¿Es el Programa “Cero Emisiones Netas” una posible solución al problema climático?

Una crítica desde el prisma mainstream a las políticas actuales de los países para lograr la descarbonización

John M. Deutsch*

He observado que muchos observadores de la política climática no creen que la política ampliamente adoptada de emisiones netas cero para 2050 sea posible, pero a menudo no tienen razones claras para sostener esta creencia. Este comentario da el razonamiento que respalda la creencia.

Históricamente, el objetivo de la política climática ha sido mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de un nivel específico. Cada vez más, los países y organizaciones expresan hoy el objetivo como una fecha límite específica para alcanzar las emisiones netas cero. Más de noventa países, incluidos China y la India, responsables del 80% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, han establecido objetivos de emisiones netas cero; Estados Unidos y la Unión Europea se han comprometido a alcanzar una economía Cero emisiones netas (Cero Neto) para 2050.(1) Este comentario explica por qué es muy poco probable que se alcance el nivel global de emisiones netas cero en una fecha determinada y, incluso si se logra, no necesariamente resolverá el problema climático. Los principales obstáculos para el éxito del programa Cero-Neto son impredecibles, implican importantes cuestiones políticas y no se describen fácilmente en modelos econométricos.

¿Por qué los líderes políticos están adoptando objetivos Cero Neto? ¿Están estos objetivos aspiracionales destinados a asegurar al público que el gobierno toma en serio el cambio climático, alentar al sector privado a realizar inversiones y a los ciudadanos a apoyar acciones agresivas? Los objetivos a los que se aspira fracasan inevitablemente y dan como resultado recursos desperdiciados, negociaciones complejas, demoras para definir un nuevo rumbo y una inevitable pérdida de confianza en el liderazgo gubernamental.

Para que los objetivos de emisiones netas cero sean realistas, requieren la adopción de políticas, planes e implementación estables durante varias décadas, acompañados de desembolsos de billones de dólares al año. A menudo se dice que un esfuerzo nacional tan amplio y decidido es “el equivalente moral de la guerra” (como lo describe el filósofo William James en su famoso ensayo de 1910).

Cero Neto es una posible solución climática solo si se logra a nivel global. Alcanzar el nivel Cero Neto para las naciones ricas del hemisferio norte tal vez sea posible a un costo aceptable para la economía. Pero, para los países en desarrollo del Sur, los recursos gastados en reducir las emisiones compiten con los gastos para aumentar el ingreso per cápita, mejorar el bienestar público y satisfacer necesidades humanas básicas, como educación, salud y vivienda. Las opciones producen, comprensiblemente, una oposición política masiva a los esfuerzos de reducción de emisiones. En consecuencia, las naciones del sur de África, Asia y América Latina no pueden o no quieren participar a menos que se transfieran recursos sustanciales de las naciones ricas a las pobres.

Modelando posibles caminos Net-zero

Cero Neto es intrínsecamente un concepto científico cuyo objetivo es mantener el aumento de las temperaturas medias globales por debajo de ciertos límites. La física atmosférica describe cómo las emisiones de CO2 (y los gases de efecto invernadero relacionados) aumentan la concentración de CO2 en la atmósfera, lo que crea un forzamiento radiativo que aumenta la temperatura promedio global. Un límite de aumento de temperatura específico implica un presupuesto finito de CO2 (y otros gases de efecto invernadero) emitidos a la atmósfera. La concentración de CO2 que exceda este presupuesto aumentará la temperatura promedio global o deberá equilibrarse mediante la eliminación directa de CO2 en los sumideros para evitar un mayor aumento de la temperatura o el desarrollo y despliegue de tecnologías de emisiones negativas.

Las tecnologías de emisiones negativas se refieren a tecnologías que eliminan y secuestran carbono y equivalen a evitar que se emita una cantidad igual de CO2. Se están investigando muchos enfoques diferentes. (2) Dos de los principales candidatos son la Eliminación de Dióxido de Carbono (CDR) de la atmósfera y la Bioenergía con Captura y Secuestro de Carbono (BECCS). Las tecnologías de emisiones negativas, NET, serán parte de una exitosa economía Cero Neto, ya que es inconcebible que se pueda eliminar la huella de carbono para todos los usos, por ejemplo, la aviación de largo alcance.

Por supuesto, el Cero Neto operativo funciona en el marco político, económico y regulatorio del mundo real que determina una implementación exitosa. Un grupo de la Universidad de Oxford ha propuesto los atributos necesarios para esfuerzos creíbles de Cero Neto. (3)

Muchos grupos de investigación climática han analizado posibles rutas hacia el Cero Neto basados en modelos econométricos de evaluación integrada, IAM, para proyectar cómo evolucionan las economías con el tiempo bajo diferentes supuestos sobre

  • políticas climáticas, actividad económica en diferentes sectores (energía, acero, cemento, edificios, transporte),
  • curva de aprendizaje decreciente del costo de reducir la huella de emisiones,
  • desarrollos del mercado en diferentes regiones, y
  • interacción compleja entre las numerosas variables del mercado.

En 2021, Julianne De Angelo y sus colegas, en un estudio notablemente valioso, examinaron los sistemas energéticos que sustentan 177 escenarios de emisiones netas cero. (4) [Este estudio se basó en el estudio de Daniel Huppmann et al. de 2018. artículo que describe los IAM I77 preparados para respaldar el Informe Especial 1,5°C del IPCC.5,6]

Los resultados del análisis de los 177 escenarios Cero Neto muestran una amplia variación: existen diferencias regionales en las fuentes de energía, en la electrificación y en las emisiones netas. Los resultados netos cero proyectados muestran que la energía renovable representa entre el 25% y el 80% del consumo de energía. Como era de esperar, la biomasa varía mucho según la región y la electricidad representa entre el 35% y el 80% del consumo de energía. El consumo medio de energía global en Cero Neto es de 521 EJ (rango de exajulios 227 – 857) en comparación con 523 EJ en 2064, suponiendo que el consumo de energía per cápita se mantenga constante. Si el consumo de la energía per cápita aumenta, como se esperaba, el consumo de energía en Cero-Neto 2064 aumentaría a 588 EJ. (1 Exajulio = 278 Teravatios-hora = 278 109 kW-hora)

El enfoque de estudio basado en IAM compara los resultados en la fecha en que se alcanzó el Cero Neto con los actuales, no el camino seguido. Algunos estudios incluyen la vinculación de los impactos climáticos con otros sectores más allá de la energía, en particular la salud, los alimentos y el agua, pero estas investigaciones aún no han arrojado relaciones cuantitativas fiables. Muchos de los escenarios incluyen algún reparto implícito de la carga. Idealmente, todos los estudios de IAM Cero Neto incluirían impactos vinculados significativos dentro del modelo.

Los IAM convencionales proyectan un despliegue progresivo que tiene perturbaciones temporales muy variables que deben revisarse de forma iterativa si se quieren lograr los resultados finales de Net-zero deseados. Geoffrey Dolphin et al., proponen reemplazar el proceso IAM convencional de modelado directo sujeto a perturbaciones aleatorias, por un “modelado de inducción hacia atrás” en el que las vías aceptables deben satisfacer la restricción adicional para alcanzar el cero neto especificado.(7) Este enfoque maximiza la credibilidad de la política Cero Neto que influye en el comportamiento del sector privado, aunque potencialmente a costa de cierta pérdida de eficiencia.

El estudio compara la influencia del enfoque convencional hacia adelante que busca resultados de mínimo costo/efectividad con el enfoque de inducción regresiva restringida que busca la certeza de emisiones netas cero. Si se convierte también en una política práctica, el enfoque de inducción hacia atrás propuesto abordaría algunos de los desafíos concretos y reales del mundo Cero Neto que se analizan a continuación.


La estrategia de Estados Unidos para lograr el Cero Neto para 2050

En noviembre de 2021, el Departamento de Estado de EE. UU. publicó un informe: “La estrategia a largo plazo de los Estados Unidos para lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050”.(8) La Estrategia informaba de rutas alternativas representativas hasta 2050 basadas en el Modelo IAM de Evaluación del Cambio Global del Laboratorio del Noroeste del Pacífico en varios escenarios diferentes.

Figura 1. Rutas de reducción de emisiones para alcanzar el objetivo Cero Neto 2050 en Estados Unidos. Lograr el cero neto en toda la economía estadounidense requiere contribuciones de todos los sectores, incluidos: eficiencia, energía limpia y electrificación; reducción del metano y otros gases distintos del CO2; potenciando la eliminación natural y tecnológica de CO2. El lado izquierdo de la figura muestra una vía representativa con altos niveles de acción en todos los sectores para lograr el cero neto para 2050. El lado derecho muestra un conjunto de rutas alternativas dependiendo de las variaciones de factores inciertos, como las tendencias en los costos relativos de la tecnología y la fortaleza del sumidero de carbono del sector terrestre.

Los resultados confirman que Estados Unidos puede (no podrá) alcanzar el nivel Cero Neto para 2050. La pregunta esencial es si el mundo puede alcanzar el nivel neto cero para 2050.

Los principales obstáculos para el éxito del Zero Neto global

Los principales obstáculos son:

  1. ausencia de políticas energéticas estables durante varias décadas,
  2. establecer mecanismos financieros para transferir y gestionar más de 100.000 millones de dólares al año de los países ricos a países en desarrollo,
  3. evitar perturbaciones internacionales,
  4. desarrollar y desplegar ampliamente innovaciones en prácticas técnicas y comerciales,
  5. reorganización de los órganos de gobernanza nacionales e internacionales para lograr una toma de decisiones más rápida y eficiente.

Lo anterior reconoce que cada uno de ellos ha sido un serio impedimento para el progreso durante el último medio siglo.

La historia de Estados Unidos ilustra el primer obstáculo.

Las elecciones al Congreso ocurren cada dos años con cambios frecuentes en los partidos políticos que tienen la intención de cambiar la política a través de los ciclos presupuestarios anuales. Cada nuevo presidente introduce nuevas iniciativas energéticas: la administración Carter aprobó una ley para declarar ilegal la quema de gas natural en importantes instalaciones de quema de combustible para fomentar la quema de carbón barato, abundante y nacional. Ni Reagan ni Trump creían que el gobierno federal tuviera un papel importante que desempeñar en la economía energética nacional.

Los países ricos desarrollados y los países pobres en desarrollo han estado envueltos en controversias durante varias décadas sobre la responsabilidad relativa de las actuales concentraciones de gases de efecto invernadero y si los límites nacionales de emisiones deberían establecerse sobre una base per cápita (la posición de los países emergentes) o por PIB (los países desarrollados). Existe una mayor controversia sobre la autoridad y la responsabilidad sobre cómo se debe gestionar el capital transferido a los países en desarrollo.

En la Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas (COP) de 2009 en Copenhague, los países desarrollados comprometieron 100 mil millones de dólares por año para ayudar a los países en desarrollo a reducir las emisiones.(9) Hoy los países en desarrollo observan correctamente que los países ricos se se han retrasado en el pago de estos compromisos en más de un billón de dólares. En la COP27 de 2022 en Sharm-el-Sheikh, Egipto, la presión de los países en desarrollo vulnerables al clima amplió con éxito la obligación de las naciones ricas, obteniendo la aprobación para el establecimiento de un “fondo de pérdidas y daños”.

Es ingenuo creer que el mundo disfrutará de tres décadas de paz sin ningún conflicto militar que provoque grandes trastornos sin convertirse en una guerra mundial. El embargo de la OPEP y el actual conflicto entre Rusia y Ucrania han creado una gran perturbación en los mercados mundiales de petróleo y gas natural. Corea del Norte, Irán y Taiwán son puntos conflictivos donde el conflicto afectaría negativamente al comercio internacional de energía. El calamitoso uso de un arma nuclear es otra posibilidad terrible.

Existe un reconocimiento universal de que la transición a una economía Cero Neto requerirá el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías y prácticas comerciales importantes. Descarbonizar Industrias como las del cemento, el acero y la petroquímica requerirán tanto nuevas tecnologías como la integración de elementos previamente independientes. Un ejemplo es el desarrollo de hidrógeno “verde” de bajo costo, a menos de 1 dólar por kg en un hub de hidrógeno que produzca, transporte y almacene el combustible portador de energía, la fuente de calor o el insumo químico. Las sorpresas tecnológicas inesperadas serán tanto positivas (por ejemplo, la existencia de fuentes naturales comerciales de hidrógeno) como negativas (por ejemplo, un aumento excesivo de los costos de los metales estratégicos debido al crecimiento masivo de la demanda en una economía libre de carbono).

La reorganización tanto nacional como internacional con el objetivo de aumentar el ritmo de reducción de emisiones globales. A nivel internacional, la Convención Marco sobre el Cambio Climático (FCCC), que consta de más de 190 naciones, no ha logrado avances suficientemente rápidos para llegar a un acuerdo sobre cómo reducir las emisiones mundiales después de 27 Conferencias de las Partes anuales, COP, ni ha llegado a un entendimiento sobre cómo implementar los acuerdos de transferencia financiera. En cambio, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que no tiene autoridad para tomar decisiones, ha hecho una enorme contribución a través de sus publicaciones de investigación altamente creíbles, recogidas en sus seis informes de evaluación.

La reorganización interna de Estados Unidos necesita alinear las autoridades federales/estatales y del Congreso/ejecutivo con las realidades de la formulación e implementación de políticas en un mundo de cambio climático. El patrón es la revisión y aprobación anual por parte de múltiples organismos. Con respecto a esto último, autoridades federales y estatales diferentes y superpuestas prolongan decisiones vitales sobre la ubicación y la concesión de licencias. El principal ejemplo actualmente es el tiempo necesario para permitir, ubicar e interconectar nuevas transmisiones eléctricas en un momento en que todo el sistema energético está transitando desde los combustibles fósiles a la electricidad.

Es improbable que se superen todos estos obstáculos, o incluso solo alguno de ellos. Si no se superan los obstáculos, no se logrará el Cero Neto global. Por lo tanto, no se logrará el nivel global de emisiones netas cero.

¿Qué se debe hacer?

Una posibilidad muy probable es que los países sigan arreglándoselas con las políticas existentes sin reconocer o admitir la realidad de que el Cero Neto no sucederá. Una segunda posibilidad, menos probable, es que un grupo de países proponga y garantice un mecanismo combinado de reducción de emisiones y pagos para que el mundo inicie un camino creíble hacia las emisiones netas cero. Esto es poco probable porque significaría abandonar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y privar de sus derechos a muchas naciones. Esta posibilidad de dividir el mundo en regiones en las que los países desarrollados más grandes asuman la responsabilidad de cada una de ellas, por ejemplo, la UE para África y el Cercano Oriente, Estados Unidos para el hemisferio occidental, Japón y China para el Lejano Oriente, el Reino Unido para la India. Por supuesto, hay muchas complicaciones al hacer tal división.

Dada la probabilidad de que no se logre el nivel global de emisiones cero netas, Estados Unidos debería ajustar su estrategia para poner un énfasis mucho mayor en la adaptación. La adaptación se refiere a adaptarse a los impactos adversos presentes y futuros del cambio climático. Si no se toman medidas climáticas efectivas, los individuos, las comunidades y el comercio necesariamente se adaptarán, pero sufrirán daños financieros y humanos excesivos. Si existe una política de adaptación que invierta en medidas de adaptación con antelación para reducir posibles impactos climáticos futuros, los daños tanto públicos como privados serán menores. Ejemplos de medidas de adaptación incluyen reducir los riesgos de incendios forestales, mitigar el efecto del aumento del nivel del mar en las comunidades costeras, proteger regiones sujetas a sequías y olas de calor (ver material complementario sobre adaptación). El gobierno federal de Estados Unidos reconoce la importancia de la adaptación, lo que se conoce como “crear resiliencia climática”. (10) La legislación reciente ha proporcionado 50 mil millones de dólares para estos fines, aunque los fondos se dedican a reducir los daños de los efectos climáticos actuales existentes en lugar de hacer que la adaptación reduzca los daños previstos causados por los futuros fenómenos climáticos extremos. (11)

Además de dar mayor prioridad a la adaptación, hay medidas positivas que mejorarían las posibilidades de encontrar soluciones a largo plazo, incluso si somos escépticos de que se produzcan soluciones de gran alcance a los obstáculos. Las siguientes son cinco sugerencias de acciones que Estados Unidos puede tomar unilateralmente y que potencialmente pueden cambiar las cosas, pero que de ninguna manera son fáciles de lograr:

  1. Estados Unidos debería dejar claro que los objetivos de Cero Neto que han establecido se aplican solo a los EE.UU. y afirmar que Estados Unidos tiene la intención de seguir adelante aunque no prevea que este tipo de objetivos de Cero Neto se adopten a nivel mundial.
  2. El Presidente debería iniciar un diálogo con el Congreso que conduzca a la aprobación de un proceso más ágil para abordar el desafío de adoptar medidas rápidas y efectivas para reducir los riesgos de un cambio climático dañino. Lo ideal sería que el Congreso estableciera un comité conjunto con autorización y asignación de presupuestos plurianuales para programas climáticos federales.
  3. El Presidente debería instruir al Enviado Presidencial Especial para el Clima para que inste a la rápida implementación del Marco de Rendición de Cuentas y Reconocimiento Cero Neto de las Naciones Unidas y para que inicie consultas sobre una nueva Convención Marco que otorgue a los delegados cierta autoridad para tomar decisiones.
  4. Estados Unidos y la Unión Europea deberían formar una asociación con dos propósitos. En primer lugar, forjar una declaración común sobre la política de emisiones Cero netas y la probabilidad de que se alcancen los objetivos de países específicos. En segundo lugar, acordar un enfoque común sobre la política climática global hacia los países en desarrollo clave, en particular China y la India.
  5. El paso último y más importante es que Estados Unidos adopte un cronograma plurianual de pagos para la ayuda a la reducción de las emisiones a una lista designada de países receptores. [Los pagos realizados por el Banco Mundial u otras organizaciones internacionales de desarrollo para actividades de acción climática atribuibles a los EE. UU. deben incluirse en un cronograma separado.] Cada cronograma debe incluir el tipo de pago, por ejemplo, compra garantizada del país receptor, inversión en el país receptor, Instalaciones de empresas estadounidenses en el país, inversión en empresas del país receptor con la consiguiente posición de propiedad estadounidense.
Comentario final

Los profesionales de las políticas climáticas y energéticas deben prever que la política de “cero neto” no se aplicará en EE.UU. ni en ningún otro país durante décadas y que se producirán cambios importantes en la estrategia que adopte el mundo para afrontar el reto climático. Los expertos en política independientes deberían examinar críticamente las estrategias alternativas en función de su coste/eficacia y equidad. Los funcionarios y el público confiarán en sus opiniones y deberían escuchar su voz.

Traducción de https://ceepr.mit.edu/workingpaper/research-commentary-is-net-zero-a-possible-solution-to-the-climate-problem/


1 Instituto de Recursos Mundiales, Clea Shumer, Cynthia Elliot, 6 de julio de 2023. https://www.wri.org/insights/countries-take-action-reach-net-zero-targets

2 Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. 2019. Tecnologías de emisiones negativas y secuestro confiable: una agenda de investigación Washington, DC: The National Academies Press. https://doi.org/ Academias Prensa. https://doi.org/10.17226/25259.

3 Sam Frankhauser et al., El significado del cero neto y cómo hacerlo bien, Nature Climate Change, 12 de enero de 2022, (15 – 21).

4 Julianne DeAngelo, et al. Sistemas energéticos en escenarios con emisiones netas de CO2 cero, Nature Communications, 12, número de artículo 6096 (2021).

5 David Huppman et al, Nature Climate Change, 8, 1027-1030 (2018). https://www.nature.com/articles/s41558-018-0317-4.

6 https://www.ipcc.ch/sr15/

7 Geoffroy Dolphin, Michael Pahle, Dallas Burtraw y Mirjam Kosch. Un objetivo neto cero obliga a un enfoque de inducción hacia atrás en la política climática, Nature Climate Change, 13, 2023, (1033–1041).

8 https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2021/10/US-Long-Term-Strategy.pdf

9 El compromiso incluía financiación tanto pública como privada; la gestión de las transferencias es polémica. Los países donantes ven la asistencia proveniente de empresas de países donantes; Los países receptores ven la asistencia como una forma de desarrollar la capacidad interna.

10 Comunicado de prensa de la Casa Blanca, 19 de junio de 2023, HOJA INFORMATIVA: La administración Biden-Harris realiza inversiones históricas para construir Resiliencia climática comunitaria.

11 Disposiciones incluidas en la Ley de Infraestructura y Empleo y la Ley de Reducción de la Inflación.

Acerca del Centro de Investigación de Políticas Energéticas y Ambientales (CEEPR)

Desde 1977, el CEEPR ha sido un punto focal para la investigación sobre políticas energéticas y ambientales en el MIT. CEEPR promueve una investigación rigurosa y objetiva para mejorar la toma de decisiones en el gobierno y el sector privado, y asegura la relevancia de su trabajo a través de una estrecha cooperación con socios industriales de todo el mundo. CEEPR está patrocinado conjuntamente en el MIT por la Iniciativa de Energía del MIT (MITEI), el Departamento de Economía y la Sloan School of Management. ceepr.mit.edu

Material suplementario y referencias bibliográficas en el artículo completo: https://ceepr.mit.edu/wp-content/uploads/2023/10/MIT-CEEPR-RC-2023-05.pdf

* Sobre el autor: John Deutch es profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts. El Sr. Deutch ha sido miembro del cuerpo docente del MIT desde 1970 y se ha desempeñado como Presidente del Departamento de Química. Decano de Ciencias y Rector. El Sr. Deutch ha publicado más de 140 publicaciones técnicas en química física, así como numerosas publicaciones sobre tecnología, energía, seguridad internacional y cuestiones de políticas públicas.
John Deutch ha ocupado importantes puestos gubernamentales y académicos a lo largo de su carrera. En mayo de 1995, prestó juramento como Director de la Inteligencia Central tras una votación unánime en el Senado, y sirvió como DCI hasta diciembre de 1996. En este cargo, fue jefe de la Comunidad de Inteligencia (todas las agencias de inteligencia extranjeras de los Estados Unidos). y dirigió la Agencia Central de Inteligencia. De marzo de 1994 a mayo de 1995 se desempeñó como Subsecretario de Defensa. De marzo de 1993 a marzo de 1994, el Dr. Deutch se desempeñó como Subsecretario de Defensa para Adquisiciones y Tecnología. De 1977 a 1980, John Deutch ocupó varios puestos en el Departamento de Energía de EE. UU.: Director de Investigación Energética, Subsecretario interino de Tecnología Energética y Subsecretario del Departamento.
John Deutch obtuvo un B.A. en historia y economía de Amherst College, y tanto el B.S. en ingeniería química y Ph.D. en química física del MIT. Tiene títulos honoríficos del Amherst College,Universidad de Lowell y Universidad Northeastern.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *