Sanar la brecha entre la Realidad Política y la Realidad Ecológica.

Una entrevista con Shaun Chamberlin

Stan Cox , 15/10/2019

Si las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos se reducen a cero en una década o incluso dos, no se logrará mediante la creación de una mayor capacidad de energía solar y eólica y la confianza de la competencia del mercado para eliminar los combustibles fósiles de la economía. Se requiere un mecanismo directo e infalible para sacar el petróleo, el gas y el carbón de la economía, por ley y a tiempo. Necesitamos un tope nacional hermético para la extracción e importación de combustibles fósiles que disminuya año tras año, sofocando todo uso en cualquier plazo que se fije.

Será necesario asignar la rápida disminución de petróleo, gas y carbón, a través de la economía para garantizar que se para garantizar que se destinan cantidades suficientes a satisfacer las necesidades esenciales y que ninguna de ellas se destine a la producción inútil o superflua. Y a medida que el suministro de energía se haga más estricto, se harán necesarios controles de precios y un racionamiento equitativo de la energía en todas sus formas.

El sistema más desarrollado para lograr el tipo de racionamiento energético de reparto justo que proponemos es el Sistema TEQs (Cuotas de Energía Negociables) , un plan creado por el escritor británico y visionario David Fleming y elaborado en detalle a lo largo de los años por Fleming, el autor británico y activista Shaun Chamberlin, y otros. A instancias de Fleming y Chamberlin, los TEQs fueron introducidos, estudiados y debatidos en el Parlamento del Reino Unido hace una década, pero fueron considerados demasiado avanzados por el gobierno. Ahora, con una emergencia climática global ampliamente reconocida, sistemas como los TEQs merecen una consideración más seria.

Fleming murió en 2010 con su ya premiada obra maestra Lógica austera:Un Diccionario para el futuro y cómo sobrevivirlo , todavía en forma de manuscrito.  Chamberlin lo editó para su publicación póstuma en 2016, pero reconoció que su envergadura y  formato de diccionario no convencional podía ser desalentador.  En consecuencia, Chelsea Green Publishing publicó simultáneamente un libro de bolsillo más convencional de Lógica austera,: una llamada a Sobrevivir al Futuro: Cultura, Caraval y Capital después de la economía de mercado. (Surviving the Future: Culture, Carnival and Capital in the Aftermath of the Market Economy)

Desde entonces, los dos libros han adquirido un seguimiento global, y Chamberlin ahora está trabajando menos  en propuestas de políticas formales como el sistema de TEQs y, dice, “más en ensanchar el cambio cultural necesario para crear una demanda de tales soluciones prácticas”, incluyendo el arresto con Extinction Rebellion, así como ayudar a desarrollar cursos en varias instituciones educativas, un programa completo de ‘Sobrevivir al futuro’ en la Universidad Sterling de Vermont y una nueva película: La Secuela : ¿Qué sucederá después de nuestra trubulenta civilización? – que está a punto de ser lanzada, tras haber tenido más de 5 millones de visitas  en los vídeos virales de prueba.

Chamberlin y yo tuvimos un reciente intercambio de correos electrónicos en los que habló de los TEQ frente a los precios del carbono y de cómo cerrar la brecha entre la realidad ecológica y la política.

P: Usted ha escrito que un “enfoque basado en la cantidad” para la reducción de emisiones, como los TEQ o el racionamiento en general, fomenta un sentido de propósito común y de resolución de problemas, mientras que los “enfoques basados en los precios”, como los impuestos al carbono o los topes y el comercio, no lo hacen. ¿Puede explicarlo?

Chamberlin: Bueno, probablemente tengamos que empezar por reconocer el problema fundamental al que nos enfrentamos al abordar el cambio climático: la falta de realismo.

El realismo sobre los hallazgos de la ciencia del clima exige reducciones drásticas e inmediatas de las emisiones (tal vez del 10% anual, cada año, en los países industrializados), así como una reducción de las emisiones de carbono, a fin de evitar una desestabilización catastrófica del clima mundial. Mientras tanto, la realidad política actual en estos países dice que tales reducciones son una quimera.

Mientras que los realistas de la climatología argumentan con razón que la realidad física “perdura” y no negocia, los realistas de la política argumentan con igual validez que cualquier enfoque que intente transformar radicalmente la sociedad en contra de sus deseos genera malestar y, rápidamente, será rechazado. La incapacidad de conciliar estas dos realidades ha bloqueado la acción efectiva durante décadas.

La pregunta esencial es clara: ¿qué tipo de política podría ayudar a cerrar la brecha?

La propuesta bien fundamentada es que  el aumento del precio del carbono es la respuesta, y muchos ambientalistas bien intencionados apoyan esto, pero me temo que es una trampa. Como Tom Burke ha destacado de forma convincente“la llamada a una tasa del carbono es un escudo con el que[las compañías petroleras] se defienden de llamadas para un cambio más rápido”.

En un mundo en el que alrededor del 80% de la energía mundial todavía proviene de combustibles fósiles, los directores generales de las compañías petroleras saben que la fijación de precios del carbono deja a los políticos en un comprometido aprieto, atrapados entre el aumento del precio del carbono (y, por lo tanto, el aumento de las facturas de energía de los consumidores, impidiendo a los más pobres calentar sus hogares) o no tomar medidas. Todos sabemos cuán probable es que los políticos tomen la ruta impopular, y las compañías petroleras creen que esto los sacará del apuro y les permitirá extender su modelo de negocio rentable y suicida por un poco más de tiempo. En resumen, tratar de descarbonizar aumentando los precios del carbono es una garantía de fracaso, lanzando el deseo de un futuro habitable en una batalla imposible contra el deseo de calentar y enfriar nuestros hogares.

En cambio, necesitamos una política que alinee las motivaciones individuales y colectivas, creando un propósito común hacia los objetivos compartidos de una energía asequible y un futuro mejor. Y felizmente, el difunto Dr. David Fleming desarrolló precisamente este enfoque en la forma de su sistema TEQs (Cuotas de Energía Negociables), ampliamente estudiado en el Reino Unido. Con los TEQs, se establece un límite nacional estricto para las emisiones y se reduce año tras año, garantizando así que hacemos lo necesario para mantener un clima benigno. La tarea simple y compartida se hace evidente: mantener los precios de la energía lo más bajos posible y vivir la vida lo mejor posible bajo ese tope decreciente.

Esto es algo que todo el mundo puede apoyar, con individuos, comunidades y todos los sectores no sólo trabajando para reducir su propio consumo de energía (o su intensidad de carbono), sino también colaborando creativamente con otros para hacerlo. Por no hablar de ejercer presión social sobre aquellos que no están “haciendo su trabajo” y que, por lo tanto, están subiendo los precios para todos. Dado que el sistema de TEQs garantiza el mismo derecho para todos a una parte de la energía disponible, el derecho implica inevitablemente una norma diaria clara de consumo de carbono de acuerdo con lo que la ciencia del clima nos dice que es necesario.

En la actualidad, los esfuerzos de descarbonización siempre están nadando a contracorriente. Por ejemplo, si la gente de una comunidad decide reducir su consumo de gasolina, esto sólo sirve para reducir un poco el precio de la gasolina, fomentando así un mayor consumo en otros lugares. Es descorazonador. Los TEQs invierten la tendencia, porque con el consumo total de carbono limitado, cualquier reducción local en el uso de energía no sólo ahorraría dinero para los involucrados, sino que también desempeñaría un papel claro y práctico en la reducción de los precios para los demás, ayudando directa y visiblemente a la nación en su conjunto a prosperar bajo el tope. Una vez que se implementan los TEQs, esta motivación compartida se vuelve transparente, en total contraste con la situación actual en que la preocupación por los oportunistas (free riders)) -y la sensación de que su contribución personal no puede marcar la diferencia- desanimar todos los esfuerzos

P: La idea de devolver los ingresos de un impuesto sobre el carbono u otro mecanismo de fijación de precios a la población como un reembolso per cápita igual (eufemísticamente llamado “impuesto y dividendo”) se está debatiendo mucho aquí en los Estados Unidos por ser económicamente progresista. Los hogares de bajos ingresos tienden a generar menos emisiones y, por lo tanto, pagarían menos impuestos sobre el carbono que los ricos. El reembolso, ciertamente, redistribuiría el dinero de los hogares más ricos a los más pobres. ¿Hasta dónde llegaría eso para resolver el problema del enfoque de precios que encarece la energía?

Chamberlin: Como usted insinúa, Impuesto y Dividendo es una excelente mejora sobre el impuesto clásico al carbono, tomando los ingresos recibidos y compartiéndolos equitativamente entre la población, lo que significa que en la práctica aquellos que emiten menos de la media se beneficiarán financieramente del sistema. Esto ayuda a defender la sostenibilidad política del impuesto, ya que los países con bajas emisiones tienden a ser los miembros más pobres de la sociedad, que pueden no estar en condiciones de contribuir financieramente a la descarbonización de la sociedad.

La otra propuesta ampliamente defendida para los ingresos generados por un impuesto al carbono (como en propuestas como Kyoto2) es reservarlo para su uso en apoyo de la transición energética. Esto también ayudaría a defender la sostenibilidad política del impuesto, en este caso proporcionando fondos para suavizar los cambios necesarios en la sociedad, tal vez a través de la financiación de programas de energía renovable, subvencionando el transporte público o proporcionando apoyo, asesoramiento y subvenciones para iniciativas de reducción de la demanda energética de los hogares o las comunidades.

Ambas opciones tienen ventajas y desventajas, pero ninguna de ellas resolvería las deficiencias fundamentales de la fijación de precios del carbono descritas anteriormente. La doble agenda contradictoria que sustenta la incoherencia de la política climática actual -la necesidad tanto de precios más altos del carbono como de precios más bajos de la energía- se mantendría, dejando así sin resolver la “falta de realismo”.

Los TEQs, por el contrario, simplemente limitan las emisiones de carbono, dejando así el impulso a la reducción de los precios de la energía como un objetivo sencillo para toda la sociedad, impulsando continuamente la transición hacia un futuro próspero con bajas emisiones de carbono.

Por supuesto, con los TEQs seguimos teniendo que enfrentarnos a la misma decisión que con un impuesto sobre el carbono, sobre qué hacer con los ingresos generados. Aquí se adopta un camino intermedio entre las dos opciones descritas. Para la población en general, los ingresos se devuelven (proporcionando así un resultado progresivo, muy similar al de la tasa y el dividendo) en forma del derecho gratuito de las unidades de TEQs que todos los individuos reciben incondicionalmente. Mientras que, los ingresos generados por la subasta de unidades de TEQs a empresas y organizaciones se reservan para apoyar la transición energética (proporcionando así las inversiones necesarias a escala colectiva, como en el caso de Kioto2). Una vez más, esto es parte de la alineación explícita de los deseos personales de las personas y las organizaciones, de mantener precios bajos de la energía, con los deseos de la comunidad y la sociedad, de mantener un clima benigno.

¿Por qué es importante?  Bueno, se trata de esa brecha entre la realidad científica y la realidad política. Si bien es tentador pensar en la adopción de un impuesto o tope de carbono como una solución en sí misma, el verdadero desafío político es conseguir y mantener la tasa lo suficientemente alta (o tope lo suficientemente bajo) para evitar la desestabilización de nuestro clima. Lo que a su vez significa la transformación de nuestra sociedad para que pueda prosperar dentro de ese límite. Sin una transición tan fundamental hacia una vida con bajas emisiones de carbono, la sociedad (y en particular los más pobres) se verá gravemente afectada, ya que cualquier política eficaz hace que la energía con altas emisiones de carbono sea menos accesible. Esto es intrínsecamente angustiante y es probable que lleve a una presión política irresistible para aflojar o abandonar cualquier política de este tipo: “Basta de hablar de las generaciones futuras, mis hijos tienen frio hoy”.

Y los TEQs están mucho mejor situados para apoyar y facilitar la profundidad de la descarbonización requerida – y así defender su viabilidad política a largo plazo – que lo que un aumento en el precio del carbono jamás podría. Como constató el Comité de Auditoría Medioambiental del Reino Unido, “Una reducción significativa de las emisiones sólo se logrará, y se mantendrá, con un cambio de comportamiento significativo y urgente… Seguimos estando convencidos de que las señales de precios por sí solas, especialmente cuando se compensan con los[ingresos adicionales del dividendo], fomentarían un cambio de comportamiento significativo comparable con el que resulta de un derecho de emisión de carbono”.

¿Por qué?  Porque una asignación de carbono protege más eficazmente a los más vulnerables (por ejemplo, proporcionando derechos a la energía por adelantado, en lugar de los dividendos que vienen mucho después de la compra de combustible); porque ha demostrado ser más popular entre el público (debido a su imparcialidad y eficacia); y, fundamentalmente, porque de golpe destruye la imposible tensión política entre la necesidad de mantener bajos los precios de la energía y altos los precios del carbono.

Al hacerlo, por supuesto, nos da la mejor esperanza de un futuro que valga la pena.

Para un análisis más detallado de las similitudes y diferencias entre los TEQs y los impuestos y dividendos, consulte mi artículo “Fee and Dividend or TEQs?  A raíz de la COP21 de París, ¿cómo debería ser una política climática eficaz?”

P: ¿Podría contarnos más acerca de su trabajo actual sobre el cambio cultural que va a ser necesario, y cómo encaja Extinction Rebellion?

Chamberlin: Después de descubrir los TEQs, dediqué una década a hacer campaña para su implementación, lo que incluyó actuar como asesor del estudio de factibilidad del gobierno del Reino Unido sobre el sistema. Sin embargo, en el último momento, vi como el Tesoro vetaba la propuesta, esencialmente porque una acción eficaz para reducir las emisiones habría sido una amenaza para el crecimiento económico. Para mí esto fue una llamada de atención ya que quedó claro que sería necesario un cambio más amplio en las prioridades de nuestra cultura antes de que dicha política para un futuro habitable pudiera lograrlo a través de la política.

De modo que, desde entonces me he centrado en escribir libros, enseñar y producir nuestra nueva película, todo ello hasta cierto punto centrado en este reto del crecimiento económico, que presenta lo que a primera vista parece ser un dilema irresoluble: o bien dejar de crecer (y así colapsar la economía de la que dependemos actualmente) o continuar creciendo hasta que aplastemos y destruyamos los ecosistemas de los que todos dependemos. Poco a poco nos estamos dando cuenta de que este es el problema fundamental al cual nos enfrentamos, la necesidad cada vez más evidente de un nuevo sistema operativo para nuestra sociedad.

Citando a David Fleming:

Es cierto que no hay respuestas simples a esto – ninguna que pudiera proponerse sin proponer al mismo tiempo una transformación total de nuestra forma de pensar, trabajar y ordenar nuestras vidas

(Fleming, D. (2016).Sobrevivir al futuro: La cultura, el carnaval y el capital después de la economía de mercado (pág. 129). White River Junction, VT: Chelsea Green Publishing.)

En este contexto, veo a Extinction Rebellion (RX) como el primer movimiento de masas que toma como punto de partida la realidad física, en oposición a la realidad social/política. Es el primero que hace las preguntas correctas. Me involucré en octubre de 2018, después de quedar impresionado por su ocupación de las oficinas de Greenpeace UK. Su simple demanda era que Greenpeace diera a conocer XR a su enorme membresía, y la oportunidad de hacer personalmente algo más significativo que firmar peticiones o hacer donaciones. Greenpeace se negó.

Esto me llamó la atención, después de haber renunciado a mi propia membresía de Greenpeace en 2010 con una carta de frustración por su aparente falta de urgencia y respeto por la realidad política actual, ominicida. Como tal, participé en la declaración formal de rebelión en Parliament Square el pasado Halloween, y la semana siguiente fui uno de los primeros 20 o 30 detenidos cuyos titulares ayudaron a lanzar la rebelión mundial. Más tarde en noviembre, bloqueamos los cinco puentes que rodean el  Parlamento del Reino Unido, y ese día fue uno de los más productivos que he visto, al estar junto a 10.000 personas que realmente entendieron lo que está ocurriendo en nuestro planeta y que están dispuestas a poner sus cuerpos en peligro en resistencia.

Desde entonces, por supuesto, el movimiento ha crecido enormemente, lo que inevitablemente trae consigo una cierta dilución del conocimiento. De ese modo durante los meses transcurridos desde entonces he estado dando muchas charlas a grupos de RX sobre la dimensión de la situación en la que nos encontramos, y la necesidad de discutir y abordar cuestiones como el crecimiento económico, el consumismo y el exterminio de la biodiversidad, en lugar de imaginar, por ejemplo, que una simple transición de los combustibles fósiles a las energías renovables es todo lo que se necesita. He estado encontrando públicos receptivos.

https://www.resilience.org/stories/2019-10-15/healing-the-rift-between-political-reality-and-ecological-reality-a-qa-with-shaun-chamberlin/?fbclid=IwAR0HvW-Abhi9dcGMgXIuoPUiv3Hh2DaEf0o61W9hfnkWTMNxpZLNpq93N9I , originally published by Green Social Thought

Traducción: Teresa Abril

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *