Desde los “Chalecos Amarillos” hacia el “New Green Deal”

El movimiento de base detrás del Green New Deal ofrece un rayo de esperanza al maltratado establishment: deben adoptarlo, desarrollarlo e integrarlo en la agenda progresista.

JOSEPH E. STIGLITZ * 7 Enero 2019

Necesitamos algo positivo para salvarnos de la inquietante ola de populismo, nacionalismo y protofascismo que está barriendo el mundo.

NUEVA YORK – Ya es una vieja noticia que grandes segmentos de la sociedad están profundamente descontentos con lo que ven como “el establishment”, especialmente con la clase política. Las protestas de los “chalecos amarillos” en Francia, desencadenadas por el movimiento del presidente Emmanuel Macron para aumentar los impuestos sobre los combustibles en nombre de la lucha contra el cambio climático, son el último ejemplo de la escala de esta alienación.

Hay buenas razones para el descontento: cuatro décadas de promesas de los líderes políticos tanto de centro izquierda como de centro, adoptando la fe neoliberal de que la globalización, la financiarización, la desregulación, la privatización y una serie de reformas relacionadas traerían una prosperidad sin precedentes, han sido insatisfechas. Si bien parece que a una pequeña élite le ha ido muy bien, grandes franjas de la población se han alejado de la clase media y se han sumido en un nuevo mundo de vulnerabilidad e inseguridad. Incluso los líderes de países con una baja pero creciente desigualdad han sufrido la ira pública.

Mirando los números, Francia está mejor que la mayoría de países, pero lo que importa son las percepciones, no los números; Incluso en Francia, que evitó parte del extremismo de la era Reagan-Thatcher, las cosas no van muy bien para muchos. Cuando los impuestos a los muy ricos se reducen, pero se elevan para que los ciudadanos comunes cumplan con las demandas presupuestarias (ya sea de la lejana Bruselas o de los ricos financieros), no debería sorprender que algunos estén enojados. El eslogan de los chalecos amarillos habla de sus preocupaciones: “El gobierno habla sobre el fin del mundo. Nosotros estamos preocupados por el fin de mes ”.

En resumen, existe una gran desconfianza en los gobiernos y los políticos, lo que significa que la propuesta de pedir sacrificios hoy a cambio de la promesa de una mejor vida mañana, no pasa el examen. Y esto es especialmente cierto en el caso de las políticas del “goteo (tricke down)”: recortes de impuestos para los ricos que eventualmente se supone que beneficiarán a todos los demás.

Cuando estuve en el Banco Mundial, la primera lección sobre la reforma de políticas fue que la secuencia y el ritmo son importantes. La promesa del Green New Deal que ahora está siendo promovida por los progresistas en los Estados Unidos abordan ambas cuestiones.

El Green New Deal se basa en tres observaciones: en primer lugar, existen recursos no utilizados y subutilizados, especialmente el talento humano, que pueden utilizarse de manera efectiva. Segundo, si hubiera más demanda para aquellas personas con habilidades bajas y medias, sus salarios y niveles de vida subirían. En tercer lugar, un medio ambiente saludable es una parte esencial del bienestar humano, hoy y en el futuro.

Si los desafíos del cambio climático no se cumplen hoy, se impondrán enormes cargas a la próxima generación. Es un error que esta generación pase estos costos a la siguiente. Es mejor dejar un legado de deudas financieras, que nuestros hijos puedan manejar de alguna manera, que dejar en herencia un desastre ambiental posiblemente inmanejable.

Hace casi 90 años, el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, respondió a la Gran Depresión con su New Deal, un paquete audaz de reformas que afectó a casi todos los aspectos de la economía estadounidense. Pero más que invocar al simbolismo del New Deal , ahora estamos invocando a su propósito alentador: hacer que la gente vuelva a trabajar, como lo hizo FDR en los EE. UU, con un aplastante desempleo en aquella época. Aquello significó inversiones en electrificación rural, caminos y represas.

Los economistas han debatido la efectividad del New Deal: su gasto probablemente fue demasiado bajo y no fue lo suficientemente sostenido como para generar el tipo de recuperación que la economía necesitaba. No obstante, dejó un legado duradero al transformar el país en un momento crucial.

Lo mismo puede ocurrir con un New Deal Green: puede proporcionar transporte público, conectando a las personas con los puestos de trabajo y actualizar la economía para afrontar el desafío del cambio climático. Al mismo tiempo, estas inversiones en sí mismas crearán empleos.

Se reconoce desde hace mucho, que la descarbonización, si se hace correctamente, sería un gran creador de trabajo mientras que la economía se va preparando para un mundo con energía renovable. Por supuesto, algunos empleos, por ejemplo, los de los 53.000 mineros del carbón en los EE. UU., se perderán, y se necesitarán programas para capacitar a estos trabajadores para otros empleos. Pero volviendo al eslogan: la secuencia y el ritmo importan, habría tenido más sentido comenzar con la creación de nuevos empleos antes de que se destruyeran los antiguos, asegurarse de que los beneficios de las compañías del petróleo y del carbón pagaran impuestos y se eliminaran los subsidios ocultos que reciben, antes de pedirles a los que que apenas salen adelante, que contribuyan más.

El Green New Deal envía un mensaje positivo de lo que el gobierno puede hacer, para esta generación de ciudadanos y para la próxima. Puede dar hoy lo que más necesitan los que hoy sufren: buenos empleos. Y puede proporcionar la protección contra el cambio climático que se necesita para el futuro.

El Green New Deal tendrá que ampliarse, y esto es especialmente cierto en países como los EE. UU. donde muchos ciudadanos no tienen acceso a una buena educación, a una atención médica adecuada ni a una vivienda digna.

El movimiento de base detrás del Green New Deal ofrece un rayo de esperanza al maltratado establishment: deben adoptarlo, desarrollarlo e integrarlo en la agenda progresista. Necesitamos algo positivo para salvarnos de la inquietante ola de populismo, nacionalismo y protofascismo que está barriendo el mundo.

* Joseph E. Stiglitz, premio Nobel de economía, es profesor universitario en la Universidad de Columbia y economista jefe del Instituto Roosevelt. Su libro más reciente es La globalización y sus descontentos revisados: la antiglobalización en la era de Trump.

Publicado en Project Syndicate

Traducción Neus Casajuana

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *