Ficha/ Resumen nº 1 / Febrero 2018

La Renta Básica Universal (RBU)

Josep Ramon Aragó

La Renta Básica Universal (RBU) significa que todas las personas reciben periódicamente una cantidad de dinero determinada, independientemente de que cobren un sueldo o no.

La RBU se basa en el concepto de que la parte de la riqueza que aportan los recursos naturales (sin tener en cuenta el trabajo humano) pertenece a todos y todas por igual.

La teoría sobre la RBU y la propuesta de su implantación, conjuntamente con otras medidas como la reducción de la jornada laboral y la reforma fiscal, forman parte del modelo económico que impulsa nuestra asociación.

Los objetivos principales de la RBU son eliminar la pobreza y las condiciones que predisponen a los trabajadores y trabajadoras a aceptar empleos indeseables o ilegales.

La RBU forma parte de un modelo teórico que se plantea adecuado en relación a las características del siglo XXI (desigualdades, tecnología, conciencia de los límites del Planeta) y cuenta ya con algunas experiencias en su aplicación (Alaska, Namibia, Finlandia).

La RBU es más completa que las figuras de tipo asistencial tales como la “Renta Garantizada de Ciudadania” aprobada recientemente en Cataluña. La RBU se plantea como una prestación que responde a un derecho, general e incondicional. Su amplitud contribuye a mejorar las condiciones para la convivencia y simplifica los trámites.

Su defensa se enfrenta a algunos argumentos tales como:

  1. “No hay dinero”. Este argumento se puede rebatir con los estudios económicos que demuestran su viabilidad. Según estos estudios, con la RBU se ahorran una parte de las prestaciones actuales, y el resto se cubre mediante impuestos progresivos sobre la renta.
  2. Provoca reacciones de rechazo al subir los impuestos. Cualquier medida auténticamente redistributiva provoca el rechazo de los ricos. Está claro que interviene en la cuestión la correlación de fuerzas a nivel político, y que la implantación de la RBU va paralela a un proceso de empoderamiento de las clases populares.
  3. “No queremos subvencionar la ociosidad, por principio”. Aquí podemos recordar que el sistema actual hace muchos años que se ha demostrado incapaz de solucionar una situación crónica de desempleo, y que a menudo quien no dispone de recursos no tiene otra solución que buscarse la vida con trabajos ilegales. También es importante la relación entre la RBU y las tareas domésticas, reproductivas o voluntarias en general, mayormente realizadas por mujeres, y no remuneradas. La RBU significaría un soporte básico a les familias. En este sentido contamos con la experiencia de los beneficios aportados por las pensiones de jubilación en momentos de crisis
  4. “La aplicación de la RBU provocaría un aumento del consumo y subirían los precios, aumentando a su vez las diferencias de renta, con lo que quedaríamos igual que estamos”. No es descartable que fuese necesario acompañar la RBU con medidas contra la inflación, pero en ningún caso la situación sería igual para las personas que pasasen de cero ingresos a disponer de una prestación incondicional.

La RBU se puede implantar de formas distintas, definiendo las fases y características que mejor se avengan con la situación de un país determinado.

La aplicación de la RBU, sostenida por un impuesto progresivo, contribuiría de forma muy potente a invertir la tendencia actual a la agudización de las diferencias, así como a una vida más feliz para muchas personas.

Referencias:

Propuesta de revo sobre Renta Básica Universal

Autores de referencia: Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluís Torrens

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *