amplio en toda la sociedad, sino que ha abultado más las billeteras de los ya ricos. Además, aunque los responsables de las políticas se esfuerzan por exprimir al máximo el PIB de una economía estancada, sabemos que, más allá de un cierto umbral, los aumentos del PIB per cápita no traen un mayor progreso. La calidad de vida es más que ganancias en el ingreso promedio. El PIB no captura el valor del trabajo no monetizado o no comercializado, como las tareas domésticas, la crianza de los hijos, el cuidado de los ancianos o el voluntariado. Es ciego a la capacidad de carga de nuestro entorno.

El reconocimiento de los límites al PIB no es nada nuevo. Hace cincuenta años, hoy, el 18 de marzo de 1968, el entonces candidato presidencial, el senador Robert Kennedy, hizo exactamente el mismo comentario:

“El producto nacional bruto no garantiza la salud de nuestros niños, la calidad de su educación o la alegría de su juego. No incluye la belleza de nuestra poesía ni la fortaleza de nuestros matrimonios, la inteligencia de nuestro debate público o la integridad de nuestros funcionarios públicos. “No mide ni nuestro ingenio ni nuestro coraje, ni nuestra sabiduría ni nuestro aprendizaje, ni nuestra compasión ni nuestra devoción a nuestro país. Lo mide todo en resumen, excepto lo que hace que la vida valga la pena”.

Para evitar otros cincuenta años con una economía preparada para objetivos inapropiados, necesitamos cultivar una nueva visión económica. Necesitamos una ambición que se relacione con las experiencias diarias de las personas, no con el crecimiento de números abstractos. Esta es la visión de una “economía del bien vivir”: una economía que promueva el bienestar de las personas y el planeta. Es una economía que satisface las necesidades de todos dentro de los límites planetarios. Es justa, suficiente y ecológicamente sostenible.

Este no es un sueño irrealista de una utopía donde la gente florece y el planeta sobrevive, es una ambición que se está realizando en este momento por personas innovadoras y creativas que asumen el reto de hacer crecer el bienestar y no solo la riqueza financiera. Vemos que esto sucede en las comunidades, en las empresas e incluso en los pasillos de los gobiernos.

Miremos Costa Rica. Casi siempre funcionan completamente con energía renovable. En 2017, su producción de energía fue 100% renovable durante más de 300 días. Y mientras que el resto del mundo está tratando desesperadamente de detener la deforestación, Costa Rica se está repoblando activamente, duplicando su cobertura forestal entre 1983 y 2016. Junto con la baja pobreza y la desigualdad en comparación con otros países de la región, está superando a sus equivalentes en el Índice de Progreso Social. Ningún otro país es mejor para conjugar el bienestar individual, la esperanza de vida y la igualdad con una huella ecológica baja. Ese es el verdadero liderazgo.

Más cerca de casa, encontramos a Escocia. En 2016, el gobierno escocés publicó una Estrategia de economía circular que establece una visión para una Escocia ambientalmente sostenible y con pocos residuos, y pronto seguirán nuevas regulaciones. Cuenta con el apoyo de todos los partidos para el salario digno y recientemente ha creado una comisión para abordar la desigualdad y la pobreza.

Y mirando a Eslovenia, encontramos un país donde la desigualdad y la brecha salarial de género se encuentran entre las más bajas de la OCDE. El año pasado, después de un extenso diálogo público, publicaron su Visión 2050. Sus temas centrales son el aprendizaje para la vida, la sociedad innovadora, la confianza, la calidad de vida y una identidad que es inclusiva y orientada hacia el exterior.

Ejemplos como estos ofrecen esperanza para todos nosotros. Hay muchos más ejemplos en todo el mundo donde los gobiernos, las empresas y las comunidades están poniendo el bienestar de las personas y el planeta en primer lugar, y están a la altura de sus promesas.

Pero estas bolsas de progreso en el bienestar no son suficientes. Aisladamente, no pueden desafiar el status quo. Un cambio profundo y sostenible requiere un enfoque integral, cooperativo y colaborativo.

Afortunadamente, en octubre del año pasado, varios gobiernos nacionales y subnacionales de todo el mundo, incluidos Costa Rica, Escocia y Eslovenia, decidieron establecer un grupo de gobiernos, algo parecido al G7 o al G20, que se comprometieran a crear economías de bienestar. Estaban de acuerdo en que solo mediante la colaboración y el intercambio de lecciones, los esfuerzos para crear economías que sirvan a las personas y al planeta tendrán la posibilidad de que lleguen a ser una realidad.

Con los planes para un lanzamiento público en el otoño (pasado), este es un momento crucial para que un grupo inicial de gobiernos asuma el desafío de Robert Kennedy y lidere el camino para establecer un nuevo rumbo hacia el progreso y el desarrollo del siglo XXI y desarrollo.

Esta nueva forma de gobernanza y formulación de políticas es necesaria en un mundo complejo e interconectado. Si queremos abordar los desafíos globales compartidos que enfrentamos, desde la creciente desigualdad hasta los efectos de la degradación ambiental y el cambio climático, entonces necesitamos exactamente este tipo de cooperación internacional entre países que reconocen que una economía de bienestar debe ser un objetivo clave en sus marcos de política pública.

Trabajar juntos para promover políticas que mejoren nuestras vidas y protejan nuestro planeta ofrece a este ambicioso grupo de gobiernos los medios para demostrarle al resto del mundo que el cambio a un nuevo paradigma económico y social con el bienestar de las personas y el planeta es su núcleo. se puede hacer. Al hacerlo, alentarán a otros gobiernos a seguir su ejemplo.

La realización de economías de bien vivir requerirá voluntad política y liderazgo audaz. Es hora de que los líderes políticos de todo el mundo den un paso adelante y se comprometan con una nueva visión del bienestar. La gente y el planeta no esperarán otros 50 años.

Traducción Neus Casajuana

https://neweconomics.opendemocracy.net/forget-gdp-time-wellbeing-economy/

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *