Misión 2020, el punto de inflexión climático (6)

6. Nuestra misión compartida para 2020: la inversión en la acción climática debe ser de más de 1 billón de $ por año y todas las instituciones financieras deben tener una estrategia de transición publicitada

 

Misión 2020  es un plan basado en 6 metas, que  prioriza las acciones que debemos poner en marcha desde hoy mismo  para hacer frente al cambio climático de forma efectiva. Más detalles en el post   Tres años para salvaguardar nuestro clima

Traducción del capítulo nº 7  del documento Misión 2020

NECESARIO

El despliegue de capital es quizás el factor más importante para estimular la transición global hacia una sociedad
descarbonizada, tanto en lo que se refiere al financiación de acciones climáticas concretas como para asegurar que flujos monetarios más amplios estén alineados con el clima.

Hay diferentes estimaciones sobre cuánto se necesita para no superar el máximo de 1.5-2 °C en el aumento de la temperatura de la tierra. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula que se deben invertir un promedio de 3.5 billones $ anuales de 2016 a 2050. IRENA calcula que la inversión adicional acumulada en las tecnologías de carbono tendrían que ascender a ~ 29 billones $ durante el período hasta 2050. La Comisión de Economía para el Nuevo Clima estima que necesitamos invertir 4 billones $ adicionales desde 2015 a 2030 para realizar Infraestructuras compatibles con 1,5-2° C. Nuestra misión es movilizar inversiones financieras climáticas de más  de 1 billón de dólares por año durante al menos la próxima década y media. Dada la capacidad de respaldo financiero del gobierno para aprovechar la inversión del sector privado, cabría esperar que la mayoría de éstos  recursos fuesen privados,  aprovechando  las oportunidades de la transición hacia una economía baja en carbono.

Esta reasignación de inversiones debe ir acompañada de una reducción de la inversión en actividades intensivas en carbono. Por esta razón, nuestra misión de movilización de capital va de la mano de asegurar que, para 2020, todas las instituciones financieras hayan diseñado una estrategia de descarbonización para que las carteras estén bien posicionadas para financiar la necesaria transición. Esto incluye los enormes activos administrados por los fondos de pensiones, fondos soberanos y compañías de seguros. Para cumplir estas dos misiones, necesitaremos:

1. Invertir por lo menos $ 200 mil millones en recursos públicos y $ 800 mil millones en recursos climáticos privados cada año
2. Aumentar 10 veces la cantidad de fondos filantrópicos para el movimiento climático desde los niveles de 2016
3. Multiplicar por diez la emisión anual del mercado de bonos verdes respecto a los niveles de 2016
4. Asegurar que las instituciones divulguen los riesgos financieros relacionados con el clima y que las calificaciones crediticias los incorporen plenamente
5. Eliminar los subsidios a los combustibles fósiles
6. Cancelar los gastos de capital para ampliar la producción de carbón, petróleo y gas
7. Implementar un mecanismo de fijación de precios del carbono dentro y entre todas las economías principales

DESEABLE

La transición a una economía con bajas emisiones de carbono es una enorme oportunidad para la innovación financiera y la creación de nuevos modelos de negocio y puestos de trabajo, aparte de su impacto positivo en el clima. Cuando más tarde el sector financiero a alinearse con los objetivos de París, más brusco será el ajuste y mayor el riesgo de que los activos queden varados.

Las inversiones en la economía baja en carbono no sólo harán que el planeta sea más seguro y habitable, sino que estimularán la economía: IRENA ha estimado recientemente que los esfuerzos para frenar el cambio climático podrían hacer que el mundo fuese 19 billones de dólares más rico (0,8% del PIB mundial para 2050), y que las inversiones en el sector de la energía limpia pudiesen crear 6 millones de empleos.

El desacoplamiento entre el crecimiento económico y las emisiones ya se está demostrando algunos mercados, desafiando la suposición de que abordar el cambio climático es un obstáculo para la economía. El mundo está llegando a un punto dulce en el que  invertir en la transición de la energía tiene sentido tanto financiera como climáticamente.

REALIZABLE

Por lo menos $ 200 mil millones de recursos públicos y $ 800 mil millones de recursos privados deben invertirse en acción climática cada año

La voluntad política demostrada en París y en otros lugares ya se ha traducido en importantes acciones económicas en el mundo real. En 2014, las mejores cifras disponibles sugieren que ya han habido flujos financieros de, al menos, 151 mil millones de $ de recursos públicos y 241 mil millones de $ de recursos privados. La inversión en energía limpia sumaron  348.5 mil millones de $. En 2015 mientras que la inversión en eficiencia energética superó los  221 mil millones de $. Además, los costes de las tecnologías renovables sigue cayendo rápidamente, y más de lo esperado desde 2015. Esto atraerá más Inversión y también hará aumentar las emisiones evitadas por dólar gastado. Los avances tecnológicos significan que el nivel y el coste de las medidas políticas requeridas están disminuyendo. Con los recientes compromisos de desinversión de 688 instituciones en 76 países que representan más de $ 5.2 billones en activos bajo la gestión, los recursos disponibles para ampliar la inversión en la acción climática aumentarán significativamente.

La financiación filantrópica para el movimiento climático tiene que aumentar diez veces desde 2016

La urgencia de esta transformación exige que la financiación dedicada a la acción climática se amplíe mucho más allá El 2% actual de la financiación filantrópica global. Ya existen grandes fundaciones que incrementan su enfoque hacia el clima, incluyendo Hewlett Packard ,entre muchas otras, así como las convocatorias de fundaciones para desplegar sus dotaciones ahora, en lugar de posponerlas. Algunas fundaciones ahora ven la acción sobre el clima como una oportunidad de inversión de impacto que se alinea con su misión. También hay una creciente conciencia de que el fracaso en el tratamiento del clima podría socavar las donaciones en otras áreas sociales y ambientales. Por último, también existe un incremento de los ejemplos de fundaciones filantrópicas que están desinvirtiendo en combustibles fósiles.

La emisión anual del mercado de bonos verdes tiene que multiplicarse por más de diez desde 2016

Los bonos verdes ya no son un nicho de mercado: han pasando de $ 9 mil millones a $ 80 mil millones entre 2013 y 2016. La inversión se ha multiplicado más de 8 veces en tres años. La estimación de las emisiones para 2017 oscilan entre $ 120 mil millones (HSBC) y $ 200 mil millones (Moody’s). Esta tendencia de crecimiento exponencial se espera que continúe en el futuro, y tanto la Iniciativa de Bonos Climáticos como Citigroup han sugerido que el mercado de bonos verdes podría llegar a $ 1 billón al año en 2020.

La comunidad financiera debe esforzarse por encontrar otros mecanismos innovadores para movilizar recursos adicionales para la acción climática. Por ejemplo, el Banco Mundial ha emitido bonos que por primera vez vinculan directamente los rendimientos a la actuación de las empresas que fomenten las prioridades de desarrollo global establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las empresas e instituciones financieras deben publicar los riesgos financieros y las calificaciones crediticias relacionados con el clima

La divulgación es la base que permitirá la asignación de capitales que sea compatible con los compromisos de París. Y ya está en camino de convertirse en corriente principal. El CDP, antes conocido como el Carbon Disclosure Project, comenzó a pedir información sobre el riesgo climático de las empresas en 2001, en nombre de 35 inversores institucionales. En 15 años, ha crecido para representar a más de 800 inversionistas con un total de 100 billones de dólares en activos, generando información relacionada con el clima de más de 1.000 empresas en todo el mundo. Paralelamente, los inversores están solicitando directamente una mayor divulgación del riesgo climático de las empresas de las que son accionistas. Un ejemplo destacado es la campaña liderada por el Estado de Nueva York y la Iglesia de Inglaterra, respaldada por inversionistas por US $ 4 trn, para forzar a la empresa petrolera estadounidense EXXON a informar sobre los riesgos climáticos. En el futuro, la propiedad activa y el compromiso con las empresas en cuanto a su gobernanza, estrategia, gestión de riesgos y metas para la transición necesaria hacia una economía de carbono cero serán críticos.

También se están logrando importantes avances a nivel político y legislativo. El Equipo de Tareas sobre Informaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD) y el G20 han diseñado un marco de recomendaciones que se puede transponer a requisitos nacionales para los reguladores financieros y para las instituciones financieras públicas y privadas. Todos los miembros de la TCFD apoyan y piensan adoptar estas recomendaciones en 2017. Para 2020 deberían haber llegado a todas las empresas, y se espera que los directores de la junta aseguren que las recomendaciones se apliquen apropiadamente como parte de su deber fiduciario.

Cancelar el gasto de capital para expandir la producción de carbón, petróleo y gas

Para alinearse con los objetivos de emisiones y de los cambios en el sistema energético se necesitará un suministro mucho más pequeño de combustibles fósiles. El análisis de Carbon Tracker muestra que en la próxima década más de $ 2 billones de nuevas inversiones deben ser canceladas. Esto significa que para el carbón, no debe haber inversiones en nuevas minas de carbón. Para el petróleo, se necesita alguna inversión sólo para mantener la producción, pero si las emisiones llegan al pico en el 2020, el sector petrolero necesita adoptar planes que no impliquen un mayor crecimiento. Las opciones de alto coste de suministro de gas intensivas en energía como las exportaciones no convencionales de gas natural licuado (GNL) son también inconsistentes con los objetivos de París, enfriando las expectativas de crecimiento también para el gas.

