La combinación radical de decrecimiento y renta básica

Trabajamos demasiado duro para producir demasiadas cosas, y estamos destruyendo el planeta en el proceso.


Gabriela Cabaña,02/10/2019

Más allá de la Trata y la Esclavitud: ¿Qué es el decrecimiento?
Gabriela Cabaña: El decrecimiento es una crítica a nuestra obsesión actual por el crecimiento económico. Lo admitamos o no, la mayoría de las políticas, tanto en los países ricos como en los menos ricos, pretenden aumentar nuestra riqueza en términos de moneda y de valor monetario. Esto tiene muchas consecuencias negativas. A nivel ecológico, por ejemplo, significa destruir nuestros ecosistemas para seguir creciendo. También transforma a las personas en medios para la economía. Sólo se atiende a las personas que contribuyen al crecimiento del PIB o se les permite vivir bien, y todas las demás cosas que la gente puede encontrar significativas se hacen invisibles.

Paul Sableman/Flickr. Creative Commons (by)

El decrecimiento aboga por detener este crecimiento eterno. En lugar de ello, presiona a favor de un decrecimiento sostenible que reduzca nuestra huella ecológica y sitúe el cuidado de las personas en el centro de las políticas. Es más democrático y más justo. También mejoraría la calidad de vida de todos al darles más tiempo para el ocio y disminuir su obsesión por el trabajo asalariado y el consumismo, que desperdicia los recursos de la sociedad en cosas que realmente no necesitamos.

Tácticamente hablando, ¿cómo cree que la gente vería un decrecimiento sostenible, y cómo encaja la renta básica en el marco del pensamiento de decrecimiento?

La mayor parte del esfuerzo político y económico del mundo en los últimos 50 años se ha dedicado a la creación de una red masivamente compleja de comercio de bienes. Hemos construido nuestras economías en torno a esto. Como resultado, los países del Norte Global pueden tener bananas y mangos durante todo el año, mientras que otros países -como mi país natal, Chile- se han vuelto muy dependientes de la exportación de alimentos. Esta codependencia es perjudicial tanto para nuestro medio ambiente como para nuestras economías.

El decrecimiento sostenible comenzaría a desmantelar estas dependencias de cosas de otros lugares. Reduciría este comercio masivo, que tiene una enorme huella ecológica, y se centraría en una producción y un consumo más localizados. Crearía un modelo de economía más simple y local que asegura que hay suficiente para ir por el mundo,  en lugar de poner en el centro el derecho de algunos a acumular. El decrecimiento, bien hecho, sería un proceso radicalmente local y horizontal.

¿Cómo encaja la renta básica en el movimiento de decrecimiento?

Una de las cosas que se escuchan cuando se habla de decrecimiento es que, si la economía no crece, la gente va a estar sin trabajo, la gente va a pasar hambre, y nadie quiere eso. Los países ricos podrían permitirse el lujo de ralentizar sus economías, pero no los más pobres. Este argumento se escucha sobre todo en países del Sur Global, como el mío. Esto no tiene sentido. El decrecimiento es una crítica a nuestra dependencia del trabajo. Critica esta idea de que la gente tiene que trabajar para seguir viviendo y, por lo tanto, la economía necesita seguir creciendo para mantener a la gente trabajando.

La renta básica va bien con las ideas de ralentizar la economía, de volverse menos dependiente, y de detener la producción creciente y continua de cosas que realmente no necesitamos. Una RBU permitiría precisamente a los individuos la libertad de trabajar menos y decir no a los empleos negativos, por ejemplo en la industria de los combustibles fósiles. También les permitiría tener más tiempo libre para cuidar de las personas que les importan.

Ya ha mencionado un par de veces el cuidado y la libertad. Parecen ser fundamentales para su visión de un futuro de decrecimiento. ¿Podría  decir algo más sobre eso?

En las economías que tenemos ahora, muchas de las políticas que tenemos con respecto a la atención son implícitamente instrumentales. Las transferencias monetarias condicionadas, por ejemplo, giran en torno a la idea de crear capital humano. Das dinero a las madres para que cuiden de sus hijos, para que los envíen a la escuela, para que se hagan chequeos médicos, etc. Esto no es completamente altruista. También se trata de crear ciudadanos capaces que participen en la economía.

Las políticas que realmente se preocupan por los demás tienen la libertad en su centro, y la renta básica busca mejorar o mantener la libertad de otras personas. Les da algo, algún medio de vida, y una base desde la cual hacer algo que no necesariamente contribuya al PIB. Les permite trabajar si lo desean, pero también pueden optar por escribir poesía, cuidar su jardín o hacer otra cosa. Este es el último acto de libertad – elegir lo que se hace sin que nadie juzgue si se está contribuyendo realmente a la economía o a la sociedad.

Usted ha estado trabajando recientemente en cómo la renta básica podría ser implementada sin el estado. Esto es diferente a la mayoría de las otras propuestas, y me gustaría conocer más su opinión sobre este tema

La mayoría de las propuestas actuales consisten en pedir a los estados o gobiernos centrales que implementen una renta básica con una moneda ya existente. Esto pondría al estado al servicio de esta renta básica. Es ciertamente un paso en la dirección correcta, pero una RBU verdaderamente revolucionaria también cambiaría la naturaleza del dinero en sí, ¿verdad?

Si usted tiene una moneda que va a todo el mundo sin importar lo que hagan, entonces el significado del dinero comienza a cambiar. El dinero es sólo una forma de significar otra cosa. Si se lo damos a todos, entonces realmente se está cambiando lo que es el dinero y se está cambiando el valor de la vida humana.

Para poder cambiar realmente la naturaleza del dinero, también deberíamos cambiar la forma como se produce. Aquí es donde entra en juego la perspectiva más ascendente. En estos momentos se están llevando a cabo múltiples experimentos en diferentes partes del mundo en los que se está implementando una renta básica al mismo tiempo que se está creando una moneda. Una moneda localizada que es administrada por la gente de un territorio dado. Básicamente, es una forma de llevar un registro de los servicios o bienes que se pueden proporcionar entre sí.

De este modo, crean un espacio autónomo en el que pueden decidir democráticamente cómo va a funcionar esta moneda. Por ejemplo, si puedo guardarlo o si pierde valor con el tiempo. Realmente esto nos lleva a la posibilidad radical de una renta básica , a la idea de estar enraizado en tu comunidad, en lo que necesitas y lo que puedes hacer. Esa sería una manera para mí de tener una alternativa tanto al capitalismo como al Estado-nación al mismo tiempo a través de la renta básica.

Gabriela Cabaña es una estudiante de doctorado en antropología de la London School of Economics. “Más allá de la Trata y la Esclavitud” nos encontramos con ella en el XIX Congreso Mundial de Ingresos Básicos en Hyderabad, India, para conversar sobre por qué un nuevo movimiento ve el decrecimiento sostenible como el camino hacia un futuro mejor

https://www.opendemocracy.net/en/beyond-trafficking-and-slavery/radical-combination-degrowth-and-basic-income/?utm_source=Daily+Newsletter&utm_campaign=a8f5c64d04-DAILY_NEWSLETTER_MAILCHIMP&utm_medium=email&utm_term=0_717bc5d86d-a8f5c64d04-407381927

Traducción: Teresa Abril

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *