Sobre colonias energéticas y otras hipérboles peligrosas

El artículo que nos ocupa ha despertado nuestras alarmas porque desarrolla el marco perfecto para un enfoque que todavía no está presente en España de modo reseñable, pero muy pronto puede estarlo: el del nacionalismo energético de corte reaccionario

Xan López / Emilio Santiago / Héctor Tejero**,  13/06/2022

En las primeras líneas de un artículo reciente, “España, colonia energética del norte de Europa”, Antonio Turiel, Juan Bordera y Alfons Pérez animaban a sus lectores a desmentir que el titular elegido era una hipérbole o una exageración. Creemos que podemos dar una alegría a los compañeros, pues ellos mismos reconocen que nada les haría “más felices que estar errados”. El comienzo del texto parece un caso claro de excusatio non petita, accusatio manifesta. Calificar a España de futura colonia energética del norte de Europa es exactamente una hipérbole especulativa, una exageración algo tremendista hecha desde presupuestos cuestionables. Lo problemático no es recurrir a la hipérbole. La intervención política siempre hace uso de figuras retóricas efectistas, y seguramente nuestro contexto mediático nos fuerza a ello hasta el abuso. La cuestión es si el recurso estilístico elegido es útil o contraproducente. Qué marcos de interpretación social alimenta y cuáles tapona.  

Continuar leyendo

Muro Contra el Clima

Cómo los países más ricos del mundo priorizan las fronteras y no la acción climática

Todd MillerNick BuxtonMark Akkerman

Resumen Ejecutivo

Esta es una tendencia mundial, pero siete países en especial – responsables históricamente del 48 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del planeta -, gastaron en conjunto al menos dos veces más en los controles fronterizos y de inmigración (más de 33 100 millones de dólares)1 que en la financiación para el clima (14 400 millones de dólares) entre 2013 y 2018.

Estos países construyeron un “Muro contra el Clima” para frenar las consecuencias del cambio climático, en el que los ladrillos surgen de dos dinámicas distintas pero interrelacionadas: primero, al incumplirse la entrega de fondos prometidos que ayudarían a los países a mitigar el cambio climático y adaptarse a él y, en segundo lugar, la respuesta militarizada a la migración que expande la infraestructura fronteriza y de vigilancia. Esta situación le brinda pingües ganancias a la industria de seguridad en las fronteras, así como un sufrimiento incalculable a refugiados y migrantes que emprenden viajes cada vez más peligrosos, y con frecuencia letales, en busca de la seguridad en este mundo transformado por el clima.

Continuar leyendo

¿Por qué REVO colaboramos con Positive Money y con otras asociaciones dedicadas a las finanzas?

Esencialmente, es necesario cambiar el sistema monetario y financiero para democratizarlo, de manera que funcione para la sociedad y no contra ella

REVO

Desde 2018, REVO está colaborando con Positive Money, Finance Watch y Reclaim Finance en la realización de proyectos y campañas relacionados siempre con el sistema monetario y financiero. Quizá algunos no vean la relación o se pregunten por qué una asociación cómo REVO que trabaja en pro de la transformación del sistema económico hacia una economía del bienestar, enfocada en la satisfacción de las necesidades humanas dentro de los límites planetarios, trabaje con estas asociaciones dedicadas básicamente a las políticas del Banco Central Europeo y, por ende, a las políticas bancarias.

Continuar leyendo

Las 12 mejores formas de sacar los coches de las ciudades

Reducir radicalmente los coches hará que las ciudades sean mejores lugares para vivir, y es posible hacerlo.

Kimberly Nicholas, 02/06/2022

Pregunta: ¿qué tienen en común las siguientes estadísticas?

Respuesta: los vehículos que circulan por nuestras calles, principalmente los turismos.

Continuar leyendo

La Asamblea Ciudadana para el Clima (ACC) lo tiene claro: jornada laboral de cuatro días, menos vuelos y decrecer

Después de ocho meses de trabajo, el Gobierno ha recibido las 172 recomendaciones que un centenar de personas elegidas al azar ha elaborado para hacer frente al cambio climático.

EDUARDO ROBAINA, 06/06/ 2022

El cambio climático es uno de los grandes retos, si no el mayor, al que se enfrenta la humanidad. Pero, ¿qué se puede hacer ante tamaño desafío? Diariamente hay estudios científicos, propuestas políticas e informes de organizaciones con múltiples vías de acción tanto para mitigar como adaptarse. Ahora, ha sido el turno de la ciudadanía española. Tras más de medio año de trabajo, la primera Asamblea Ciudadana para el Clima (ACC) de España ha presentado sus 172 recomendaciones con una pregunta como punto de partida: «Una España más segura y justa ante el cambio climático, ¿cómo lo hacemos?».

El objetivo de la asamblea, que no se ha librado de las críticas, era construir una mini-España. Para ello, se seleccionaron 100 personas al azar, con diferentes edades, procedencias, culturas… No tenían que saber de cambio climático, pues contaban con un equipo de especialistas asesorándolos durante todo este viaje, que ha sido, salvo la última sesión, virtual.

Continuar leyendo

Será la desigualdad la que hará arder las calles (y el planeta)

“Jamás una propuesta podrá ser adecuada si no se acepta la dimensión del problema. Por eso es tan importante la pedagogía decrecentista”, señala el autor.

JUAN BORDERA,

Qué aparente paradoja: precisamente la falta de combustible –las consecuencias de sus altos precios– será una de las razones que harán que, más pronto o más tarde, las calles ardan. La chispa será la [falta de] gasolina. Ya pasó en parte con los chalecos amarillos franceses, aquella suerte de preludio de lo que está por venir. 

Aún no se ha entendido bien –mejor dicho, no se ha querido que se entienda– lo dependientes que somos de esos combustibles fósiles que, a la vez que tenemos que ir abandonando para no destrozar más el clima estable y la vida, siguen siendo la base de nuestro sistema alimentario totalmente petrodependiente. Esa es quizá la contradicción más grande: comemos combustibles fósiles, pero usarlos indiscriminadamente está haciendo a las cosechas sufrir un clima cada vez más extremo, que puede acabar haciendo pedazos la estabilidad –y no solo la climática–, pues del orden aparente al caos absoluto hay unas pocas comidas de diferencia.

Continuar leyendo