Evitar la inversión en activos de combustibles fósiles, ya sea para la extracción o la generación de energía, es esencial para evitar la perpetuación de actividades intensivas en carbono. El cambio de este despliegue de capital también mejorará la actuación financiera corporativa, evitando las inversiones en activos que no caben en un futuro de bajo carbono. Un análisis reciente de IEA / IRENA sugiere que podrían crearse $ 1-2 billones de activos varados en un escenario de 2 ° C, incrementando el nivel de las acciones a largo plazo que están pospuestas.

Eliminar los subsidios a los combustibles fósiles

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los subsidios a los combustibles fósiles cuestan actualmente entre 500 y 600.000 millones de dólares anuales, que llega a 5,3 billones de dólares al año (10 millones por minuto) cuando se tiene en cuenta el coste de los daños causados por la contaminación y el cambio climático. Esta cifra es mayor al gasto global total en salud humana. Un estudio publicado recientemente (febrero de 2017) por el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) y el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD) encontró que “una eliminación completa de los subsidios a la producción de combustibles fósiles a nivel mundial reduciría las emisiones mundiales en 37 Gt de CO2 entre 2017-2050. Esto es aproximadamente la cantidad de dióxido de carbono que resultaría de quemar todas las reservas probadas de petróleo en los Estados Unidos y Noruega.”. Dedicando incluso una parte de estos recursos para limpiar las inversiones nos llevaría muy cerca de lograr nuestra misión para el sector de la energía.

Las voces que piden la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles provienen de todos los sectores de la sociedad. En febrero de 2017, los inversores por un valor de más de 2,8 billones de dólares pidieron que el G20 eliminara todos los subsidios a combustibles fósiles en 2020, comenzando con los subsidios para la exploración de combustibles fósiles y la producción de carbón y luego pasando al apoyo público al petróleo y gas. A esta petición le siguió una carta abierta, en 2016, de más de 200 organizaciones de la sociedad civil al G20 haciendo la misma demanda. Si los inversores y la sociedad civil están unidos y comprometidos, los gobiernos van a encontrar un terreno fértil para la reforma.

La fijación de precios del carbono debe implementarse dentro y entre todas las principales economías

Alrededor de 40 jurisdicciones nacionales y más de 20 ciudades, estados y regiones están poniendo un precio al carbono, un movimiento que comprende el 13% de las emisiones globales. Otros 100 grupos (que representan el 58% de las emisiones mundiales de GEI) están planificando o considerando estos instrumentos. Este impulso no muestra signos de detención: los jefes de estado y los líderes empresariales han desafiado al mundo a duplicar la cobertura de las emisiones sujetas al precio del carbono para el año 2020 y duplicarlo de nuevo en la próxima década. Solo la introducción en China de un esquema a nivel nacional en 2017 duplicará las emisiones cubiertas.

CONCLUSIÓN

El Acuerdo de París histórico y jurídicamente vinculante entregó al mundo una hoja de ruta para abordar el cambio climático de una vez por todas. 196 acciones adoptaron universalmente este acuerdo, comprometiéndose a limitar el aumento de la temperatura global entre 1,5 y 2º C por encima de los niveles preindustriales. Lo que es menos conocido es con qué urgencia debemos actuar para conseguir este compromiso. Si queremos tener éxito, las emisiones de gases de efecto invernadero deben comenzar su declive constante a partir de 2020: nuestro punto de inflexión climática.

Las seis secciones de este informe han demostrado que el cambio climático en 2020 no sólo es necesario sino también deseable y alcanzable. De hecho, la evidencia de que este punto de inflexión está a nuestro alcance está creciendo cada día. Las emisiones mundiales de CO2 ya se han estabilizado y se espera que permanezcan estables en los próximos años. En las seis esferas clave de la energía, el transporte, el uso de la tierra, la industria, la infraestructura y las finanzas, hay oportunidades para que las acciones innovadoras desaten un incremento radical de la ambición en los próximos años. Esto hará que el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París sea posible.

Si bien la gestión del cambio climático representa un enorme desafío, también representa una oportunidad de transformación. Ofrece una oportunidad sin precedentes – y emocionante – de avanzar hacia un futuro altamente deseable y más próspero. Es el punto de inflexión de 2020 que hará posible este futuro. Y son esta colaboración radical y el optimismo implacable los que harán que el cambio climático del 2020 sea una realidad.

 Traducción: Neus Casajuana

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *