¿Una economía que no crece?

Macroeconomía sin crecimiento

Mark H Burton

Existen actualmente muchas pruebas de que el crecimiento económico es un gran problema para el bienestar humano y la supervivencia. La evidencia proviene de tres dominios. 1) El ecológico: el crecimiento continuo agota los recursos que suministran y los sumideros que eliminan los desechos de la actividad humana a nivel mundial. 2) El social: el crecimiento económico no se correlaciona bien con el bienestar humano y sus supuestos beneficios, en lugar de ser compartidos, se concentran cada vez más en la cima de la pirámide de riqueza e ingresos. 3) El económico: los sistemas económicos que dependen del crecimiento perpetuo son inherentemente inestables y tropiezan con las restricciones (o contradicciones) internas y externas que los debilitan.

Si bien puede quedar claro que la apuesta por el crecimiento sin fin es perjudicial, surge una pregunta más difícil: “¿cuáles serían las características de una economía que no crece?”.

En su libro ““Macroeconomics Without Growth (1) Steffen Lange intenta construir un marco para responder a esta pregunta, enraizado en los tres enfoques principales para teorizar la economía, de ahí el subtítulo: “Economías sostenibles en las teorías neoclásica, keynesiana y marxista”. El libro es una valiosa contribución a la teoría y la práctica del decrecimiento y proporciona una base sólida para las intervenciones en el ámbito de las políticas, incluidas las de los partidos políticos que buscan construir una alternativa coherente, en lugar de una lista de propuestas que son un batiburrillo de deseos. Una fortaleza del libro es su análisis riguroso y formal de los principales enfoques teóricos y de lo que estos dicen sobre las condiciones previas para el crecimiento y las posibilidades de crecimiento cero.

Como tal, el libro se extiende a 583 páginas, y el detalle, con el recurso a fórmulas matemáticas para capturar los diversos modelos y submodelos, significará que muchos no lo leerán. El objetivo de esta revisión del ensayo, entonces, es resumir el libro, enfatizando la síntesis alcanzada por Lange e indicando algunos problemas que surgen.

EN BUSCA DE LA MACROECONOMÍA DEL POST-CRECIMIENTO

Lange se propone responder a una pregunta específica de investigación, “¿qué condiciones macroeconómicas conducen a economías sostenibles sin crecimiento?”, Donde la palabra “sostenible” se refiere a la sostenibilidad ambiental, el bienestar social y la estabilidad económica.

El problema

Primero, algunas aclaraciones sobre el término “crecimiento económico”. En el discurso cotidiano, y eso incluye a los políticos, periodistas y otros comentaristas, el “crecimiento económico” se usa típicamente sin definirlo. En general, se puede suponer que significa crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) a nivel nacional (y para agrupaciones de países cuando lo calculan conjuntamente), o del Valor agregado bruto (VAB) cuando se usa para economías subnacionales. En general, se corrige para tener en cuenta los cambios en los precios a lo largo del tiempo, y para las comparaciones entre países se realizan correcciones según la población y, para algunos fines, según los precios locales. Existen elecciones metodológicas y controversias sobre tales correcciones. Sin embargo, el “crecimiento económico” también podría referirse al crecimiento de los ingresos, o al crecimiento de los aspectos materiales de la economía, es decir, el volumen de productos fabricados o consumidos. Estas distinciones son importantes, ya que la discusión que sigue se refiere a las relaciones entre el crecimiento del PIB y el cambio en el volumen de materiales y energía que fluye a través de la economía, y en la medida en que se convierte en el otro extremo en contaminación. Sin embargo, para la mayoría de los propósitos, se puede suponer que en la mayoría de las discusiones no técnicas, es el PIB o VAB lo que se entiende por “crecimiento económico”. No obstante, el PIB se correlaciona bien con los flujos materiales de una economía (como se evidencia, por ejemplo, en las emisiones de carbono). En los trabajos académico, habitualmente, cuando se usan estos términos, se definen.

Lange comienza su libro con una visión general de los temas clave para la dinámica macroeconómica del crecimiento. Un tema central es el debate sobre el desacoplamiento entre el crecimiento del PIB y los impactos ambientales (en recursos y sumideros). Los defensores del crecimiento sugieren que debido a que el PIB mide el valor agregado en lugar de los flujos materiales, el cambio del primero no tiene porqué significar el cambio de los flujos. Además, a menudo se argumenta que se necesita crecimiento para financiar las inversiones necesarias para reducir las emisiones y sustituir los recursos no sostenibles. Los críticos del crecimiento sostienen que es poco probable que tal desacoplamiento entre el crecimiento del PIB y los flujos de materiales se logre a los niveles necesarios para mitigar los daños.

Lange explora estos temas en detalle, describiendo los conceptos económicos relevantes. Luego identifica los enfoques alternativos existentes que, a grandes rasgos, son: La economía del estado estacionario de Daly y colaboradores, la literatura sobre el decrecimiento de la Europa continental, la prosperidad y la gestión sin crecimiento del trabajo de Victor y Jackson, y la que proviene de la literatura en idioma alemán Postwachstum. Si bien estos enfoques utilizan conceptos de la economía ecológica, keynesiana y marxista, Lange señala que generalmente no se basan en un marco macroeconómico, que busca comprender cómo se comporta la economía en su conjunto. Tampoco se basan en los enfoques neoclásicos dominantes. El resultado es la “brecha de investigación” que identifica:

“… la falta de investigación sobre las condiciones para las economías sin crecimiento basadas en marcos macroeconómicos bien establecidos, integrales” (págs. 29-30).

TRES ENFOQUES TEÓRICOS

El núcleo del libro es una exploración detallada de la economía neoclásica, keynesiana y marxista, preguntándose cómo entienden el crecimiento económico y sus motores y si se puede prever una economía no expansiva dentro de cada marco. Al hacer este ejercicio, se realiza un enfoque particular en la interacción entre el cambio tecnológico, el dinero, la inversión, las ganancias, los gastos por diferentes sectores, el consumo y la productividad laboral.

Cada uno de los tres paradigmas, neoclásico, keynesiano y marxista es, en sí mismo, diverso y Lange, incluso en un texto tan largo, es necesariamente selectivo. Esta selección es particularmente evidente con las contribuciones marxistas en las que el autor se enfoca solo en la descripción clásica de Marx y la revisión del capitalismo monopolista de Baran y Sweezy y en los autores asociados a la revista Monthly Review (y la economía ecológica marxista también asociada con esta corriente) (2). Sin embargo, es suficiente material para que el autor extraiga las ideas clave de los tres paradigmas y el informe sobre sus conclusiones será el enfoque de la próxima sección. El hallazgo sorprendente es que, de cada uno de los tres paradigmas (y sus variantes), se pueden extraer las condiciones previas de una economía sin crecimiento.

UN MODELO DE ECONOMÍAS SOSTENIBLES SIN CRECIMIENTO

Donde el libro es particularmente útil es en los capítulos finales. En ellos, sobre la base de su investigación, Lange sintetiza un modelo macroeconómico general de una economía sin crecimiento. Como que probablemente este sea el tema de mayor interés para la mayoría de los lectores, lo explicaré aquí. Inevitablemente, se pierden muchas sutilezas y pasos en el argumento. Como verán, las implicaciones de la revisión de Lange no son una cuestión de pequeños ajustes, sino que indican la necesidad de una revisión importante del sistema económico.

Descripción general

Caracteristicas de diseño

  • Una economía que no crece tiene las siguientes características generales:
  • Las empresas son de propiedad colectiva: la propiedad colectiva desalienta los grandes ganancias retenidos que impulsarían la acumulación de capital y la comercialización.
  • Los aumentos de los ingresos y de la productividad laboral mantienen altos salarios y / o mejoran las condiciones de trabajo y reducen las horas de trabajo.
  • Estas empresas venden sus productos en un mercado que está sujeto a las siguientes normas y reglamentos:
    • Existen políticas ambientales fuertes, como límites estrictos a la explotación de los recursos naturales y fuertes impuestos ambientales
    • El gobierno actúan para reducir los costes no salariales del empleo, a la vez que aumentan el coste de la energía, los recursos naturales y el capital físico (edificios, planta de producción, etc.).
    • Las políticas evitan las economías de escala y favorecen las deseconomías de escala, por ejemplo, aumentando los costes de transporte, favoreciendo a las pequeñas empresas y las infraestructuras locales.
    • El sistema de ventas está estrictamente regulado, incluida la estricta regulación de la publicidad basada en la obsolescencia y en las características de las innovaciones
    • La políticas de incentivos y regulaciones apoyan la reducción de las horas de trabajo.

Por el lado de la oferta de la economía, los niveles de producción son constantes, las inversiones brutas solo ocurren al nivel de la depreciación del capital, el cambio tecnológico se reorienta a una producción limpia y se reducen las horas de trabajo. Tengan en cuenta que las empresas no tienen incentivos para invertir por encima de la tasa de depreciación del capital debido a las presiones para mantenerse pequeñas y locales (deseconomías de escala). Las empresas tienen incentivos para mejorar la eficiencia de los recursos. Los aumentos en la productividad laboral son modestos, porque la energía y otros recursos son caros. Cualquier aumento en la productividad se destina a la reducción de las horas de trabajo: la propiedad colectiva milita contra los despidos, mientras que las personas prefieren aumentar el ocio en lugar de aumentar los ingresos.

Por el lado de la demanda, el consumo privado y el gasto público se mantienen en un nivel constante y se pasa del consumo de productos sucios (es decir, perjudiciales para el medio ambiente) al consumo de productos limpios. El consumo personal y doméstico se mantiene estático porque los ingresos no aumentan y “el esfuerzo dedicado a las ventas se ha suprimido en gran medida”. El gasto del gobierno se mantiene fijo ya que no es necesario para expandir el empleo. El consumo privado y estatal se desplaza hacia productos más limpios porque el conjunto de factores de producción en esta economía los hace relativamente más baratos. Además, las actitudes políticas favorecen productos más limpios.

Con respecto al dinero, no hay ahorros ni expansión continua de los activos acumulados por ningún sector o agrupación. Este es el resultado de cero inversiones netas. Sin crecimiento, la acumulación de activos por un grupo requeriría la acumulación de deuda por parte de otro. La falta de acumulación se logra a través de la baja desigualdad económica, las políticas gubernamentales redistributivas y la regulación del sistema bancario.

Resultados

Estas condiciones conducen a los siguientes resultados para la economía en su conjunto:

  1. Debido a que la demanda y la oferta agregadas se mantienen constantes a lo largo del tiempo, no hay crecimiento.
  2. La contaminación (es decir, incluidas las emisiones) disminuye porque 1º la producción deja de crecer , 2º la innovación tecnológica está dirigida hacia la reducción de emisiones y 3º debido al cambio de productos de baja mano de obra y alta emisión (sucios) a productos de baja emisión y alta mano de obra (más limpios).
  3. La desigualdad de la riqueza es baja porque la propiedad de las empresas se distribuye y comparte entre la población.
  4. La desigualdad de ingresos es baja ya que los salarios son la única fuente de ingresos (es decir, no hay acumulación de activos que luego generen ingresos como intereses, dividendos o alquileres).
  5. La economía en general es estable porque los niveles de empleo se mantienen altos y no hay inestabilidad derivada del sistema monetario.

Limitaciones

Lange tiene claro que hay deficiencias en su trabajo. En primer lugar, el análisis es para economías cerradas. Sabemos que los circuitos actuales de extracción-producción-distribución-consumo-contaminación son de naturaleza global. Implican desequilibrios masivos de poder y riqueza: las economías occidentales han descansado durante al menos 200 años en la explotación de recursos, mano de obra y mercados en los países más pobres. Además, un país que intenta pasar a un modelo sin crecimiento tendría que lidiar con las inestabilidades y presiones que surgen de la tendencia de otras economías a crecer y la interdependencia de las economías nacionales en los mercados globales.

Esto conduce a una segunda deficiencia: como Lange señala, solo trata de forma puntual la economía política, es decir, la interrelación entre el poder, como política y la economía. El sistema de poder dominante mantiene activamente la actual economía de crecimiento capitalista y, como él reconoce, tiene que ser confrontado y transformado para que haya algún cambio real.

“Muchas de estas políticas están en conflicto con los intereses de grupos sociales fuertes. En particular, los intereses de la clase capitalista … u oligarquía … Estos grupos perderían parte importantes de su riqueza económica y de sus ingresos, y la capacidad de acumular capital … Los movimientos sociales fuertes y las alianzas entre diferentes movimientos (en particular los movimientos laborales, ambientalistas y feministas) son la forma más plausible de implementar estas condiciones en cualquier caso”(p. 537).

En tercer lugar, y en relación con el punto anterior, las dimensiones de la política se presentan en términos relativamente abstractos y no como las “políticas preparadas para cocinar” que un gobierno podría implementar. Como informe macroeconómico, el libro no se ocupa de la cuestión vital de quién implementaría los cambios implícitos en el sistema: ¿cuál es el equilibrio entre las reformas del sistema de arriba hacia abajo (top-down) y las populares, de abajo hacia arriba (botton-up), por ejemplo?

Una cuarta deficiencia es la consideración limitada de la tierra como un recurso único y finito. Los países están, por definición, definidos por un área geográfica delimitada, que tiene un valor diferenciado y su valoración está basada en la ubicación relativa (es decir, la tierra en la ciudad de Londres versus la tierra en el Yorkshire rural tienen valores relativos diferentes). De hecho, en la mayoría de las teorías macroeconómicas, falta la economía de la tierra como factor de producción único o como “mercancía ficticia”.

Sin embargo, estas deficiencias no restan valor al logro del libro, que es dar una explicación macroeconómica coherente y teóricamente plural de las condiciones previas para una economía que no (tiene que) crecer. Pone más carne en los huesos de la economía del estado estacionario / post crecimiento (algo que tratamos de explorar y promover a escala regional), lo que demuestra que es una opción factible, aunque será muy diferente, en casi todos los aspectos, del sistema económico que conocemos hoy. Será una herramienta valiosa para aquellos que elaboren los detalles de la transición necesaria hacia una sociedad y una economía del postcrecimiento y para aquellos que, en los múltiples sectores, luchan para lograrlo.


1 Lange, S. (2018). Macroeconomics without growth: sustainable economies in neoclassical, Keynesian and Marxian theories. Marburg: Metropolis-Verlag. See http://www.metropolis-verlag.de/Macroeconomics-Without-Growth/1298/book.do;jsessionid=D57C51C17FAA0E4D72B788EB9B71301C

2 Baran, P. A., & Sweezy, P. M. (1966). Monopoly capital : an essay on the American economic and social order. New York: Monthly Review.
Bellamy Foster, J., Clark, B., & York, R. (2011). The Ecological Rift: Capitalism’s War on the Earth. New York: New York University Press / Monthly Review Press.

3 To introduce this issue does not mean we are saying that all value stems from land.

Traducción Neus Casajuana

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *