92 organizaciones de la sociedad civil pedimos a las instituciones financieras que eviten el “greenwashing” de la taxonomía

Carta abierta a las instituciones financieras para que renuncien a la taxonomía de la UE

París, 10 de marzo de 2022 – Un mes después de que la Comisión Europea aprobara la inclusión del gas fósil y la energía nuclear en la taxonomía de la UE, 92 ONG y OSC pedimos a las instituciones financieras que rechacen este intento de lavado verde excluyendo ambas energías de sus fondos y bonos “sostenibles” o “verdes”. Esta carta abierta aparece en el contexto de la guerra contra Ucrania, que es un doloroso recordatorio de que las democracias occidentales necesitan eliminar su dependencia de los combustibles fósiles para frenar la influencia de regímenes autoritarios como Rusia.

Texto completo de la carta abierta aquí

En una carta abierta, 92 ONGs y OSCs hacemos un balance del fracaso de la Comisión Europea a la hora de ofrecer una taxonomía sostenible “basada en la ciencia” (1). Para evitar el lavado verde masivo, pedimos a las instituciones financieras que se comprometan públicamente a excluir tanto el gas fósil como la energía nuclear de todos sus productos y bonos comercializados como sostenibles, verdes o responsables. Esto implica, en particular, excluir estas energías de los fondos del “artículo 9”, definidos en el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR) como un fondo que tiene como objetivo la inversión sostenible o la reducción de las emisiones de carbono. Las entidades financieras pueden acogerse a las obligaciones de información específicas para el gas fósil y la energía nuclear (2).

Nick Bryer, jefe de campañas de 350.org en Europa, afirma: “La UE sabe perfectamente que financiar nuevos gasoductos y centrales eléctricas no es “verde” ni “sostenible”. Por la razón que sea, han cedido a la presión de los grupos de presión de la industria de los combustibles fósiles, que no quieren que nada se interponga en sus beneficios. Eso significa que ahora tenemos que mirar a los bancos y otras instituciones financieras para que muestren algo de liderazgo, y dejen claro que se puede invertir en gas fósil, o se puede invertir de forma sostenible, pero no se pueden hacer ambas cosas”.

Simone Ogno, responsable de la campaña sobre finanzas y clima de Re:Common, afirma: “La taxonomía de la UE debería establecer una lista de actividades económicas ambientalmente sostenibles, y a través de ellas apoyar la transición ecológica de la UE. Sólo si se excluye el apoyo al gas fósil y a la energía nuclear, las instituciones financieras podrán considerarse ‘parte de la solución’ a la actual crisis climática”.

La inclusión del gas fósil y la energía nuclear en la taxonomía de la UE impulsa a las empresas e inversores a contabilizar el gas y la energía nuclear en la parte sostenible de sus actividades e inversiones. Podrán financiar nuevas centrales de gas y reactores nucleares a través de bonos que cumplan con la Normativa de Bonos Verdes de la UE, algo que ya están haciendo varias empresas de gas según Nomura International Plc (3). La taxonomía de la UE también podría permitir a las instituciones financieras y a las empresas energéticas integrar su apoyo a ambas energías en sus planes de “transición” o “neutralidad de carbono”.

En el contexto de la guerra contra Ucrania, las nuevas centrales de gas o los reactores nucleares que funcionan con combustibles suministrados por Rusia pueden beneficiarse de una financiación alineada con la taxonomía o “sostenible”. Este escenario no es improbable: Rusia representó el 45% de las importaciones de gas de la UE en 2021, es el mayor exportador de gas del mundo y produce alrededor del 35% del uranio enriquecido del mundo para reactores nucleares. Por tanto, la Taxonomía podría permitir a Rusia seguir utilizando sus exportaciones de combustibles fósiles como arma geopolítica.

Paul Schreiber, activista de Reclaim Finance, subraya: “La guerra contra Ucrania arroja una nueva luz sobre el desastre de la Taxonomía de la UE. Los países democráticos deben reducir rápidamente su adicción a los combustibles fósiles para sacar las castañas del fuego a los productores autoritarios de combustibles fósiles como Rusia (4) y cumplir sus propios compromisos climáticos. Sin embargo, la decisión de la UE de calificar el gas fósil como sostenible allana el camino para una renovada dependencia del gas fósil y otorga credenciales verdes a sus productores”.

Tanto el gas fósil como la energía nuclear están excluidos de varias normas de financiación sostenible, como la próxima taxonomía ISO, el marco de bonos verdes del gobierno canadiense o la etiqueta Greenfin. Varias instituciones financieras se opusieron a la inclusión de ambas energías en la taxonomía de la UE (5) y el IIGCC , grupo de inversores formado por más de 370 instituciones con más de 50 billones de dólares de activos bajo gestión, alzó su voz contra el gas.

Regine Richter, activista de Urgewald, afirma: “Al abrir la puerta al gas fósil y a la energía nuclear, la taxonomía de la UE pone el listón por debajo de los principales estándares de las finanzas sostenibles y desoye las advertencias del sector financiero. Ahora, para evitar dispararse en el pie, los inversores deben excluir de forma independiente el gas fósil y la energía nuclear de sus fondos y bonos sostenibles o verdes.”

Texto completo de la carta abierta aquí

Notas

  1. El gas fósil y la energía nuclear no se incluyeron en la lista inicial de la taxonomía establecida por el “Grupo de Expertos Técnicos” (TEG) de la UE. Numerosas ONG, la propia Plataforma de Finanzas Sostenibles de la UE y muchos expertos y grupos de sostenibilidad -como la organización europea Eurosif y los Principios de Inversión Responsable de la ONU- se opusieron a la inclusión del gas fósil y la energía nuclear. Sin embargo, las fuertes presiones de la industria y las intervenciones políticas de alto nivel se impusieron a esta abrumadora preocupación.En palabras del propio Comisario McGuiness, la propuesta de la Comisión Europea del 2 de febrero que aprueba la inclusión del gas fósil y la energía nuclear en la taxonomía es un “compromiso”. La Comisión se vio presionada por una alianza a favor del gas y la energía nuclear encabezada por Francia, Polonia, Hungría y la República Checa, mientras que Alemania y varios otros Estados miembros desempeñaron un papel ambiguo al defender la inclusión de al menos uno de los dos tipos de gas o energía nuclear. Sólo cuatro países se opusieron públicamente a la inclusión de ambas energías. Además, a puerta cerrada, los representantes del gas y la energía nuclear mantuvieron numerosas reuniones con funcionarios de la UE. Las empresas y organizaciones de gas movilizaron recursos masivos para conseguir un gran número de reuniones y ganar un estatus de “transición” para el combustible fósil.Un análisis completo del acto delegado está disponible aquí.
  2. El gas fósil y la energía nuclear se consideran “actividades de transición” y serán objeto de informes específicos. Para cada indicador, habrá que publicar la presencia o ausencia del gas fósil o la energía nuclear en la cuota de actividades alineadas con la taxonomía, así como la cuota relativa del gas fósil o la energía nuclear en estas actividades.
  3. Según John Ainger y Greg Ritchie de Bloomberg, “los clientes del sector del gas de Nomura International Plc ya están en conversaciones con el banco sobre posibles ventas de bonos verdes”.
  4. Véase el artículo de Carbon Tracker “La energía limpia puede ayudar a debilitar a Rusia y fortalecer a Europa”, del 2 de marzo de 2022.
  5. El director general de la francesa Mirova se ha manifestado públicamente en contra de la inclusión del gas en la taxonomía. Varios agentes financieros alemanes y el Banco de Reserva de Austria se han pronunciado en contra de la inclusión de la energía nuclear. Los agentes financieros holandeses -entre ellos Achmea y Triodos- emitieron una declaración conjunta contra la inclusión de ambas energías, mientras que los fondos de pensiones pidieron a la Comisión que respetara el dictamen de la Plataforma Europea de Finanzas Sostenibles. El Folkesparekassen danés y el Merkur Cooperative Bank también se han pronunciado en contra de la inclusión del gas. El proveedor de ESG ISS también fue claro sobre la falta de impacto positivo en la sostenibilidad de la energía nuclear y el gas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *