Bosques urbanos, imprescindibles contra el cambio climático

La importancia de los árboles para las ciudades es enorme. Contribuyen a regular los microclimas urbanos, filtran la contaminación del aire, proporcionan sombra, absorben CO₂ y ayudan a prevenir inundaciones repentinas y extremos térmicos

Autores: Adrián Escudero, Fernando Valladares

El Foro Económico Mundial (FEM) no deja de sorprendernos. En su informe sobre los riesgos globales para la economía mundial de este año subrayó que la economía no supone ningún riesgo para la economía. Los riesgos para la economía son fundamentalmente ambientales.

Muchos lo teníamos bastante claro desde hacía tiempo, pero quién mejor para hablar de riesgos para la economía que el mismísimo Foro de Davos. Nos deja también descolocados cuando pone sobre la mesa cuestiones que los activistas y los científicos del cambio global llevamos años señalando.

Continuar leyendo

La economía europea no reduce emisiones de CO2, las deslocaliza

En 2014, de cada 100 toneladas de CO₂ que eran emitidas a la atmósfera para producir todo lo que consumen los españoles, casi la mitad, 49 toneladas, se generaron fuera del país

A lo largo del siglo XXI, la mayoría de los países de la Unión Europea (UE) ha conseguido resultados destacados en la reducción de las emisiones dentro de su territorio. En particular, las emisiones de CO₂ por la quema de combustibles dentro de España cayeron un 12% entre 2000 y 2018, según el INE. En Alemania disminuyeron un 16%; en Francia, un 20%; en Italia, un 25%; y en el Reino Unido, un 32%.

¿Estas cifras indican que la Unión Europea está luchando adecuadamente contra el cambio climático? La respuesta, desgraciadamente, es que no del todo. Los distintos Planes Integrados de Energía y Clima que tienen que presentar los países europeos para hacer frente al Acuerdo de París deberían de ser más ambiciosos a la hora de establecer medidas que reduzcan las emisiones incorporadas en el comercio internacional.

Continuar leyendo

Las alianzas público-comunitarias. El 3.0 de la provisión de servicios públicos

La crisis sanitaria ha puesto en el eje de debate la gestión de lo público y cómo atendemos y damos respuesta a las necesidades esenciales.

Genoveva López, Mercado social Madrid

Indagar sobre las fórmulas y alternativas existentes en esta materia es el objetivo del presente texto que bebe de una de las ponencias que tuvo lugar en las jornadas “Somos Ecosistema”, organizadas por REAS Aragón en la vigésimo quinta edición de este espacio donde poner en común experiencias y extender el alcance de alternativas económicas existentes. 

Las alianzas o colaboraciones público-privadas en la gestión de servicios públicos son una constante en los discursos de la arena política. Para unos, una medicina que ahorra costes al Estado, para otros una forma de privatizar lo público. Se definen como el acuerdo entre al menos un actor del sector público y al menos un actor del sector privado para la prestación de un servicio público. 

Continuar leyendo

“Los ecosistemas sanos frenan la propagación de enfermedades; son la vacuna más eficaz”

La supervivencia dependerá de mantener y conservar los cada vez más escasos espacios naturales que tenemos.

Yayo Herrero Madrid , 11/08/2020

Santiago Martín Barajas (Teruel, 1962) es ingeniero agrónomo y vive en Madrid desde los tres años. Trabaja en su propia empresa en temas de ingeniería ambiental. Lleva cuarenta años formando parte del movimiento ecologista –y lo que le queda– y ha reflejado esa trayectoria en un libro titulado Río Arriba. Ha querido escribirlo porque “cuatro décadas de vida dan para mucho y, de vez en cuando, es bueno mirar hacia atrás, hacer memoria y aprender de lo andado”.

Continuar leyendo

La protección de inversiones en combustibles fósiles en la UE lastra la lucha contra el cambio climático

El Tratado de la Carta de la Energía es incompatible con la consecución de los Acuerdos de París por su protección del statu quo: se trata de un acuerdo internacional de 53 países que deja en manos del arbitraje internacional la resolución de conflictos entre inversores y Estados

Andrés Gil Corresponsal en Bruselas, 05/09/2020

¿Una ley de cambio climático? ¿Un pacto verde europeo? Están sobre la mesa, están acordados y programados. Pero los compromisos del Tratado sobre la Carta de la Energía, que protege las inversiones en combustibles fósiles, complica la consecución de los Acuerdos de París en cuanto a los objetivos de reducción de emisiones en 2030 y 2050. “Es imposible, es imposible”, explica Yamina Saheb, ex jefa de la Unidad de Eficiencia Energética de la Secretaría Internacional del Tratado de la Carta de la Energía (TCE) y miembro de OpenExp, “la protección de la inversión extranjera en combustibles fósiles no cumple con la ley climática de la UE, ni el Acuerdo de París ni la taxonomía de la UE para actividades sostenibles”. ¿Y qué consecuencias tiene? “Para 2050, las emisiones acumuladas de gases de efecto invernadero protegidas por el TCE podrían llegar a más de un tercio del presupuesto global de carbono restante para el período 2018-2050, y los activos de combustibles fósiles protegidos por el tratado ascenderían potencialmente a 2,15 billones de euros”.

Continuar leyendo

El fiasco del Ingreso Mínimo Vital

¿Saben los legisladores, y en primer lugar los miembros de este Gobierno, de qué están hablando cuando se refieren a pobreza extrema y a exclusión social?

Isidoro Moreno**, 03/09/2020

Cuando en mayo, se aprobó el llamado Ingreso Mínimo Vital (IMV), el autodenominado “Gobierno de progreso” lo presentó como una conquista histórica. Fuimos muy criticados quienes señalamos sus graves limitaciones, tanto en cuanto a su presupuesto (notoriamente inferior al que figuraba en los respectivos programas con los que PSOE y Podemos se habían presentado a las elecciones) como respecto a sus objetivos, centrados solo en la “pobreza extrema” sin tener para nada en cuenta la pobreza ordinaria (!), y en relación con los requisitos para recibirlo, que estimábamos iban a dificultar mucho que la prestación llegara a una gran parte de la población, ya de por sí muy restringida, a la que se dirigía: unos 850.000 hogares o “unidades de convivencia”.

Continuar leyendo